TA­LEN­TO Y DI­NE­RO

Geo - - TOSCANA - Tex­to: Hans-Heinrich Zie­mann Fo­tos: Mary Platt-Evans/SPL/Agen­tur Fo­cus; Shei­la Terry/SPL/Agen­tur Fo­cus; Stock Mon­ta­ge/Getty Ima­ges; Ulls­tein Bild

Quie­nes ce­le­bran a los ge­nios tos­ca­nos del ar­te y la cien­cia no de­be­rían ol­vi­dar a los hé­roes del co­mer­cio, que con sus ri­que­zas há­bil­men­te acu­mu­la­das fi­nan­cia­ron las obras y los pro­yec­tos de las men­tes más bri­llan­tes.

QUE TO­DOS LOS ITA­LIA­NOS SON in­te­li­gen­tes, pe­ro que los tos­ca­nos lo son mu­cho más, es un da­to que to­dos sa­ben pe­ro po­cos quie­ren ad­mi­tir”, es­cri­bió Curzio Ma­la­par­te en 1956 no to­tal­men­te en se­rio, pe­ro de nin­gu­na ma­ne­ra en bro­ma. Al fin y al ca­bo, él mis­mo, en­ton­ces au­tor de best se­llers, era tos­cano, or­gu­llo­so hi­jo de la ciu­dad obre­ra de Pra­to.

In­clu­so quie­nes no es­tén de acuer­do con su afir­ma­ción –pro­ba­ble­men­te, to­dos los de­más ita­lia­nos– al me­nos ten­drán que ad­mi­tir que hu­bo una épo­ca en que la Tos­ca­na fue una gran po­ten­cia mun­dial a ni­vel ar­tís­ti­co e in­te­lec­tual: el Re­na­ci­mien­to. Lar­ga es la lis­ta de hom­bres im­por­tan­tes ori­gi­na­rios de Flo­ren­cia, Arez­zo, Sie­na, Lucca y Pi­sa que con­tri­bu­ye­ron en los siglos XV y XVI a cam­biar la con­cep­ción del hom­bre y el mun­do, ma­yo­ri­ta­ria­men­te a me­jor, y la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal.

¿De­be la Tos­ca­na su pro­ta­go­nis­mo en el gran mo­vi­mien­to de li­be­ra­ción ita­liano-eu­ro­peo de­no­mi­na­do Re­na­ci­mien­to a la in­te­li­gen­cia de sus mu­chas gran­des men­tes, a me­nu­do in­ten­si­fi­ca­da has­ta la ge­nia­li­dad? Sin du­da. ¿Ex­clu­si­va­men­te a la in­te­li­gen­cia y el ge­nio? Se­gu­ro que no. Nin­gún Leo­nar­do, Miguel Án­gel o Ga­li­leo po­dría ha­ber desa­rro­lla­do su ta­len­to en un país po­bre, por­que hu­bie­ran fal­ta­do per­so­nas que fi­nan­cia­ran sus pro­yec­tos. Pe­ro las ciu­da­des­re­pú­bli­ca de la Tos­ca­na, en­ca­be­za­das por Flo- ren­cia ba­jo el go­bierno de los Me­di­ci, se ha­bían he­cho ri­cas gra­cias al tra­ba­jo ar­te­sano, el co­mer­cio y los ne­go­cios ban­que­ros. He­cho que, a su vez, fue con­se­cuen­cia de una mar­ca­da in­te­li­gen­cia prác­ti­ca de las fa­mi­lias más im­por­tan­tes de la no­ble­za y la al­ta bur­gue­sía tos­ca­nas. Es­tas tam­bién de­mos­tra­ban un gran in­te­rés por el ar­te, la ar­qui­tec­tu­ra y la edu­ca­ción: ins­pi­rán­do­se en el me­ce­naz­go que se prac­ti­ca­ba en la an­ti­gua Roma, la no­ble­za tos­ca­na com­pe­tía en pres­ti­gio con otros cla­nes aris­to­crá­ti­cos y pa­pas adic­tos a los edi­fi­cios sun­tuo­sos. Y, apar­te de ta­les ri­va­li­da­des, se­gu­ra­men­te les gus­ta­ban las igle­sias y pa­la­cios al es­ti­lo clá­si­co de la An­ti­güe­dad y la pintura mo­der­na y rea­lis­ta.

Es­te era el mun­do en el que flo­re­cie­ron las men­tes al­ta­men­te do­ta­das, los ar­qui­tec­tos, es­cul­to­res, pin­to­res de fres­cos, eru­di­tos, in­ves­ti­ga­do­res, in­ge­nie­ros, poe­tas. No era ra­ro que aque­llas per­so­nas desem­pe­ña­ran va­rias de es­tas ac­ti­vi­da­des a la vez, y una de ellas –Leo­nar­do da Vin­ci– in­clu­so las reunió to­das. Cual­quier hom­bre con ca­pa­ci­da­des ex­cep­cio­na­les con­se­guía en­car­gos o un tra­ba­jo fi­jo. Pe­ro no hay que ol­vi­dar los an­te­ce­den­tes de es­te au­ge, un pre­lu­dio en el es­pí­ri­tu del hu­ma­nis­mo, y tres tos­ca­nos ju­ga­ron un pa­pel des­ta­ca­do. En lu­gar del la­tín, el poe­ta flo­ren­tino Dan­te Alig­hie­ri ele­vó el ita­liano a len­gua li­te­ra­ria, un ita­liano que, có­mo no, se ba­sa­ba en el dia­lec­to tos­cano. Igual que Dan­te, Fran­ces­co Pe­trar­ca, de Arez­zo, se re­ve­ló co­mo poe­ta con afi­ni­dad al hom­bre y la na­tu­ra­le­za. Am­bos en­sal­za­ron el amor ideal: Dan­te ha­cia su Bea­tri­ce, Pe­trar­ca ve­ne­ró a Lau­ra. Su ami­go flo­ren­tino Gio­van­ni Boc­cac­cio re­cor­dó en sus cuen­tos que, con tan­to amor, no se de­be­ría ol­vi­dar el se­xo.

En es­ta at­mós­fe­ra de cre­cien­te au­to­con­fian­za y dis­tan­cia­mien­to de las li­mi­ta­cio­nes al pen­sa­mien­to im­pues­tas por la Igle­sia ca­tó­li­ca apa­re­cen los gran­des tos­ca­nos. Los más li­bres de to­dos los ita­lia­nos, se­gún es­cri­be Curzio Ma­la­par­te. Ellos re­ve­lan una nue­va vi­sión del mun­do, en sen­ti­do li­te­ral y fi­gu­ra­ti­vo. El ar­qui­tec­to flo­ren­tino Fi­lip­po Bru­ne­lles­chi, un maes­tro de los efec­tos es­pa­cia­les, ins­pi­ra a pin­to­res co­mo Ma­sac­cio (na­ci­do cer­ca de Arez­zo) en el uso de la pers­pec­ti­va: un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria del ar­te. Leo­nar­do, ori­gi­na­rio de la lo­ca­li­dad de Vin­ci, ex­plo­ra ar­mo­nías en­tre co­lo­res, el efec­to de

lu­ces y som­bras y, en mu­chos di­bu­jos, las for­mas de la na­tu­ra­le­za y del hom­bre. El flo­ren­tino Sandro Bot­ti­ce­lli pin­ta el des­nu­do

El na­ci­mien­to de Ve­nus, un ho­me­na­je a la be­lle­za fe­me­ni­na más atre­vi­do que cual­quier obra crea­da des­de la An­ti­güe­dad. Aún en vi­da, Miguel Án­gel, Mi­che­lan­ge­lo Buo­na­rro­ti de Ca­pre­se, se con­vier­te en una fi­gu­ra ca­si mí­ti­ca: el hé­roe que lu­cha con el már­mol pa­ra li­be­rar la obra de ar­te que duer­me en la pie­dra, y que pa­sa nue­ve años tra­ba­jan­do en los fres­cos de la Ca­pi­lla Six­ti­na, fre­cuen­te­men­te tum­ba­do so­bre la es­pal­da. Y Leo­nar­do es el tos­cano que per­so­ni­fi­ca la sed por el sa­ber, im­pul­sa­do por una cu­rio­si­dad in­fa­ti­ga­ble en to­do y la fe en que el mun­do po­día me­jo­rar­se me­dian­te la téc­ni­ca.

CO­MO IN­VEN­TOR FUE IN­DO­MA­BLE. Ideó un au­to­mó­vil, una má­qui­na vo­la­do­ra, bar­cos, pro­yec­ti­les, un tan­que. Si hu­bie­ra si­do ne­ce­sa­rio que al­guien in­ven­ta­ra el ar­te de in­ven­tar, Leo­nar­do lo ha­bría he­cho. El ser hu­mano tie­ne que ser pro­duc­ti­vo, di­ce, si no, el hom­bre so­lo sirve pa­ra lle­nar las le­tri­nas.

Dos ge­ne­ra­cio­nes más tar­de, un tos­cano de ta­lla se­me­jan­te, do­ta­do de ra­zón agu­da aun­que sin ve­na ar­tís­ti­ca, pondrá en te­la de jui­cio las vie­jas ver­da­des y las de­rro­ca­rá: el po­li­cien­tí­fi­co Ga­li­leo Ga­li­lei, de Pi­sa, que des­cu­bre man­chas en el Sol, un as­tro pre­sun­ta­men­te per­fec­to, y crá­te­res en la be­lla Lu­na. Igual que Ni­co­lás Co­pér­ni­co, es­tá con­ven­ci­do de que la Tie­rra gi­ra al­re­de­dor del Sol y no vi­ce­ver­sa.

Pe­ro en aquel mo­men­to, el ri­nas­ci­men­to ya to­ca­ba a su fin y la im­por­tan­cia de la Tos­ca­na iba de­cli­nan­do.

¿Tam­bién se aca­ba­ba en­ton­ces la his­to­ria de los tos­ca­nos fa­mo­sos? No, pe­ro ¿quién po­dría des­pués com­pa­rar­se con se­me­jan­te ga­le­ría de an­ces­tros re­ple­ta de gi­gan­tes y titanes? ¿Quién ten­dría la suer­te de vi­vir en una épo­ca en la que el ge­nio, el di­ne­ro y la so­cie­dad for­ja­ran una alian­za cul­tu­ral cu­ya ener­gía irra­dia­ra has­ta el nor­te de Eu­ro­pa y atra­je­ra des­de allí a ar­tis­tas y eru­di­tos?

Pres­cin­da­mos, pues, de com­pa­ra­cio­nes con las ce­le­bri­da­des del Re­na­ci­mien­to.

Re­cor­de­mos, por ejem­plo, al flo­ren­tino Car­lo Co­llo­di, na­ci­do en 1826. Fue un hu­mil­de pe­rio­dis­ta que es­cri­bió pe­que­ñas no­ve­las por en­tre­gas pa­ra una re­vis­ta in­fan­til. Su hé­roe te­nía a ve­ces una na­riz muy lar­ga. Su nom­bre: Pi­no­cho. Al­can­zó fa­ma mun­dial, pe­ro so­lo cuan­do Co­llo­di ya es­ta­ba muer­to. O re­cor­de­mos a Gia­co­mo Puc­ci­ni, na­ci­do en 1858 en Lucca, uno de los po­cos com­po­si­to­res que se hi­cie­ron ri­cos gra­cias a su mú­si­ca.

La Bohè­me, Tos­ca y Ma­da­me But­terfly si­guen fi­gu­ran­do en­tre las obras más re­pre­sen­ta­das de to­dos los tiem­pos. Tam­bién la vi­da per­so­nal de Puc­ci­ni fue dra­má­ti­ca: con una es­po­sa ce­lo­sa y nu­me­ro­sas aman­tes, las di­so­nan­cias eran inevi­ta­bles. Se re­cu­pe­ró de­di­cán­do­se a sus com­po­si­cio­nes.

Re­cor­de­mos tam­bién a Pao­lo y Vit­to­rio Ta­via­ni, di­rec­to­res del clá­si­co ci­ne­ma­to­grá­fi­co

Pa­dre Pa­dro­ne, en­tre otras obras. Los her­ma­nos son de San Miniato, lo­ca­li­dad don­de se desa­rro­lla la tra­ma de su pe­lí­cu­la No­che de

San Lo­ren­zo. Por su­pues­to tam­bién po­de­mos men­cio­nar a Ivo Li­vi, na­ci­do en Mon­sum­mano Ter­me, cria­do en Mar­se­lla, co­no­ci­do co­mo Yves Mon­tand.

Ape­nas hay mu­je­res en­tre las ce­le­bri­da­des tos­ca­nas. Co­mo mu­sas ado­ra­das sí: ahí es­tán Bea­tri­ce y Lau­ra. Se­gún al­gu­nos es­tu­dio­sos del ar­te ha­bría que aña­dir a Li­sa del Gio­con­do: di­cen que fue la mo­de­lo de la Mona Li­sa. Por el co­tra­rio, una mu­jer que sí al­can­zó su fa­ma de ma­ne­ra ac­ti­va fue Ca­ta­li­na de Me­di­ci, há­bil y se­ve­ra mo­nar­ca de Fran­cia. Di­cen que fue ella la que me­jo­ró la ca­li­dad de la gas­tro­no­mía fran­ce­sa.

A una hi­ja muy es­ti­ma­da, in­clu­so ve­ne­ra­da, de la Tos­ca­na, la he­mos guar­da­do pa­ra el fi­nal. Fue una be­ne­fac­to­ra de la hu­ma­ni­dad, una mu­jer va­lien­te que se aden­tró en los cam­pos de ba­ta­lla co­mo en­fer­me­ra pa­ra ayu­dar a los he­ri­dos de gue­rra. Su nom­bre se co­no­ce en to­do el mun­do. No fue ita­lia­na, pe­ro na­ció en la Tos­ca­na. Su nom­bre de­la­ta en qué ciu­dad: se lla­ma Flo­ren­ce Nigh­tin­ga­le. Lu­chan­do con­tra mu­chas re­sis­ten­cias, la enér­gi­ca in­gle­sa sen­tó las ba­ses de la en­fer­me­ría mo­der­na.

En Ita­lia, el mo­nu­men­to que hon­ra su me­mo­ria se en­cuen­tra en la flo­ren­ti­na Ba­si­li­ca di San­ta Cro­ce, no le­jos de las tum­bas de Miguel Án­gel, Ga­li­leo y otros hé­roes tos­ca­nos.

GIO­VAN­NI BOC­CAC­CIO de­lei­tó a sus lec­to­res con cuen­tos eró­ti­cos, pro­ta­go­ni­za­dos in­clu­so por clé­ri­gos. Pa­ra LEO­NAR­DO DA VIN­CI, pro­to­ti­po de ge­nio uni­ver­sal, pen­sar era co­mo res­pi­rar: “Quien pien­sa po­co se equi­vo­ca mu­cho”, di­jo.

Tam­bién en vi­da, MIGUEL ÁN­GEL, ori­gi­na­rio de Ca­pre­se, fue un mi­to que lu­chó con blo­ques de már­mol pa­ra crear sus me­jo­res obras.

FLO­REN­CE NIGH­TIN­GA­LE , na­ci­da en Flo­ren­cia, pre­sen­ció la mi­se­ria de los sol­da­dos he­ri­dos en la gue­rra de Cri­mea. Des­de en­ton­ces, la in­gle­sa de­di­có su vi­da a sen­tar las ba­ses de la en­fer­me­ría mo­der­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.