PRAC­TI­CA CUAN­DO LE APE­TE­CE

Geo - - CIENCIA -

Mag­nus Carl­sen, 23 años, cam­peón mun­dial de ajedrez y mo­de­lo no­rue­go. Tie­ne me­mo­ria fo­to­grá­fi­ca.

A LOS DOS AÑOS Mag­nus Carl­sen ya po­día ha­cer puz­les de 500 pie­zas, me­dio año des­pués era ca­paz de re­ci­tar de me­mo­ria to­das las mar­cas de co­ches. A los cin­co apren­dió las re­glas del ajedrez, aun­que to­da­vía no sen­tía un in­te­rés es­pe­cial por es­te jue­go; pre­fe­ría apren­der­se de me­mo­ria to­das las ca­pi­ta­les del mun­do con su nú­me­ro de ha­bi­tan­tes, y lo con­se­guía con una fa­ci­li­dad que de­ja­ba per­ple­jos a los adul­tos. Es­te no­rue­go, hi­jo de una pa­re­ja de in­ge­nie­ros, pa­re­cía no te­ner que es­for­zar­se de­ma­sia­do pa­ra al­can­zar unos re­sul­ta­dos ex­ce­len­tes, tam­po­co cuan­do a los ocho años em­pe­zó a ju­gar en se­rio al ajedrez. Mien­tras otros ta­len­tos so­lían es­tar has­ta seis ho­ras dia­rias sen­ta­dos de­lan­te del ta­ble­ro, Carl­sen pa­sa­ba días en­te­ros sin ejer­ci­tar­se cuan­do no le ape­te­cía. “No de­bes in­ten­tar ser es­pe­cial­men­te bueno en algo que no te pro­du­ce sa­tis­fac­ción“, ex­pli­ca Carl­sen.

SU AS­CEN­SO ME­TEÓ­RI­CO EN EL PA­NO­RA­MA in­ter­na­cio­nal del ajedrez se de­be, en bue­na me­di­da, a su me­mo­ria fo­to­grá­fi­ca, sin la que no hu­bie­ra po­di­do con­ver­tir­se en cam­peón del mun­do a los 23 años. A es­to hay que su­mar que Carl­sen se mues­tra siem­pre muy tran­qui­lo, in­clu­so en los mo­men­tos más de­li­ca­dos de las par­ti­das.“Jue­ga sin mie­do“, ex­pli­ca el an­ti­guo maes­tro Ga­ri Kas­pa­rov. ”Eso lo con­vier­te en un mons­truo y ha­ce que mu­chos con­trin­can­tes se rin­dan“.

EN REALI­DAD ES­TA ES SO­LO la ca­ra sim­pá­ti­ca y fá­cil de es­te jo­ven ge­nio que jue­ga al baloncesto y al pó­quer on­li­ne, en lu­gar de ejer­ci­tar­se, y ha si­do con­tra­ta­do co­mo mo­de­lo fo­to­grá­fi­co por una mar­ca de va­que­ros. De­trás de sus mo­dos re­la­ja­dos se es­con­de una am­bi­ción ra­ya­na en el en­car­ni­za­mien­to que él mis­mo ad­mi­te abier­ta­men­te:“Bas­ta con que pier­da una par­ti­da... es la gue­rra, so­lo quie­ro ven­gan­za“, di­jo en una oca­sión. O tam­bién:“Dis­fru­to cuan­do veo que mi ad­ver­sa­rio su­fre, cuan­do sa­be que voy a ga­nar“.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.