"La his­to­ria mues­tra que este país no es para los neu­tra­les"

La editorial que di­ri­ge se ha em­bar­ca­do en la re­cu­pe­ra­ción de los es­cri­tos del mí­ti­co periodista Una mi­ra­da al pa­sa­do re­ple­ta de ac­tua­li­dad.

Geo - - GEO ENTREVISTA -

Po­cas co­sas re­sul­tan tan des­co­ra­zo­na­do­ras para un periodista co­mo la des­me­mo­ria. Por eso, cuan­do se res­ca­tan del ol­vi­do fi­gu­ras cla­ve de la pro­fe­sión, uno se re­con­ci­lia –mo­men­tá­nea­men­te– con ella. Más aún cuan­do el per­so­na­je es el ca­ta­lán Agus­tí Cal­vet, Ga­ziel, qui­zá el me­jor re­por­te­ro en es­pa­ñol de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, di­rec­tor del pe­rió­di­co La Van­guar­dia en el pe­río­do 1920-1936. Jo­sé Án­gel Mar­tos, di­rec­tor de la Editorial Dië­re­sis, es­cri­tor y periodista a su vez, se ha em­bar­ca­do en la aven­tu­ra, no exen­ta de ries­gos, de re­cu­pe­rar, tra­du­cir y edi­tar sus es­cri­tos. Su tra­ba­jo, ade­más de des­cu­brir­nos al periodista, nos re­ve­la la hon­du­ra y lu­ci­dez de su pen­sa­mien­to.

No le pa­re­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo el que vi­vi­mos con la re­edi­ción de vie­jos pe­rio­dis­tas ol­vi­da­dos. Ahí es­tán Cha­ves No­ga­les o Eu­ge­ni Xam­mar, por ci­tar al­gu­nos. Y aho­ra, Agus­tí Cal­vet, ¿A qué se de­be este re­bro­te? ?

–Al des­cu­bri­mien­to de nues­tra des­me­mo­ria. El fran­quis­mo bo­rró una par­te de la his­to­ria pe­rio­dís­ti­ca e in­te­lec­tual del si­glo XX, pe­ro lue­go con la Tran­si- ción tam­bién co­me­tió el mis­mo pe­ca­do cier­to pro­gre­sis­mo de­ma­sia­do par­ti­dis­ta, que te­nía que en­sal­zar un ca­non de opo­si­to­res in­te­lec­tua­les de pa­ta ne­gra muy ideo­lo­gi­za­do. Es­tos pe­rio­dis­tas que nom­bra, y Ga­ziel en par­ti­cu­lar, eran de­ma­sia­do lis­tos para creer en ideo­lo­gías de pie­dra pi­ca­da.

¿Y no se­rá cier­ta nos­tal­gia de la pro­fe­sión?

–Por suer­te, des­de ha­ce una dé­ca­da ha au­men­ta­do mu­chí­si­mo el in­te­rés por la His­to­ria en to­da la so­cie­dad. Du­ran­te mu­chos años se ha en­se­ña­do po­quí­si­ma His­to­ria del Pe­rio­dis­mo y los pro­pios pro­fe­sio­na­les no co­no­cía­mos nues­tros orí­ge­nes, lo que nos con­ver­tía en ig­no­ran­tes. Y de re­pen­te lees a Ga­ziel y di­ces: “Ca­ram­ba, ¡si an­tes de 1977 ya

se ha­cía buen pe­rio­dis­mo aquí!”.

Co­mo tra­duc­tor y edi­tor, ¿por qué cree que es im­por­tan­te res­ca­tar hoy a

–Por­que no te­ne­mos a na­die que na­rre con tan­ta cla­ri­vi­den­cia y li­ber­tad al­gu­nos mo­men­tos cla­ves de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, co­mo la vi­da en Pa­rís du­ran­te el pri­mer mes tras la mo­vi­li­za­ción. Ten­ga en cuen­ta que la cen­su­ra li­mi­ta­ba mu­cho la ca­li­dad de la in­for­ma­ción en los pe­rió­di­cos de los paí­ses be­li­ge­ran­tes, que eran ca­si to­dos. La

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.