Una cul­tu­ra que des­apa­re­ce

El pue­blo yá­ma­na ha­bi­tó du­ran­te 7.000 años las is­las al sur del Bea­gle. Hoy sus úl­ti­mos re­pre­sen­tan­tes tra­tan de sal­var su le­ga­do.

Geo - - TIERRA DEL FUEGO -

Cristina Cal­de­rón es la úl­ti­ma es­pe­ran­za de una cul­tu­ra que se ex­tin­gue. El pue­blo nó­ma­da yá­ma­na ha­bi­tó du­ran­te 7.000 años las is­las al sur del Bea­gle vi­vien­do del marisqueo y la ca­za de nu­trias y lo­bos ma­ri­nos. Lla­ma­dos ya­ga­nes por los mi­sio­ne­ros bri­tá­ni­cos, so­lo que­da me­dio cen­te­nar. Pe­ro so­lo la abue­la, co­mo to­dos la co­no­cen, es ét­ni­ca­men­te pu­ra y con­ser­va su len­gua.

El ya­gán es un idio­ma de ex­tra­or­di­na­ria ri­que­za: el mi­sio­ne­ro Tho­mas Brid­ges, au­tor del pri­mer dic­cio­na­rio, re­co­pi­ló más de 32.000 pa­la­bras (una per­so­na cul­ta en nues­tro en­torno pue­de ma­ne­jar 5.000). Una de ellas, ma­mih­la­pi­na­ta­pai es, se­gún el Li­bro

Gui­ness de los Ré­cords, la más con­ci­sa del mun­do. Sig­ni­fi­ca “mi­ra­da en­tre dos per­so­nas, ca­da una de las cua­les es­pe­ra que la otra ha­ga algo que am­bos desean pe­ro que nin­guno se ani­ma a em­pe­zar”.

Des­de el fa­lle­ci­mien­to de su her­ma­na Úr­su­la, en 2003, “me que­dé so­li­ta, sin na­die con quien ha­blar”, ex­pli­ca Cristina, con­si­de­ra­da Te­so­ro Vi­vo de la Hu­ma­ni­dad, que tra­ta de trans­mi­tir su le­ga­do a al­gu­nas nie­tas in­tere­sa­das, co­mo Cristina, que vi­ve en Ale­ma­nia y ha edi­ta­do va­rios li­bros. Pe­ro la ma­yo­ría de los yá­ma­nas no se in­tere­sa por apren­der. “Es­ta­mos en una ca­rre­ra con­tra el tiem­po”, se an­gus­tia Luís Gó­mez, de 39 años, ac­tual je­fe de la co­mu­ni­dad.

Dar­win se en­sa­ñó con los yá­ma­nas, a los que de­fi­nió co­mo las “cria­tu­ras más ab­yec­tas y mi­se­ra­bles” del mun­do, y acu­só erró­nea­men­te de ca­ni­ba­lis­mo. Cuan­do lle­ga­ron los eu­ro­peos eran unos 3.000. 50 años más tar­de que­da­ban 130. En el pri­mer via­je del Bea­gle, Fit­zRoy se lle­vó a cua­tro a In­gla­te­rra pa­ra “ci­vi­li­zar­los” (uno no lle­gó). En el se­gun­do, fue­ron de­vuel­tos a su tie­rra en la bahía Wu­laia, don­de se es­ta­ble­ció una mi­sión in­gle­sa. En 1859, los yá­ma­nas la arra­sa­ron y ma­ta­ron a ocho eu­ro­peos. En­tre los asal­tan­tes es­ta­ba Jemmy But­ton, uno de aque­llos in­dí­ge­nas edu­ca­dos en Lon­dres. arre­dran. “Siem­pre hay co­sas que ha­cer, y por lo me­nos en ve­rano lle­gan tu­ris­tas y ve­le­ros que quie­ren pa­sar el ca­bo o van a la An­tár­ti­da. Los co­le­gas de Puerto To­ro o Diego Ra­mí­rez (cien km al su­r­oes­te) sí es­tán so­los to­do el año”, se con­sue­la el ma­rino mien­tras des­pa­cha re­cuer­dos o se­lla pa­sa­por­tes. Los be­ne­fi­cios se des­ti­nan a fi­nes so­li­da­rios.

Las obli­ga­cio­nes del car­go son el con­trol del trá­fi­co ma­rí­ti­mo y pa­sar, ca­da tres ho­ras, día y no­che, un par­te me­teo­ro­ló­gi­co, en lo que se tur­na con su pa­re­ja. Pe­ro, por en­ci­ma de to­do, los al­ca­ma­res des­ti­na­dos a Tie­rra del Fue­go tie­nen co­mo ob­je­ti­vo “ejer­cer la so­be­ra­nía” chi­le­na so­bre unos is­lo­tes sal­va­jes y des­ha­bi­ta­dos que en al­gu­nos ca­sos le dis­pu­tó Argentina. Por ello, en cuan­to amai­na la llu­via, el sar­gen­to, con su uni­for­me de ga­la, iza de nue­vo la ban­de­ra tri­co­lor y la sa­lu­da mar­cial­men­te.

TRAS LA VI­SI­TA A CA­BO DE HOR­NOS

–que de­be su nom­bre al de Hoorn, la ciu­dad de la que par­tie­ron sus des­cu­bri­do­res ho­lan­de­ses–, el cru­ce­ro de ex­pe­di­ción –uno de los dos úni­cos au­to­ri­za­dos a na­ve­gar por la zo­na, con un cen­te­nar lar­go de via­je­ros y unos 60 tri­pu­lan­tes– re­gre­sa a la se­gu­ri­dad de los ca­na­les fue­gui­nos, un irre­pro­du­ci­ble dé­da­lo de bra­zos de mar que di­bu­ja una de las par­ce­las más en­re­ve­sa­das del ma­pa­mun­di.

La Tie­rra del Fue­go –que bau­ti­za­ron así, pe­se a su gé­li­do cli­ma, los pri­me­ros na­ve­gan­tes es­pa­ño­les por las nu­me­ro­sas ho­gue­ras que vie­ron res­plan­de­cer en sus mon­ta­ñas– es un vas­to ar­chi­pié­la­go for­ma­do por una gran is­la de ca­si 48.000 km2, re­par­ti­da en­tre Argentina y Chi­le, y una in­fi­ni­dad de is­las me­no­res, ca­si to­das ellas chi­le­nas des­de fi­na­les del si­glo XIX. La ci­fra de más de 500 fa­ros y se­ña­les lu­mi­no­sas pa­ra la na­ve­ga­ción da idea de lo tor­tuo­so de su geo­gra­fía.

Se tra­ta de uno de los en­tor­nos na­tu­ra­les me­jor con­ser­va­dos del mun­do. Fue –con ex­cep­ción de la An­tár­ti­da– el úl­ti­mo en ser ho­lla­do por el ser hu­mano, que lo co­lo­ni­zó ha­ce só­lo 8.000 años. Y su pai­sa­je ape­nas ha cam­bia­do des­de en­ton­ces. Los ma­yo­res es­tra­gos en su na­tu­ra­le­za prís­ti­na los han per­pe­tra­do los 100.000 cas­to­res ca­na­dien­ses que des­de 1946 car­co­men sus bos­ques

de len­gas, ñi­rres y coihues, los más me­ri­dio­na­les del pla­ne­ta. Fue­ron in­tro­du­ci­dos en un fu­nes­to in­ten­to de ex­plo­tar sus pie­les.

Im­pre­sio­nan­tes pi­cos ne­va­dos, fior­dos, gla­cia­res y la­de­ras bos­co­sas flanquean unos ca­na­les azo­ta­dos por vien­tos he­la­dos en los que na­dan ba­lle­nas, del­fi­nes, lo­bos ma­ri­nos y pin­güi­nos y que so­bre­vue­lan in­con­ta­bles cor­mo­ra­nes, ga­vio­tas, al­ba­tros y skúas, exac­ta­men­te igual que cuan­do los re­co­rrie­ron Fer­nan­do de Ma­ga­lla­nes y Sir Fran­cis Dra­ke o, en tiem­pos más re­cien­tes, el Bea­gle del ca­pi­tán Fit­zRoy y Char­les Dar­win.

Pun­ta Are­nas (120.000 ha­bi­tan­tes), ca­pi­tal de Ma­ga­lla­nes y An­tár­ti­ca Chi­le­na, es la puer­ta de en­tra­da al fas­ci­nan­te con­fín de Amé­ri­ca. Fun­da­da a me­dia­dos del si­glo XIX y, tras una in­fun­da­da fie­bre del oro a fi­na­les de la cen­tu­ria, se en­ri­que­ció gra­cias a la cría ma­si­va de ga­na­do ovino, que atra­jo una nu­tri­da in­mi­gra­ción eu­ro­pea, en su ma­yor par­te de ori­gen ¡croa­ta!. Los co­lo­nos arrin­co­na­ron a los na­ti­vos, que lle­ga­ron a ser ca­za­dos co­mo ani­ma­les.

Has­ta la aper­tu­ra del ca­nal de Pa­na­má, ha­ce exac­ta­men­te un si­glo, la ciu­dad era una in­elu­di­ble es­ca­la de avi­tua­lla­mien­to pa­ra los bar­cos obli­ga­dos a ro­dear el con­ti­nen­te. El pa­so cen­troa­me­ri­cano la abo­có a una de­ca­den­cia de la que la res­ca­tó el des­cu­bri­mien­to de pe­tró­leo en la zo­na. De ca­sas ba­jas y co­lo­ri­dos te­ja­dos, sus ca­lles tra­za­das con es­cua­dra y car­ta­bón se ven ba­rri­das por ven­da­va­les tan fuer­tes que dis­po­nen de cuer­das pa­ra que los pea­to­nes se aga­rren.

Mu­cha peor for­tu­na tu­vo el pri­mer asen­ta­mien­to eu­ro­peo en la zo­na. A un cen­te­nar de ki­ló­me­tros a po­nien­te se ha­llan las rui­nas cu­bier­tas por la ma­le­za de la Ciu­dad del Rey Fe­li­pe, fun­da­da en 1584 por el es­pa­ñol Pe­dro Sar­mien­to de Gam­boa. Pe­ro na­die la co­no­ce por ese nom­bre, sino por el mu­cho más lú­gu­bre de Puerto del Ham­bre.

Por­que de ina­ni­ción mu­rie­ron to­dos sus po­bla­do­res, 337 hom­bres, mu­je­res y ni­ños in­su­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra re­sis­tir en aque­llas la­ti­tu­des. Un so­lo su­per­vi­vien­te fue res­ca­ta­do tres años más tar­de por el cor­sa­rio bri­tá­ni­co Tho­mas Ca­ven­dish, que acu­ñó el si­nies­tro to­pó­ni­mo –Port Fa­mi­ne–que ha pa­sa­do a la pos­te­ri­dad. El pi­ra­ta bau­ti­za­ría tam­bién el cer­cano ca­bo Fro­ward, el pun­to más al sur de la Amé­ri­ca con­ti­nen­tal, hoy co­ro­na­do por una in­men­sa cruz me­tá­li­ca.

REI­NA GRAN ANI­MA­CIÓN

en el puerto. Han lle­ga­do a Pun­ta Are­nas los vis­to­sos bar­cos es­cue­la de las prin­ci­pa­les ar­ma­das la­ti­noa­me­ri­ca­nas, que dan la vuel­ta al con­ti­nen­te de Bra­sil a Mé­xi­co den­tro de un en­cuen­tro cua­trie­nal. Fa­mi­lia­res de la tri­pu­la­ción de la go­le­ta chi­le­na Esmeralda, que lu­ce un cón­dor co­mo mas­ca­rón de proa, han ve­ni­do pa­ra re­ci­bir a los su­yos. Be­sos y abra­zos en los mis­mos mue­lles de los que par­ten las na­ves pa­ra la An­tár­ti­da y la Tie­rra del Fue­go. Aquí se ini­cia­rá la aven­tu­ra.

Al po­co de zar­par, regresamos al mun­do co­mo era mi­le­nios atrás. Nues­tro bar­co es la úni­ca prue­ba de la exis­ten­cia hu­ma­na. Por la mañana des­em­bar­ca­mos en la bahía Ains­worth. Un zo­rro fue­guino me­ro­dea en bus­ca de ma­ris­co por la pla­ya for­ma­da por mi­llo­nes de con­chas de me­ji­llo­nes en la cos­ta oc­ci­den­tal de la is­la Gran­de, en el in­men­so Par­que Na­cio­nal Alberto de Agos­ti­ni, cu­yos 14.600 km2 al­ber­gan, ade­más de cón­do­res y gua­na­cos, una flo­ra úni­ca de mus­gos y lí­que­nes, los bos

ques en mi­nia­tu­ra su­ban­tár­ti­cos. La fal­ta de te­mor del cá­ni­do a los po­cos hu­ma­nos que pa­san por sus do­mi­nios le per­mi­te acer­car­se has­ta olis­quear el equi­po del fo­tó­gra­fo. Pre­si­de el fi­nal del fior­do, en el que ha­bi­ta una co­lo­nia de ele­fan­tes ma­ri­nos, el gla­ciar Ma­ri­ne­lli, que mo­de­ló to­do es­te pai­sa­je, fren­te al se­rra­do telón de fon­do de la cor­di­lle­ra Dar­win, de la que des­cien­de, y cu­yas ci­mas, las úl­ti­mas de los An­des, al­can­zan, por aho­ra, los 2.500 me­tros, por­que si­guen ele­ván­do­se año tras año.

El Ma­ri­ne­lli, en cam­bio, se ha­lla en cla­ra re­gre­sión. Ha­ce un si­glo no hu­bié­ra­mos po­di­do des­em­bar­car aquí. El ven­tis­que­ro ocu­pa­ba la en­se­na­da en to­da su ex­ten­sión. Des­de 1945, la len­gua de hie­lo ha re­tro­ce­di­do ca­si un 40%, más de do­ce ki­ló­me­tros. El cam­bio cli­má­ti­co no per­do­na. ¿O sí? Por­que otros gla­cia­res de la zo­na pro­gre­san.

“El Pío XI cre­ce des­de ha­ce siglos. Du­ran­te un es­tu­dio fue fo­to­gra­fia­do ca­da día du­ran­te cin­co me­ses, y avan­zó dos me­tros dia­rios. Y el Pi­lo­to, que pa­re­cía que iba a des­apa­re­cer ha­ce dos años, aho­ra cu­bre de nue­vo to­do el

Tie­rra del Fue­go es uno de los en­tor­nos na­tu­ra­les me­jor con­ser­va­dos del mun­do

fior­do”, ex­pli­ca Mar­cos Cár­de­nas, jo­ven naturalista y uno de los guías de la ex­pe­di­ción, du­ran­te la que re­co­ge mues­tras pa­ra el Cen­tro de Es­tu­dios del Cua­ter­na­rio (CEQUA), vin­cu­la­do a la Uni­ver­si­dad de Ma­ga­lla­nes.

Epi­so­dios lo­ca­les de in­cre­men­to de la plu­vio­si­dad ex­pli­can el fe­nó­meno, pe­ro la Tie­rra del Fue­go no es­ca­pa a los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal, que el CEQUA es­tu­dia en la zo­na. Así, ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor, en mu­chas zo­nas se ha ade­lan­ta­do la flo­ra­ción del ca­la­fa­te ( Ber­be­ris mi­crophy­lla), un ar­bus­to cu­yo fru­to, se­gún una le­yen­da in­dí­ge­na, ha­ce re­gre­sar siem­pre a quien lo prue­ba.

El bra­zo no­roes­te del ca­nal de Bea­gle es co­no­ci­do co­mo la “ave­ni­da de los gla­cia­res”. En su ori­lla sep­ten­trio­nal se su­ce­den el Pía, el Es­pa­ña, el Ro­man­che, el Ale­ma­nia, el Ita­lia, el Fran­cia y el Ho­lan­da, a cual más be­llo. Na­ve­gan­do en­tre tém­pa­nos, des­em­bar­ca­mos jun­to al pri­me­ro.

Ca­da cier­to tiem­po, un se­co chas­qui­do ras­ga el ai­re pu­ro y, se­gun­dos más tar­de, un enor­me blo­que de hie­lo se des­plo­ma so­bre el mar des­de el mu­ro fron­tal, que al­can­za los 300 me­tros de al­tu­ra, le­van­tan­do una ola que se ex­pan­de por el fior­do. El in­ten­so co­lor azul del gla­ciar es un efec­to óp­ti­co. El hie­lo añe­jo con el que en­fria­re­mos unas be­bi­das es to­tal­men­te trans­pa­ren­te.

A me­dia­dos del si­glo XIX, el ber­gan­tín bri­tá­ni­co Bea­gle ex­plo­ró es­tas aguas pa­ra tra­zar sus car­tas de na­ve­ga­ción. En su se­gun­do via­je (18311836), en el que da­ría la vuel­ta al mun­do, em­bar­có co­mo naturalista un jo­ven inex­per­to lla­ma­do Char­les Dar­win, al que sus ob­ser­va­cio­nes ins­pi­ra­rían una teo­ría re­vo­lu­cio­na­ria so­bre el ori­gen de la vi­da. El

Bea­gle –que era el nom­bre de una ra­za ca­ni­na– a su vez bau­ti­za­ría el prin­ci­pal ca­nal na­ve­ga­ble al sur del Ma­ga­lla­nes, en cu­yas ori­llas se ubi­can las dos po­bla­cio­nes más me­ri­dio­na­les del mun­do.

En la ri­ba nor­te, la argentina Us­huaia (56.000 ha­bi­tan­tes) se atri­bu­ye el tí­tu­lo de ciu­dad más aus­tral por con­si­de­rar que la chi­le­na Puerto Wi­lliams (1.700 re­si­den­tes), en la ri­ba sur, no al­can­za di­cha ca­te­go­ría. Una pe­que­ña lan­cha neu­má­ti­ca cu­bre el ser­vi­cio de pa­sa­je­ros en­tre am­bas y nos de­ja en el di­mi­nu­to Puerto Na­va­rino del la­do chi­leno, go­ber­na­do por el inevi­ta­ble al­ca­mar.

Des­de allí, la úni­ca ca­rre­te­ra de la is­la Na­va­rino, que ser­pen­tea en­tre los bos­ques cla­rea­dos por las cas­to­re­ras, las tur­be­ras y el mar, con­du­ce a Wi­lliams, a 56 ki­ló­me­tros. Ape­nas dos mi­lla­res de per­so­nas al año vi­si­tan es­te lu­gar, la ma­yo­ría pa­ra rea­li­zar el trekking más aus­tral po­si­ble, por los es­pec­ta­cu­la­res Dien­tes de Na­va­rino.

Tras pa­sar el ce­men­te­rio in­dí­ge­na de la Ca­le­ta Me­ji­llo­nes, el vehícu­lo que nos trans­por­ta rom­pe las co­rreas de trans­mi­sión y nos

El bra­zo no­roes­te del ca­nal de Bea­gle es co­no­ci­do co­mo la “ave­ni­da de los gla­cia­res”

re­fu­gia­mos de la llu­via en la Ha­cien­da San­ta Ro­sa, ex­plo­ta­ción ga­na­de­ra fun­da­da ha­ce un si­glo por los Fil­guei­ra, una fa­mi­lia ga­lle­ga, has­ta que nos re­co­ge otro co­che.

Los ca­ba­llos va­gan li­bre­men­te por las de­sier­tas y ba­chea­das ca­lles de Puerto Wi­lliams y pas­tan en sus jar­di­nes. Co­mo en to­do Chi­le, tam­bién abun­dan los pe­rros va­ga­bun­dos. En los res­tau­ran­tes se ofre­cen pla­tos de car­ne de cas­tor. La Pi­cá del Cas­tor lo pre­pa­ra “es­ca­be­cha­do con pu­ré al mer­kén” (pi­mien­to pi­can­te). La ra­ción sa­le por quin­ce eu­ros y hay que en­car­gar­la 24 ho­ras an­tes.

El Go­bierno ha de­cla­ra­do al roe­dor, que diez­ma los bos­ques de la is­la, “es­pe­cie per­ju­di­cial o da­ñi­na”, y la guía Lo­nely Pla­net de Chi­le pro­po­ne que “el via­je­ro pue­de co­la­bo­rar en su erra­di­ca­ción pi­dién­do­los de ce­na”.

WI­LLIAMS NA­CIÓ CO­MO BA­SE NA­VAL.

“El 52% de la po­bla­ción son aún fa­mi­lias de mi­li­ta­res: hay 275 miem­bros de la Ar­ma­da y unos 30 ca­ra­bi­ne­ros”, ex­pli­ca el co­man­dan­te del Dis­tri­to Na­val Bea­gle y go­ber­na­dor mi­li­tar, Jorge Mon­te­ne­gro, an­tes de re­ve­lar­nos que se en­car­gó de ex­traer y trans­por­tar el ice­berg an­tár­ti­co de 60 to­ne­la­das del pa­be­llón de Chi­le en la Ex­po de Se­vi­lla de 1992.

El pue­blo es lu­gar de pa­so obli­ga­do pa­ra to­dos los na­ve­gan­tes que quie­ren ven­cer al ca­bo de Hor­nos (y ga­nar­se con ello el de­re­cho a un aro en la ore­ja) o lle­gar al con­ti­nen­te he­la­do. Co­mo la pa­re­ja con tres ni­ños pe­que­ños (1, 3 y 5 años) que ha per­di­do el más­til por el ca­mino. Y de aven­tu­re­ros de to­do pe­la­je. Co­mo el hún­ga­ro-ame­ri­cano que pa­sa un año atra­ve­san­do por tie­rra el con­ti­nen­te e in­ten­ta ayu­dar­les a re­pa­rar­lo. La ma­yo­ría be­ben cerveza Aus­tral en el pin­to­res­co club náu­ti­co ins­ta­la­do en el Mi­cal­vi, un cen­te­na­rio bar­co flu­vial del Rhin que aca­bó en la ma­ri­na chi­le­na. En el puerto, la tri­pu­la­ción del pes­que­ro

Plu­tón es­tá des­car­gan­do diez to­ne­la­das de cen­to­llón ( Pa­ra­lo­mis gra­nu­lo­sa), un enor­me crus­tá­ceo que una plan­ta pro­ce­sa­do­ra lo­cal en­la­ta, igual que a la ma­yor y más co­ti­za­da cen­to­lla ( Lit­ho­des an­tar­cti­cus), que dis­fru­ta has­ta no­viem­bre de su ve­da anual. La ma­yor par­te se ex­por­ta a Es­ta­dos Uni­dos. Diego Illa­nes, del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Pes­ca, ve­la por­que to­das las cap­tu­ras sean de “hem­bras, en­te­ras y vi­vas” por­que “por las pa­tas no se pue­de co­no­cer el se­xo”. Por ca­da cin­co ki­los de can­gre­jos se ob­tie­ne uno de car­ne, que se pa­ga a me­nos de un eu­ro. Un pre­cio irri­so­rio pa­ra una ver­da­de­ra de­li­cia.

Du­ran­te la cam­pa­ña, los pes­ca­do­res apor­tan una nu­tri­da po­bla­ción flo­tan­te a Puerto To­ro, que, en es­te ca­so sin dis­cu­sión, pue­de lu­cir el tí­tu­lo de nú­cleo ha­bi­ta­do per­ma­nen­te más me­ri­dio­nal de la Tie­rra. Si­tua­do a 40 ki­ló­me­tros al sud­es­te de Puerto Wi­lliams, só­lo se pue­de ac­ce­der por mar. Ca­da úl­ti­mo domingo de mes, el ferry

Ya­gán lle­va vi­si­tan­tes, pro­vi­sio­nes y le­ña a la trein­te­na de re­si­den­tes fi­jos, y re­ti­ra la ba­su­ra más aus­tral del mun­do. El bi­lle­te es gra­tui­to, bas­ta so­li­ci­tar­lo a la co­mu­na, y la sin­gla­du­ra des­de Puerto Wi­lliams, en­tre pai­sa­jes de en­sue­ño y en com­pa­ñía de lo­bos ma­ri­nos, du­ra algo más de dos ho­ras.

En Puerto To­ro só­lo vi­ven ma­ri­nos o ca­ra­bi­ne­ros y sus fa­mi­lias. Los Ca­trín son los úni­cos ci­vi­les. Su hi­jo Ca­mi­lo, de do­ce años, es uno de los dos ni­ños del pue­blo, cru­za­do por pa­sa­re­las de ma­de­ra pa­ra evi­tar los eter­nos ba­rri­za­les. El ma­yor, Iván, de quin­ce, es­tá es­tu­dian­do en Wi­lliams. El pa­dre, José Ca­trín, de 38 años, na­ci­do y cria­do en el pue­blo, se ocu­pa del man­te­ni­mien­to de la es­cue­la, y la mu­jer, Ma­ría Ce­lin­da Cal­bu­yahue, de 42, una ma­pu­che de Chi­loé, dis­fru­ta aten­dien­do a los ra­ros vi­si­tan­tes, a los que ofre­ce te­cho, co­mi­da y con­ver­sa­ción, y sue­ña con abrir un quios­co pa­ra tu­ris­tas.

Es muy du­ro vi­vir en el pue­blo más al sur de la Tie­rra. Pe­ro ellos no lo cam­bia­rían por na­da del mun­do. El ma­tri­mo­nio te­me que la tan anun­cia­da cons­truc­ción de una ca­rre­te­ra trans­for­me pa­ra siem­pre un pa­ra­je pri­mi­ge­nio en el que aho­ra vi­ven y que ado­ran: “Es­to es una ma­ra­vi­lla. Cuan­do te­ne­mos que ir a Wi­lliams o a Pun­ta Are­nas no veo lle­gar el mo­men­to de re­gre­sar a ca­sa”, con­fie­sa Ce­lin­da. Pa­ra ella no es el fin del mun­do.

La abue­la Cal­de­rón en la ca­sa que el Go­bierno chi­leno le re­ga­ló el año pa­sa­do en el ba­rrio de Vi­lla Uki­ka (Puerto Wi­lliams), don­de los in­dí­ge­nas fue­ron con­cen­tra­dos en los se­sen­ta.

El al­ca­mar An­drés Valenzuela y su fa­mi­lia pa­sa­rán un año en­te­ro en el ca­bo de Hor­nos.

Un pes­ca­dor des­car­ga cen­to­llo­nes, un enor­me crus­tá­ceo si­mi­lar a la cen­to­lla, en Puerto Wi­lliams. Se ex­por­tan a Es­ta­dos Uni­dos.

Puerto To­ro, de una trein­te­na de ha­bi­tan­tes, el pue­blo más me­ri­dio­nal del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.