MI­SI­VAS LI­TE­RA­RIAS

Geo - - GEO ENTREVISTA - Julián Due­ñas

Ga­ziel,

Ga­ziel

" nun­ca cre­yó en la se­pa­ra­ción co­mo so­lu­ción para Ca­ta­lu­ña y bus­có el en­ca­je en España. Él pre­fi­rió el diá­lo­go y la con­cor­dia"

de edi­cio­nes ac­tua­les ha si­do un pro­ble­ma, por­que el ma­te­rial es­tá dis­per­so y hay que trans­cri­bir­lo por com­ple­to.

¿Fue el de su ge­ne­ra­ción?

–Sí, y por eso ha que­da­do en bue­na par­te re­du­ci­do al ol­vi­do. No ha te­ni­do a na­die que lo de­fen­die­ra du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po. In­co­mo­da­ba a la de­re­cha y a la iz­quier­da. Era muy crí­ti­co con el anar­quis­mo y el co­mu­nis­mo. Tam­bién fus­ti­gó al ca­ta­la­nis­mo aven­tu­re­ro cuan­do se lan­zó a fan­ta­sio­sas de­ri­vas, co­mo la pro­cla­ma­ción del Es­ta­do Ca­ta­lán en 1934. Ga­ziel era cla­ra­men­te un re­pre­sen­tan­te de una Ter­ce­ra España más eu­ro­pea y bur­gue­sa. Que­ría se­guir el mo­de­lo de In­gla­te­rra y Fran­cia, que des­gra­cia­da­men­te nun­ca

fun­cio­nó aquí.

Ni so­ta­nas ni re­vo­lu­ción. Ese fue el “pe­ca­do” que con­de­nó pri­me­ro al exi­lio y lue­go al os­tra­cis­mo a

–La his­to­ria de este país nos de­mues­tra que ha si­do siem­pre un mal lu­gar para los neu­tra­les. Ga­ziel no fue una ex­cep­ción.

es si­nó­ni­mo de la re­cu­pe­ra­ción de la crónica co­mo gé­ne­ro pe­rio­dís­ti­co. ¿Es ese el se­cre­to de su atrac­ti­vo?

–Sus cró­ni­cas de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial son reali­dad y no­ve­la al mis­mo tiem­po. No se re­crea en el sen­sa­cio­na­lis­mo y re­fle­ja las vi­das de los per­so­na­jes, mi­li­ta­res o ci­vi­les, co­mo si trans­mi­tie­ra un sis­mo­gra­ma de los co­ra­zo­nes y las men­tes. Eso no lo con­si­gue cual­quie­ra. Y su lec­tu­ra, ha­ble de Pa­rís o de Ver-

dún, es siem­pre un dis­fru­te.

Han si­do ne­ce­sa­rias las con­me­mo­ra­cio­nes de la Gran Gue­rra y la efer­ves­cen­cia ca­ta­la­nis­ta para vol­ver la vis­ta y re­cu­pe­rar sus es­cri­tos.

–Bueno, en Dië­re­sis nos in­tere­sa­mos por él en 2007, cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar en el li­bro que reúne sus cró­ni­cas de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, En las trin­che­ras. Con su pu­bli­ca­ción crea­mos un cier­to in­te­rés por su fi­gu­ra en to­da España. Aho­ra al­gu­nos, de ma­ne­ra opor­tu­nis­ta, pre­ten­den apro­piár­se­lo or­ques­tan­do una es­pe­cie de “ope­ra­ción des­cu­bri­mien­to”.

¿Qué pen­sa­ría so­bre lo que es­tá ocu­rrien­do es­tos días en Ca­ta­lu­ña? Él, tan preo­cu­pa­do co­mo se mos­tra­ba por el en­ca­je de las na­cio­na-

li­da­des pe­nin­su­la­res.

–Él nun­ca cre­yó en la se­pa­ra­ción co­mo so­lu­ción para Ca­ta­lu­ña, y eso es­tá re­fle­ja­do en mu­chí­si­mos de sus tex­tos. Por otro la­do, en épo­cas con me­nos au­to­no­mía que la ac­tual, bus­có siem­pre el en­ca­je en España, por lo cual pien­so que hu­bie­ra va­lo­ra­do mu­cho to­do el au­to­go­bierno del que ya go­za Ca­ta­lu­ña.

Qué acer­ta­da re­sul­ta hoy su sen­ten­cia de los di­ri­gen­tes del ca­ta­la­nis­mo con­ser­va­dor: “po­lí­ti­ca­men­te no han de­ja­do na­da, pe­ro eco­nó­mi­ca­men­te se han en­ri­que­ci­do to­dos".

–En ver­dad, im­pre­sio­na tan­to su lu­ci­dez que pro­du­ce es­ca­lo­fríos. Co­mo buen periodista, su mi­ra­da iba mu­cho más allá de los su­ce­sos pun­tua­les.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.