EL ES­TU­DIO TER­MAN

Geo - - CIENCIA -

En 1921 el psi­có­lo­go nor­te­ame­ri­cano Le­wis Ter­man em­pe­zó a do­cu­men­tar du­ran­te dé­ca­das la vi­da de 1.528 hom­bres y mu­je­res su­per­do­ta­dos de Ca­li­for­nia. Ob­tu­vo un re­sul­ta­do ines­pe­ra­do. TER­MAN SE­LEC­CIO­NÓ SU­JE­TOS DE PRUE­BA de eda­des com­pren­di­das en­tre los 3 y los 19 años. Re­qui­si­to pre­vio: un Co­cien­te In­te­lec­tual (CI) de más de 135, con el que en­tra­ban en la ca­te­go­ría de “po­si­bles ge­nios”. Fue re­gis­tran­do su evo­lu­ción so­cial y pro­fe­sio­nal a in­ter­va­los re­gu­la­res. Des­de la muer­te de Ter­man en 1956, otros psi­có­lo­gos han con­ti­nua­do es­te fa­mo­so es­tu­dio.

El re­sul­ta­do: co­mo era de es­pe­rar, los su­je­tos de prue­ba, apo­da­dos “ter­mi­tas“, te­nían más éxi­to y sa­lud en la vi­da que el ame­ri­cano me­dio. Pe­ro no ga­na­ban más que otras per­so­nas con un con­tex­to so­cial si­mi­lar. Ade­más, nin­guno hi­zo real­men­te una gran ca­rre­ra, al con­tra­rio que dos pos­te­rio­res pre­mios No­bel de Fí­si­ca, que no se in­clu­ye­ron en el es­tu­dio por te­ner un CI de­ma­sia­do ba­jo. Los que más éxi­to lo­gra­ron fue­ron ca­si siem­pre aque­llos cu­yos pa­dres ha­bían pres­ta­do es­pe­cial aten­ción a la dis­ci­pli­na y al buen ren­di­mien­to. Aho­ra bien, los crí­ti­cos del es­tu­dio de Ter­man ob­je­tan que la pro­pia par­ti­ci­pa­ción en es­te pro­yec­to cam­bió la vi­da de los “ter­mi­tas”: co­mo eran cons­cien­tes de es­tar en­tre los ele­gi­dos siem­pre ac­tua­ron de for­ma más efi­caz y con más se­gu­ri­dad en sí mis­mos.

Jue­go de tests de CI em­plea­do por Ter­man en los

años trein­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.