DESEA­DA

Geo - - FLORENCIA -

Des­de la Ba­si­li­ca di San Miniato al Mon­te, es­ta pa­re­ja dis­fru­ta de una mag­ní­fi­ca vis­ta del cas­co vie­jo y la ca­te­dral de Flo­ren­cia.

Po­co des­pués de las diez de la mañana, En­ri­co Ciu­lli­ni se aco­mo­da en su si­lla ple­ga­ble, abre las pá­gi­nas de

La Re­pub­bli­ca y es­pe­ra que lle­gue la clien­te­la. Ciu­lli­ni, un hom­bre ba­ji­to con bi­go­te de mor­sa, es ri­gat­tie­re, ven­de­dor de ob­je­tos usa­dos. Ha­ce 33 años que ofre­ce ca­chi­va­ches en un mer­ca­di­llo de la pe­que­ña Piaz­za dei Ciom­pi. Aca­ba de dis­tri­buir el sur­ti­do so­bre una mesa de cam­ping: vie­jos ce­ni­ce­ros de plás­ti­co con pu­bli­ci­dad de Cam­pa­ri, ja­rras de cris­tal algo da­ña­das, ca­de­ni­tas de pla­ta con col­gan­tes, un po­co de por­ce­la­na...

En­tre las agu­jas de un pino pi­ño­ne­ro, la luz del sol cae so­bre los pues­tos del ras­tro, el úni­co de Ita­lia que abre to­dos los días. El as­fal­to en­tre las ca­se­tas es­tá agrie­ta­do. Pa­rra vir­gen y jaz­mín tre­pan so­bre te­chos de ura­li­ta, des­de un al­ta­voz sue­na un aria de Ver­di.

Ciu­lli­ni tie­ne un pues­to fi­jo co­mo to­dos, pe­ro el ne­go­cio va mal: “La cri­si”, ex­pli­ca en ita­liano. Ra­ra vez apa­re­cen tu­ris­tas, se la­men­ta, por muy cer­ca que es­té la Log­gia del Pes­ce (lon­ja del pes­ca­do), que se al­za de­trás de las ca­se­tas del ras­tro. La na­ve abier­ta, eri­gi­da en 1567, es Re­na­ci­mien­to de lo más fino: del­ga­das pa­re­jas de co­lum­nas, ar­cos de me­dio pun­to, pro­por­cio­nes equi­li­bra­das. Tam­bién el ar­qui­tec­to es una le­yen­da: “¡Gior­gio Va­sa­ri!”, di­ce el ven­de­dor con or­gu­llo. “El Va­sa­ri.” Aquí, sin em­bar­go, na­die pres­ta aten­ción a un edi­fi­cio que en otras ciu­da­des de Eu­ro­pa se­ría des­tino obli­ga­do de cual­quier gru­po de tu­ris­tas.

Es­ta­mos en Flo­ren­cia, cu­na del Re­na­ci­mien­to. La ciu­dad que al­ber­ga apro­xi­ma­da­men­te la ter­ce­ra par­te de to­dos los te­so­ros ar­tís­ti­cos de Ita­lia. Igle­sias, pa­la­cios, mu­seos: Flo­ren­cia de­rro­cha una be­lle­za em­bria­ga­do­ra. Y es un imán pa­ra tu­ris­tas: los ho­te­les re­gis­tran al­re­de­dor de ocho mi­llo­nes de per­noc­ta­cio­nes al año, a lo que se su­man los tu­ris­tas que via­jan en au­to­bús sin dor­mir en la ciu­dad, ex­cur­sio­nis­tas que suben bre­ve­men­te a la cú­pu­la ca­te­dra­li­cia de Bru­ne­lles­chi, ad­mi­ran la co­pia del Da­vid de Miguel Án­gel en la Piaz­za de­lla Sig­no­ria y, pa­ra ter­mi­nar, atra­vie­san con un he­la­do en la mano el Ponte Vec­chio, el puen­te me­die­val cu­bier­to de lo­ca­les co­mer­cia­les que sal­va las ver­des aguas del Arno. Tan so­lo la Ga­le­ría de los Uf­fi­zi, con to­das las su­per­es­tre­llas de la pintura ita­lia­na (¡Bot­ti­ce­lli! ¡Ca­ra­vag­gio! ¡Tiziano!) atrae a 1,7 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes al año. Co­mo Flo­ren­cia no es muy gran­de –380.000 ha­bi­tan­tes–, el cen­tro his­tó­ri­co es­tá aba­rro­ta­do de gen­te, so­bre to­do, du­ran­te el ve­rano. Uno de los sen­de­ros más fre­cuen­ta­dos es la Via dei Cal­zaiuo­li, que co­mu­ni­ca en lí­nea rec­ta la pla­za de la Ca­te­dral y el gó­ti­co Pa­laz­zo Vec­chio. Las za­pa­te­rías que dan nom­bre a la ca­lle ha­ce tiem­po que han des­apa­re­ci­do. Hoy en día, la ava­lan­cha de fo­rá­neos ar­ma­dos con ca­lle­je­ros y go­rros avan­za en­tre filiales de la ca­de­na de ro­pa in­te­rior In­ti­mis­si­mi, he­la­de­rías que en­ri­que­cen sus pro­duc­tos con smar­ties y ar­tis­tas ca­lle­je­ros con dis­fra­ces do­ra­dos. El ca­lien­te aro­ma de oré­gano y moz­za­re­lla fun­di­da se di­fun­de des­de lo­ca­les con me­nús mul­ti­lin­gües que ven­den piz­za pa­ra lle­var. Pa­sear por aquí es co­mo des­li­zar­se des­preo­cu­pa­da­men­te por las pá­gi­nas de un ál­bum ilus­tra­do que se ha ho­jea­do mil ve­ces, has­ta que el flu­jo de re­pen­te em­pie­za a atas­car­se a la al­tu­ra de la Via del Cor­so.

Unas os­cu­ras fur­go­ne­tas po­li­cia­les es­tán apar­ca­das al bor­de de la ca­lle, fi­las de po­li­ziot­ti con cas­cos azu­les y es­cu­dos de plás­ti­co acor­do­nan la ca­lle. Un po­co más tar­de, un gru­pi­to de anar­quis­tas ves­ti­dos de ne­gro y con ras­tas ca­mi­na len­ta­men­te por el cen­tro de la cal­za­da; al­zan ban­de­ras y bo­te­llas de cerveza y gri­tan algo que sue­na co­mo “sbi­rri as­sas­si­ni”: ma­de­ros ase­si­nos. Los ma­ni­fes­tan­tes pro­tes­tan por la muer­te no acla­ra­da de dos in­mi­gran­tes en una cár­cel flo­ren­ti­na. El in­te­rés del pú­bli­co es li­mi­ta­do, pe­ro la ma­ni­fes­ta­ción de­mues­tra so­bre to­do una co­sa: Flo­ren­cia, quién lo hu­bie­ra pen­sa­do, to­da­vía tie­ne vi­da pri­va­da.

La re­na­cen­tis­ta Log­gia de Va­sa­ri no es de nin­gu­na ma­ne­ra el úni­co lu­gar del cen­tro his­tó­ri­co don­de el ar­te y el tu­ris­mo ce­den al día a día ur­bano. In­clu­so en­tre las gran­des d mu­che­dum­bres se en­cuen­tran una y otra vez pe­que­ños mun­dos co­ti­dia­nos flo­ren­ti­nos, mi­cro­cos­mos ur­ba­nos a los que no lle­va nin­gu­na se­ña­li­za­ción y que re­cuer­dan al vi­si­tan­te que lo más digno de con­tem­plar es la vi­da mis­ma. Bas­ta ale­jar­se un po­co del siem­pre aba­rro­ta­do Ponte Vec­chio y cru­zar el ele­gan­te puen­te ve­cino, el Ponte San­ta Tri­ni­tá, pa­ra aden­trar­se en Ol­trarno, un pe­que­ño ba­rrio de ca­sas api­ña­das que se arri­ma a ver­des co­li­nas y da un to­que ca­si ru­ral a Flo­ren­cia. Des­de siem­pre ha si­do el ba­rrio de las gen­tes más hu­mil­des, las ca­lle­jue­las y las ca­sas de fa­cha­das an­gos­tas, el ba­rrio don­de aún es po­si­ble en­con­trar cal­zon­ci­llos re­cién la­va­dos col­ga­dos a se­car de­lan­te de la ven­ta­na de la co­ci­na.

Se es­cu­chan por­ta­zos, y la vi­da con­ti­núa en la Via Tos­ca­ne­lla, don­de una de ca­da dos en­tra­das da a un ta­ller pol­vo­rien­to ilu­mi­na­do con tu­bos de neón, des­de don­de lle­ga el rui­do de mar­ti­llos y sie­rras.

Has­ta el día de hoy, es en es­te ba­rrio don­de tra­ba­jan los ar­te­sa­nos, una tra­di­ción que flo­re­ció des­de el as-

cen­so de los Me­di­ci, cuan­do ha­bía que de­co­rar to­das esas igle­sias y to­dos esos pa­la­cios allá por los siglos XV y XVI: pla­te­ros, ta­llis­tas de ma­de­ra, te­je­do­res de se­da. Pe­ro tam­bién en Ol­trarno se no­ta el tu­ris­mo y la gen­tri­fi­ca­ción. En la Piaz­za San­to Spi­ri­to, en cu­yo cen­tro cha­po­tea una fuen­te a la som­bra de fron­do­sos ti­los, hay una su­ce­sión de po­pu­la­res ca­fés, don­de es­tu­dian­tes de ita­liano re­pi­ten sus vo­ca­blos por la tar­de, y por la no­che lle­ga la mo­vi­da flo­ren­ti­na. Sube el ni­vel de rui­do y, so­bre to­do, suben los al­qui­le­res de las tien­das, y eso en tiem­pos que son di­fí­ci­les pa­ra to­dos los ita­lia­nos. “An­tes tra­ba­já­ba­mos ca­si ex­clu­si­va­men­te pa­ra los Uf­fi­zi”, di­ce Ste­fa­nia Mar­te­lli. “Pe­ro esos tiem­pos por des­gra­cia se aca­ba­ron.”

La enér­gi­ca mu­jer de 50 años y su pri­mo tie­nen un pe­que­ño ta­ller de res­tau­ra­ción. De las pa­re­des cuel­gan nu­me­ro­sos di­bu­jos in­fan­ti­les; en la mesa de tra­ba­jo, un ar­cán­gel Miguel es­pe­ra pintura nue­va. Ste­fa­nia ha­ce un ges­to ha­cia la par­te tra­se­ra del ta­ller, don­de una se­ño­ra es­ta­dou­ni­den­se de me­dia­na edad, con pin­zas en la mano, co­lo­ca lá­mi­nas mo­ja­das de pan de oro so­bre un marco de ma­de­ra. “Aho­ra or­ga­ni­za­mos cur­sos pa­ra tu­ris­tas. Es­to nos ayu­da a sa­lir ade­lan­te, y así tam­bién trans­fe­ri­mos par­te de nues­tras ha­bi­li­da­des al mun­do.” Ste­fa­nia co­lo­ca sus ma­nos en la cin­tu­ra. “Es una sen­sa­ción bas­tan­te bo­ni­ta”.

Las alian­zas en­tre ar­te y tu­ris­mo no siem­pre tie­nen re­sul­ta­dos tan po­si­ti­vos, pe­ro por do­quier re­sul­ta fá­cil aden­trar­se en la vi­da co­ti­dia­na. Por ejem­plo, di­rec­ta­men­te de­trás de la ca­te­dral, una de las ma­yo­res igle­sias del mun­do. El edi­fi­cio mi­de 153 me­tros de la­do, y ca­si igual de lar­ga es la co­la de vi­si­tan­tes que lo flan­quea y que so­lo va ter­mi­nan­do a la al­tu­ra de los áb­si­des. Es aquí don­de co­mien­za la Via dell‘Oriuo­lo, el ata­jo que lle­va de la Flo­ren­cia de los tu­ris­tas a la de los na­ti­vos. A la som­bra de la gi­gan­tes­ca cú­pu­la de la ca­te­dral, en lu­gar de las bou­ti­ques de ma­rro­qui­ne­ría ha­bi­tua­les en las ca­lles tu­rís­ti­cas, la tien­da Sa­ni­ta­ri Pi­nuc­ci es­pe­ra clien­te­la in­tere­sa­da en los cor­sés, in­ha­la­do­res y za­pa­tos or­to­pé­di­cos que se ex­hi­ben en el pol­vo­rien­to es­ca­pa­ra­te.

Un pa­seo de tres mi­nu­tos lle­va a la Piaz­za Sal­ve­mi­ni en el ba­rrio de San­ta Cro­ce; vie­jas fa­cha­das de­co­ran sus la­dos, pe­ro sal­ta a la vis­ta un edi­fi­cio de hor­mi­gón: el de­for­me, pe­ro siem­pre con­cu­rri­do Pa­laz­zo de­lle Pos­te, que al­ber­ga, ade­más de Co­rreos, va­rias de­pen­den­cias de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les. Ca­da mañana des­de las ocho y me­dia, ciu­da­da­nos que vie­nen pa­ra tra­mi­tar al­gu­na so­li­ci­tud ba­jan de los si­len­cio­sos au­to­bu­ses eléc­tri- cos del trans­por­te pú­bli­co, las amas de ca­sa se acer­can a las ven­ta­ni­llas con la fac­tu­ra de la luz, y más tar­de, to­do el mun­do se en­cuen­tra –al fin y al ca­bo es­ta­mos en Ita­lia– en el bar I Dol­ci di Pa­tri­zio Co­si, un lo­cal con for­ma de man­gue­ra que tie­ne dos en­tra­das y que ofi­cial­men­te fi­gu­ra co­mo pastelería; en su vi­tri­na, de tres me­tros de lar­go, se ex­hi­ben tar­tas y pas­te­les más opu­len­tos de lo que se­ría bueno pa­ra la di­ges­tión tan tem­prano.

Dos jó­ve­nes mu­je­res se han aco­mo­da­do con ta­zas de ca­pu­chino en una de las mesas, con las com­pras del cer­cano Mer­ca­to di Sant‘Am­bro­gio a sus pies, y muer­den con ga­nas sus pas­te­li­tos de arroz azu­ca­ra­dos; un an­ciano con una ven­da en la ca­be­za com­pra un cru­jien­te cor­net­to. “¿Qué te ha pa­sa­do, Pino?”, pre­gun­ta la mu­jer que ma­ne­ja la ca­fe­te­ra. “Eeh...”, di­ce el an­ciano y ad­mi­te que se dio un tor­ta­zo al em­bo­te­llar vino tin­to en su bo­de­ga. En Flo­ren­cia los ac­ci­den­tes si­guen sien­do au­tén­ti­ca­men­te tos­ca­nos.

San­ta Cro­ce es uno de los cua­tro ba­rrios his­tó­ri­cos del cas­co vie­jo. Ha­ce tiem­po que des­apa­re­ció la mu­ra­lla que an­ti­gua­men­te ce­ñía es­tos ba­rrios. En lu­gar de la for­ti­fi­ca­ción me­die­val, un sis­te­ma de ave­ni­das de cua­tro ca­rri­les, muy tran­si­ta­das y ja­lo­na­das por ár­bo­les, se­pa­ra el cen­tro sto­ri­co de la ciu­dad nue­va, con sus su­per­mer­ca­dos y ga­so­li­ne­ras, pe­ca­dos ar­qui­tec­tó­ni­cos, au­to­vías y arra­ba­les in­dus­tria­les.

Allí fue­ra, Flo­ren­cia tie­ne el mis­mo as­pec­to que cual­quier otra ciu­dad; pe­ro el cen­tro lo con­si­de­ra­ron du­ran­te mu­cho tiem­po de­ma­sia­do an­ti­cua­do, de­ma­sia­do in­fle­xi­ble, de­ma­sia­do con­cen­tra­do en su pa­sa­do re­na­cen­tis­ta, co­mo pa­ra es­tar a la al­tu­ra del pre­sen­te. Aho­ra, sin em­bar­go, aquí y allá una bri­si­ta mo­der­na so­pla por las ca­lle­jue­las his­tó­ri­cas.

La ciu­dad tam­bién se lo de­be al exal­cal­de Mat­teo Ren­zi, un hom­bre de 39 años tan di­ná­mi­co co­mo po­pu­lar: an­tes de ir­se a Roma co­mo pri­mer mi­nis­tro de Ita­lia, ce­rró al trá­fi­co la pla­za de la Ca­te­dral y pro­pu­so la crea­ción de más zo­nas pea­to­na­les. La an­ti­gua cár­cel de la Via Ghi­be­lli­na, un edi­fi­cio del si­glo XV, fue trans­for­ma­da de ma­ne­ra muy ele­gan­te en un blo­que de vi­vien­das con cen­tro cul­tu­ral y ca­fé li­te­ra­rio: el pro­yec­to fue rea­li­za­do por el ar­qui­tec­to es­tre­lla Ren­zo Piano.

Y el Pa­laz­zo Stroz­zi, uno de los más es­plen­do­ro­sos mo­nu­men­tos re­na­cen­tis­tas de la ciu­dad, al­ber­ga ex­po­si­cio­nes que son pues­tas en es­ce­na de ma­ne­ra in­ter­ac­ti­va, lú­di­ca y con apps. Abre has­ta las 20 ho­ras. En el pa­tio hay lla­ma­ti­vas ins­ta­la­cio­nes abs­trac­tas, y los jue­ves, un dj se en­car­ga de la mú­si­ca. “Nos di­ri­gi­mos a los tu­ris­tas que vi­si­tan la ciu­dad por segunda o ter­ce­ra vez”, di­ce Ja­mes Brad­bur­ne, el al­tí­si­mo ca­na­dien­se que di­ri­ge la Fon­da­zio­ne Pa­laz­zo Stroz­zi. “Los que ya sien­ten que

son bue­nos co­no­ce­do­res. Y na­tu­ral­men­te, tam­bién a la po­bla­ción lo­cal.”

La po­bla­ción lo­cal. Con algo de prác­ti­ca la re­co­no­ces al ins­tan­te. Los ves sa­lien­do de los por­ta­les de hie­rro for­ja­do de an­ti­quí­si­mos pa­la­cios, des­li­zán­do­se sin es­fuer­zo en­tre la mu­che­dum­bre, con tra­jes apre­ta­dos, za­pa­tos de ta­co­nes al­tí­si­mos y el mó­vil en la ore­ja...

Na­die en la ciu­dad tie­ne tan­ta cla­se. Car­gan las bol­sas de com­pra por las an­gos­tas ace­ras de la Via de­lla Vig­na Nuo­va y esquivan ágil­men­te a los pa­sean­tes ocio­sos que aprie­tan sus na­ri­ces con­tra los es­ca­pa­ra­tes de las bou­ti­ques. Se arre­glan la bar­ba en la bar­be­ría de­trás del Pa­laz­zo Vec­chio, cu­ya úl­ti­ma re­no­va­ción de­be de da­tar de los años cin­cuen­ta. Es­tán sen­ta­dos en el ca­fé que hay en la azo­tea de la mu­ni­ci­pal Bi­blio­te­ca de­lle Obla­te, leen el pe­rió­di­co y na­ve­gan gra­tis en in­ter­net, mien­tras la gi­gan­tes­ca cú­pu­la ca­te­dra­li­cia de Bru­ne­lles­chi, apa­ren­te­men­te tan cer­ca que la pue­des to­car, se eri­ge so­bre los te­chos co­mo la lu­na lle­na.

Y son so­cios del club de re­mo So­cie­tà Ca­not­tie­ri Fi­ren­ze, cu­ya se­de se en­cuen­tra en la ori­lla del Arno de­ba­jo de los Uf­fi­zi. Por la tar­de, los so­cios se reúnen en la es­tre­cha fran­ja de hier­ba que hay en la ori­lla, char­lan, to­man una co­pa de vino y se com­por­tan co­mo si los otros no exis­tie­ran: la mu­che­dum­bre de los vi­si­tan­tes allí arri­ba, que to­man fo­tos del Ponte Vec­chio mien­tras los ven­de­do­res pa­quis­ta­níes les ofre­cen vis­tas del Pa­laz­zo Pit­ti y pues­tas de sol ro­jas co­mo la san­gre.

A la mis­ma ho­ra, En­ri­co Ciu­lli­ni co­mien­za a re­co­ger su mer­can­cía en el ras­tro de la Piaz­za dei Ciom­pi. Mañana se­rá otro día. En es­te mo­men­to, una mu­jer al­ta se acer­ca a su pues­to, ca­be­llo te­ñi­do de ru­bio, bol­so azul de Louis Vuit­ton, sin du­da pi­ra­tea­do, y un pi­ti­llo en­tre los pin­ta­dos la­bios. Ciu­lli­ni se de­tie­ne, ex­pec­tan­te. Con mi­ra­da exa­mi­na­do­ra, la val­ki­ria le­van­ta una pul­se­ra de pla­ta, la de­ja caer en la mesa con des­de­ño y se ale­ja. El ven­de­dor se en­co­ge de hom­bros. “Es mi ex­mu­jer”, mur­mu­ra ba­jo su bi­go­te. “Ella nun­ca com­pra na­da.”

Fo­to pá­gi­na si­guien­te: Franco Ori­glia/Getty Ima­ges. Ma­pa: Ch­ris­tian Kuhl­mann

An­ti­quí­si­mas ca­lle­jue­las sur­can el ba­rrio que ro­dea la ca­te­dral, cu­ya cú­pu­la del si­glo XV –de apro­xi­ma­da­men­te 37.000 to­ne­la­das de pe­so– fue di­se­ña­da por Fi­lip­po Bru­ne­lles­chi en el si­glo XV.

La ri­ca tra­di­ción ar­tís­ti­ca de su ciu­dad no im­pi­de que la ju­ven­tud flo­ren­ti­na se di­vier­ta... co­mo aquí, cer­ca de la Piaz­za de­lla Re­pub­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.