Es­ti­ma­do lec­tor,

Ni la len­gua ni el pa­tri­mo­nio ni la his­to­ria ni la cul­tu­ra. No, es el ta­len­to, el pu­ro y du­ro ta­len­to, el re­cur­so más im­por­tan­te de los Es­ta­dos Mo­der­nos. Pe­ro lo que no nos di­ce el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial es que, si­glo y me­dio des­pués de que die­ran co­mienz

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Dueñas Di­rec­tor de GEO. jdue­nas@gyj.es

¿de qué ha­bla­mos cuan­do ha­bla­mos de ta­len­to? Se­gún el dic­cio­na­rio Ma­ría Mo­li­ner, la pa­la­bra ta­len­to tie­ne cua­tro acep­cio­nes, tres de las cua­les es­tán re­la­cio­na­das con el tra­ba­jo, lo que no de­ja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo. Si to­ma­mos el dic­cio­na­rio de la RAE, “ta­len­to” tam­bién pre­sen­ta cua­tro acep­cio­nes: dos que se re­la­cio­nan con la in­te­li­gen­cia y la ap­ti­tud –en­ten­di­da la pri­me­ra co­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra en­ten­der y la segunda co­mo la ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer–, otra que po­dría en­ten­der­se co­mo la su­ma de am­bas, y una cuar­ta que se des­vía de for­ma tan­gen­cial ha­cia el te­rreno de la nu­mis­má­ti­ca. Pe­ro no son es­tas las úni­cas de­fi­ni­cio­nes que exis­ten. Me­nos aca­dé­mi­cas y se­gu­ra­men­te más in­tere­sa­das, des­de que el hom­bre tra­tó de ex­pli­car por pri­me­ra vez es­ta pe­cu­liar ca­rac­te­rís­ti­ca se han ver­ti­do has­ta un cen­te­nar de de­fi­ni­cio­nes dis­tin­tas. Lo cier­to es que, sea cual sea la que eli­ja­mos, el mun­do an­da tan es­ca­so de se­res ta­len­to­sos que se ha abier­to la ve­da. No es bro­ma. Tal y co­mo re­co­ge­mos en nues­tro re­por­ta­je in­te­rior de­di­ca­do a la bús­que­da e iden­ti­fi­ca­ción de es­te no­ve­do­so Grial, el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial con­si­de­ra el ta­len­to “el re­cur­so más im­por­tan­te de los Es­ta­dos Mo­der­nos”. Ahí es na­da. Ni la len­gua ni el pa­tri­mo­nio ni la his­to­ria ni la cul­tu­ra. No, el ta­len­to pu­ro y du­ro, en­ten­di­do es­te por su­pues­to des­de el pun­to de vis­ta cog­ni­ti­vo, co­mo in­te­li­gen­cia. Lo que no nos cuen­ta el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial es que más de un si­glo y me­dio des­pués de que die­ran co­mien­zo las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre tan sin­gu­lar ac­ti­tud, aún se­gui­mos sin po­ner­nos de acuer­do en có­mo iden­ti­fi­car­la. Unos con­si­de­ran que el ta­len­to es algo in­na­to, pro­duc­to de una ge­né­ti­ca ge­ne­ro­sa y que, por tan­to, se tie­ne o no se tie­ne. Otros, sin em­bar­go, qui­zá me­nos de­ter­mi­nis­tas o más in­ge­nuos, afir­man que el ta­len­to se con­quis­ta a ba­se de dis­ci­pli­na y cons­tan­cia. Es­tán por su­pues­to los que op­tan por el ca­mino del me­dio y con­si­de­ran que el ta­len­to es la su­ma de una ca­pa­ci­da­des in­na­tas y el du­ro tra­ba­jo. Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que, tal y co­mo re­co­no­cen los ex­per­tos, no exis­te na­da es­pe­cial en el ce­re­bro de un ge­nio que lo ha­ga di­fe­ren­te al res­to de los mor­ta­les. Don­de sí pa­re­cen di­fe­ren­ciar­se es en el he­cho de tra­ba­jar más in­ten­sa­men­te que los de­más. Ha­ce ya más de 20 años que el in­ves­ti­ga­dor nor­te­ame­ri­cano An­ders Erics­son es­ta­ble­ció lo que se ha da­do en lla­mar la re­gla ge­ne­ral de las 10.000 ho­ras. Se­gún Erics­son, cual­quie­ra de no­so­tros pue­de al­can­zar la maes­tría en una de­ter­mi­na­da ac­ti­vi­dad si em­plea en ella 10.000 ho­ras. Es fá­cil en­ten­der la sen­sa­ción cau­sa­da por su teo­ría, pues re­co­no­cía en ca­da uno de no­so­tros a un ta­len­to y de­ja­ba en nues­tras ma­nos la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo flo­re­cer. Pe­ro ¿de ver­dad es así? Yo du­do que Raúl o Mes­si em­plea­ran en su in­fan­cia más ho­ras pa­tean­do un ba­lón que mis ami­gos y yo mis­mo, y sin em­bar­go ellos son lo que son y no­so­tros no pa­sa­mos de la liga uni­ver­si­ta­ria. Algo más tie­ne que ha­ber en­ton­ces, y si no es así ya me ex­pli­ca­rán us­te­des có­mo es po­si­ble que en nues­tro país, más de cua­tro mi­llo­nes de pa­ra­dos, la mi­tad sin nin­gún ti­po de ayu­da, con­si­gan apa­ñár­se­las du­ran­te me­ses e in­clu­so años sa­can­do fa­mi­lias y ha­cien­das ade­lan­te. Eso, ami­gos del Fo­ro Eco­nó­mi­co, eso sí es ta­len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.