SO­LU­CIÓN SOS­TE­NI­BLE

EL 1 % DE LA PO­BLA­CIÓN MUN­DIAL DE­PEN­DE YA DEL AGUA DESA­LI­NI­ZA­DA

Geo - - HISTORIA -

EL LI­TO­RAL ME­DI­TE­RRÁ­NEO ES­PA­ÑOL su­fre pe­rió­di­ca­men­te de es­ca­sez de agua. Y se tra­ta pre­ci­sa­men­te de la fran­ja de te­rri­to­rio más den­sa­men­te po­bla­da del país, del des­tino de gran par­te de los 60 mi­llo­nes de tu­ris­tas que re­ci­be ca­da año y del es­ce­na­rio de una agri­cul­tu­ra in­ten­si­va que pro­vee de fru­tas y hor­ta­li­zas a bue­na par­te de Eu­ro­pa. Las pre­vi­sio­nes so­bre los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co le au­gu­ran un fu­tu­ro ca­da vez más se­co. Sin em­bar­go, fren­te a es­ta cos­ta se ex­tien­de una fuen­te inago­ta­ble de agua ap­ta pa­ra el con­su­mo. Só­lo ha­ce fal­ta ex­traer­le la sal.

Más del 97% del agua de la Tie­rra es sa­la­da, y me­nos del 1% dul­ce y ap­ta pa­ra el con­su­mo hu­mano. Y las tres cuar­tas par­tes de la po­bla­ción mun­dial re­si­den a me­nos de cien ki­ló­me­tros de la cos­ta. Así que la idea de apro­ve­char el mar co­mo re­cur­so hí­dri­co ha ron­da­do siem­pre por la men­te del ser hu­mano. Ha­ce 2.500 años, Aris­tó­te­les ideó el pri­mer eva­po­ra­dor co­no­ci­do, des­ti­na­do a fa­ci­li­tar be­bi­da a los ma­ri­nos grie­gos en sus tra­ve­sías. En el si­glo XVI, los bar­cos em­pe­za­ron a do­tar­se de alam­bi­ques pa­ra des­ti­lar en al­ta mar, ya ha­bi­tua­les en las na­ves del si­glo XIX.

Las gran­des desala­do­ras in­dus­tria­les no lle­ga­rían has­ta des­pués de la Segunda Gue­rra Mun­dial. Se ins­ta­la­ron en Ara­bia Sau­dí y Ku­wait, paí­ses de­sér­ti­cos de un Orien­te Me­dio don­de el agua dul­ce es es­ca­sa y el pe­tró­leo abun­dan­te y don­de hoy se con­cen­tran dos ter­cios de las ca­si 9.000 plan­tas que hay en el mun­do. Ara­bia Sau­dí, pri­me­ra pro­duc­to­ra de agua desala­da del glo­bo, po­see el 26% de to­das ellas y cua­tro de ca­da cin­co li­tros de agua que se con­su­men en el reino waha­bí vie­nen del mar.

Con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, que han aba­ra­ta­do enor­me­men­te sus ele­va­dos cos­tes ener­gé­ti­cos, és­tas fá­bri­cas de agua vi­ven una épo­ca do­ra­da. Se­gún el In­ven­ta­rio Mun­dial de Plan­tas Desala­do­ras que ela­bo­ran anual­men­te la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Desa­li­ni­za­ción (IDA) y la con­sul­to­ría Glo­bal Wa­ter In­te­lli­gen­ce (GWI), la ca­pa­ci­dad de desala­ción en el mun­do se in­cre­men­tó en­tre 2007 y 2012 en un 64%, pa­san­do de 47,6 a 78,4 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos al día. Y en­tre 1995 y 2005, el cre­ci­mien­to por­cen­tual ha­bía si­do to­da­vía más es­pec­ta­cu­lar.

En la ac­tua­li­dad, las desala­do­ras pro­por­cio­nan 63 mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos al día, que pue­den cu­brir las ne­ce­si­da­des de 150 mi­llo­nes de per­so­nas. El 1% de la po­bla­ción mun­dial de­pen­de de su fun­cio­na­mien­to, aun­que la ONU va­ti­ci­na que, pa­ra 2025, un 14% de la hu­ma­ni­dad ten­drá pro­ble­mas se­rios pa­ra be­ber y la­var­se. Nu­me­ro­sos ana­lis­tas au­gu­ran pa­ra es­te si­glo gue­rras por el agua. La desala­ción po­dría con­tri­buir a evitarlas.

Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en uno de los lí­de­res mun­dia­les de la desala­ción. Em­pre­sas es­pa­ño­las se ha­cen con con­tra­tos mi­llo­na­rios pa­ra cons­truir plan­tas en to­do el pla­ne­ta: Ara­bia Sau­dí, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia, Chi­le, Pe­rú, Egip­to, Ar­ge­lia, Omán, Ga­za (fi­nan­cia­da por la UE)... in­clu­so en Is­rael, na­ción tec­no­ló­gi­ca­men­te puntera en es­te cam­po.

“So­mos muy bue­nos en la in­te­gra­ción de tec­no­lo­gías: com­bi­na­mos mem­bra­nas nor­te­ame­ri­ca­nas y ja­po­ne­sas y bom­bas ale­ma­nas o sui­zas, y una par­te de la tec­no­lo­gía es es­pa­ño­la. El re­to es crear equi­pos to­tal­men­te pro­pios”, opi­na Ma­rio Araús, de 36 años, ge­ren­te de es­tra­te­gia y pla­ni­fi­ca­ción de de la so­cie­dad es­ta­tal Acua­med (Aguas de las Cuen­cas Me­di­te­rrá­neas, S.A.), de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, Ali­men­ta­ción y Me­dio Am­bien­te.

La pri­me­ra desala­do­ra es­pa­ño­la se inau­gu­ró en Las Pal­mas de Gran Ca­na­ria en 1970. Hoy exis­ten ca­si un mi­llar, la ma­yo­ría en Ca­na­rias y Ba­lea­res. Lan­za­ro­te, Fuer­te­ven­tu­ra e Ibiza be­ben ca­si ex­clu­si­va­men­te gra­cias a ellas. Se­gún la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Desala­ción y Re­uti­li­za­ción (Aedyr), la pro­duc­ción na­cio­nal al­can­za 1,2 mi­llo­nes de me-

tros cú­bi­cos al día, de los que 700.000 pro­ce­den del mar y el res­to, de ya­ci­mien­tos sub­te­rrá­neos sa­lo­bres. El Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Co­mer­cio Ex­te­rior des­ta­ca que la ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da, de tres mi­llo­nes dia­rios, es la cuar­ta del mun­do.

En 2005, y tras una de las se­quías más se­ve­ras que se re­cuer­dan, el Go­bierno im­pul­só la ins­ta­la­ción de desala­do­ras a lo lar­go de to­da la cos­ta me­di­te­rrá­nea. La ma­yo­ría de es­tas plan­tas, las ali­nea­das en­tre la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na y An­da­lu­cía, son res­pon­sa­bi­li­dad de Acua­med.

Es­te ve­rano, tras seis años de obras y una in­ver­sión de 197,4 mi­llo­nes de eu­ros, em­pe­za­rá a fun­cio­nar en To­rre­vie­ja (Ali­can­te) la ma­yor y más avan­za­da desala­do­ra de Eu­ro­pa. Su ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción es de 80 hec­tó­me­tros cú­bi­cos al año, que ase­gu­ra­rán el su­mi­nis­tro a 440.000 per­so­nas y el rie­go agrí­co­la a 8.000 hec­tá­reas. ¿Su vir­tud? Se­rá la más efi­cien­te des­de el pun­to de vis­ta ener­gé­ti­co.

Por­que es­te ha si­do siem­pre el ta­lón de Aqui­les de la desala­ción. El ele­va­do con­su­mo de ener­gía ne­ce­sa­rio en­ca­re­cía el pro­ce­so has­ta ni­ve­les na­da com­pe­ti­ti­vos. Hoy, la im­plan­ta­ción de la tec­no­lo­gía de ós­mo­sis in­ver­sa y los mo­der­nos dis­po­si­ti­vos de re­cu­pe­ra­ción, que apro­ve­chan has­ta un 85% de la ener­gía que con­ser­va la sal­mue­ra pa­ra im­pul­sar las tur­bi­nas an­tes de de­vol­ver­la al mar, han aba­ra­ta­do enor­me­men­te la fac­tu­ra. Con to­do, la elec­tri­ci­dad si­gue su­po­nien­do el 60% del cos­te to­tal de de­sa­lar.

“Se ha con­se­gui­do re­du­cir el con­su­mo has­ta los 3 ki­lo­va­tios por me­tro cú­bi­co. Y en To­rre­vie­ja, in­clu­so a me­nos”, des­ta­ca En­car­na Gon­zá­lez, de 54 años, res­pon­sa­ble de me­dio am­bien­te en Acua­med. Ha­ce cua­tro dé­ca­das ha­cían fal­ta 40 KW. Gon­zá­lez acla­ra: “Da­do que los cos­tes son al­tos, la desala­ción so­la­men­te se jus­ti­fi­ca pa­ra ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro al cien por cien en zo­nas con dé­fi­cits hí­dri­cos. Nun­ca pa­ra el abas­te­ci­mien­to ha­bi­tual”.

Tam­bién es­te ve­rano se pon­drán en mar­cha nue­vas de-

sa­la­do­ras en Sa­gun­to (Va­len­cia) y Mut­xa­mel (Ali­can­te), y es­tán muy avan­za­das las obras de las de Oro­pe­sa del Mar y Mon­co­far (Cas­te­llón), que se uni­rán a las ya exis­ten­tes en Val­de­len­tis­co y Águi­las-Gua­da­len­tin (Mur­cia), en el Ba­jo Almanzora, Car­bo­ne­ras –am­bas in­ter­co­nec­ta­das– y Cam­po de Da­lías (Al­me­ría) y Marbella (Má­la­ga), que ase­gu­ra el su­mi­nis­tro a la Cos­ta del Sol.

Ade­más, en El Ata­bal (Má­la­ga) fun­cio­na una de las ma­yo­res desalo­bra­do­ras del mun­do (tra­ta agua sa­lo­bre sub­te­rrá­nea me­dian­te ós­mo­sis in­ver­sa) y en L‘Elia­na (Va­len­cia), una des­ni­tri­fi­ca­do­ra, que eli­mi­na por elec­tró­li­sis la con­ta­mi­na­ción de los acuí­fe­ros por ni­tra­tos de la agri­cul­tu­ra. Las tre­ce plan­tas han su­pues­to una in­ver­sión de 1.463,4 mi­llo­nes de eu­ros, fi­nan­cia­da en par­te con fon­dos eu­ro­peos.

EN SU EVO­LU­CIÓN, LAS DESALA­DO­RAS han apli­ca­do mé­to­dos co­mo la eva­po­ra­ción, la des­ti­la­ción, la con­ge­la­ción, la eva­po­ra­ción ins­tan­tá­nea, la elec­tro­diá­li­sis o la for­ma­ción de hi­dra­tos, pe­ro des­de la dé­ca­da de 1960 se ha im­pues­to sin dis­cu­sión la ós­mo­sis in­ver­sa. És­ta apli­ca el prin­ci­pio de que dos soluciones de di­fe­ren­te gra­do de con­cen­tra­ción y se­pa­ra­das por una mem­bra­na tien­den a igua­lar­la has­ta al­can­zar un equi­li­brio. En las desala­do­ras, una po­ten­te tur­bo­bom­ba so­me­te el agua de mar a una in­ten­sa pre­sión y la ha­ce atra­ve­sar unas mem­bra­nas se­mi­permea­bles que de­jan pa­sar el agua, pe­ro no la sal.

To­das las aguas lle­van sa­les. Des­de los 0,2 gra­mos por li­tro de las mi­ne­ra­les de ma­nan­tial de al­ta mon­ta­ña has­ta los 35 gra­mos de me­dia del mar. La des­ti­na­da al con­su­mo hu­mano no de­be su­pe­rar el gra­mo por li­tro. Ese es el ob­je­ti­vo de la desala­ción. El res­to aca­ba for­man­do par­te de una sal­mue­ra en la que la con­cen­tra­ción lle­ga a du­pli­car la ma­ri­na. “El agua en­tra en la plan­ta con 37 gra­mos por li­tro y sa­le con unos 79”, pre­ci­sa Gon­zá­lez. Y la eli­mi­na­ción de la mis­ma era el otro gran pro­ble­ma que plan­tea­ba el pro­ce­so.

Por­que ver­ter ele­va­das con­cen­tra­cio­nes pun­tua­les pue­de re­pre­sen­tar un pe­li­gro pa­ra los frá­gi­les eco­sis­te­mas del Me­di­te­rrá­neo. Un tra­mo es­pe­cial con bo­qui­llas las re­ba­ja a unos 40 gra­mos por li­tro an­tes de que em­pie­cen a di­luir­se en el mar. El cri­te­rio prio­ri­ta­rio pa­ra el di­se­ño de los emi­sa­rios es pre­ser­var las pra­de­ras cos­te­ras de Po­si­do­nia ocea­ni

ca y otras es­pe­cies ame­na­za­das. En oca­sio­nes, se ha­cen cons­truc­cio­nes de tra­za­do cor­to, pa­ra evi­tar la afec­ción du­ran­te la eje­cu­ción de la obra. En otras, son más lar­gos pa­ra sal­var la in­ci­den­cia de la sal­mue­ra en la ex­plo­ta­ción de las plan­tas desala­do­ras.

“Ade­más de la sal­mue­ra, exis­ten otros ver­ti­dos dis­con­ti­nuos, de es­ca­so vo­lu­men, que, an­tes de in­cor­po­rar­se al emi­sa­rio con la sal­mue­ra, son tra­ta­dos pre­via­men­te. Las aguas de la­va­do de fil­tros ge­ne­ran unos fan­gos, que se re­ti­ran eva­cuan­do las aguas re­sul­tan­tes. El agua de lim­pie­za de las mem­bra­nas pa­sa a una bal­sa de neu­tra­li­za­ción an­tes de in­cor­po­rar­se al emi­sa­rio”, ex­pli­ca En­car­na Gon­zá­lez.

La tec­no­lo­gía ha evo­lu­cio­na­do de for­ma ver­ti­gi­no­sa, pe­ro to­da­vía que­da mar­gen pa­ra la me­jo­ra. Es­pe­cial­men­te, “en el di­se­ño de nue­vas mem­bra­nas con ma­te­ria­les ul­tra­permea­bles, co­mo los com­pues­tos de gra­feno”, y sis­te­mas más efi­ca­ces de re­cu­pe­ra­ción de la ener­gía, apun­ta Araús. En es­te sen­ti­do, la op­ti­mi­za­ción de la ges­tión, con me­jo­ras en el pro­ce­so de ós­mo­sis, es­tán lo­gran­do re­du­cir no­ta­ble­men­te los cos­tes de pro­duc­ción de agua. Pa­ra que de­sa­lar cues­te me­nos.

La co­la­bo­ra­ción con or­ga­nis­mos pú­bli­cos, uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción per­mi­te el desa­rro­llo de es­tu­dios pa­ra evi­tar la afec­ción a eco­sis­te­mas ma­ri­nos, es­pe­cial­men­te a las pra­de­ras de po­si­do­nia. Con el CE­DEX, se han crea­do mo­de­los fí­si­cos a es­ca­la re­du­ci­da pa­ra es­ti­mar el com­por­ta­mien­to del agua con ma­yor con­cen­tra­ción de sal que se de­vuel­ve al mar.

Seis de las do­ce

desala­do­ras cons­trui­das por Acua­med en el li­to­ral me­di­te­rrá­neo es­pa­ñol su­mi­nis­tran agua pa­ra rie­go. En to­tal, las desala­do­ras

ga­ran­ti­zan el rie­go de 250.000 hec­tá­reas de cul­ti­vos de al­to va­lor aña­di­do. A la de­re­cha: obras de la desala­do­ra

del Cam­po de Da­lías (Al­me­ría).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.