CREER EN EL PRO­PIO CA­MINO

Geo - - CIENCIA -

René Red­ze­pi, 36 años, co­ci­ne­ro je­fe del No­ma, en Co­pen­ha­gue. Crea los pla­tos del res­tau­ran­te que tie­ne fa­ma de ser el me­jor del mun­do.

SI UNO BUS­CA LA RE­CE­TA del ar­te cu­li­na­rio de René Red­ze­pi se to­pa con dos in­gre­dien­tes fun­da­men­ta­les: am­bi­ción y es­pí­ri­tu de con­tra­dic­ción. Es­te hi­jo de una da­ne­sa y un in­mi­gran­te ma­ce­do­nio ya dio mues­tras de am­bi­ción a los 16 años, cuan­do con­si­guió en­trar a for­mar­se co­mo co­ci­ne­ro en el res­tau­ran­te de va­rias es­tre­llas más de mo­da en el Co­pen­ha­gue de en­ton­ces. Pe­ro sin una enor­me fuer­za de vo­lun­tad tam­po­co ha­bría po­di­do se­guir con tan­ta de­ter­mi­na­ción su tra­yec­to­ria pos­te­rior, que le lle­vó a re­fi­nar su ofi­cio con al­gu­nos de los co­ci­ne­ros más crea­ti­vos del mun­do en tem­plos gas­tro­nó­mi­cos de Ca­li­for­nia, Fran­cia y Es­pa­ña.

EL POS­TE­RIOR RE­GRE­SO DE Red­ze­pi a Co­pen­ha­gue ates­ti­gua su es­pí­ri­tu de con­tra­dic­ción. La co­ci­na da­ne­sa te­nía en­ton­ces fa­ma de con­ser­va­do­ra, pe­ro Red­ze­pi se pro­pu­so cam­biar las co­sas. En lu­gar de emu­lar a los ce­le­bra­dos mo­de­los fran­ce­ses, desa­rro­lló un es­ti­lo pro­pio en su res­tau­ran­te No­ma, abier­to en 2003, apos­tan­do de for­ma con­se­cuen­te por los in­gre­dien­tes del país. ¿Acei­te de oli­va?, ¿to­ma­te? Aquí no te­ne­mos. Al prin­ci­pio la gen­te se reía de sus pro­pó­si­tos pe­ro eso es­po­lea­ba aún más a Red­ze­pi. “Que­ría de­mos­trar a to­dos que no­so­tros so­mos me­jo­res“, ex­pli­ca. Es­ta te­na­ci­dad dio sus fru­tos: al ca­bo de dos años ob­tu­vo la pri­me­ra es­tre­lla Mi­che­lín y al año si­guien­te la segunda; ade­más, la pres­ti­gio­sa pu­bli­ca­ción bri­tá­ni­ca Res­tau­rant Magazine eli­gió la co­ci­na del No­ma co­mo la me­jor del mun­do en cua­tro oca­sio­nes.“Pa­sión y mu­cho tra­ba­jo“, esos son los se­cre­tos de su ar­te. “To­dos los días, cuan­do me des­pier­to, sé que ten­go que dar lo me­jor de mí mis­mo ca­da me­dio­día, ca­da no­che“, ex­pli­ca Red­ze­pi. Pe­ro no se con­si­de­ra per­fec­cio­nis­ta: “Si una co­sa ya es per­fec­ta, ¿pa­ra qué ha­bría que se­guir tra­ba­jan­do?“

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.