Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL -

es­to de los dro­nes es co­mo para echar­se a tem­blar. De se­guir así, en cua­tro días es­ta­re­mos a un pa­so de no ser na­die si no te­ne­mos uno –sí, sí, ría­se pe­ro ya me di­rá, ya–. Pue­de que le sor­pren­da lo que le voy a con­tar, pe­ro es­tos cu­rio­sos apa­ra­te­jos au­tó­no­mos no son un in­ven­to ac­tual. En ab­so­lu­to. De he­cho, sus orí­ge­nes se re­mon­tan ca­si un si­glo atrás, a 1917, cuan­do Char­les Ket­te­ri­ng, de Ge­ne­ral Mo­tors, di­se­ñó su Ket­te­ri­ng Bug, un bi­plano no tri­pu­la­do a años luz de los ac­tua­les dro­nes mi­li­ta­res pe­ro con su mor­tí­fe­ro ADN gra­ba­do a fue­go. Se­rá a par­tir de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cuan­do ten­ga lu­gar el des­pe­gue de­fi­ni­ti­vo de es­ta sin­gu­lar tec­no­lo­gía. Al prin­ci­pio se ha­bla­ba de ar­mas guia­das por ra­dio, y po­co des­pués de avio­nes no tri­pu­la­dos. Lo cier­to es que en 1964 el pri­me­ro de es­tos vehícu­los au­tó­no­mos –ame­ri­cano, por supuesto– caía de­rri­ba­do so­bre Chi­na, po­nien­do a la vis­ta de to­dos lo que ya era un se­cre­to a vo­ces. Ape­nas una dé­ca­da des­pues, en 1973, los is­rae­líes –siem­pre a la úl­ti­ma, no en vano su­yo es tam­bién Ei­tan, el dron más grande del mundo– los uti­li­za­ron para la lu­cha ra­dio­elec­tró­ni­ca du­ran­te la gue­rra del Yom Kip­pur, abrien­do así un aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des in­sos­pe­cha­do. Des­de en­ton­ces los dro­nes han evo­lu­cio­na­do ca­si tan­to y tan de­pri­sa co­mo los te­lé­fo­nos mó­vi­les, y hoy uno ya no pue­de sor­pren­der­se al leer que el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se pro­por­cio­na a sus sol­da­dos des­ple­ga­dos en Af­ga­nis­tán dro­nes de bol­si­llo, ar­ti­lu­gios ca­pa­ces de guar­dar­se en una mo­chi­la y ge­ne­rar por sí so­los un ata­que aé­reo a gran es­ca­la. O que la Fuer­za Aérea ame­ri­ca­na trabaje en el desa­rro­llo de mi­cro­dro­nes, tan pe­que­ños co­mo un in­sec­to o un co­li­brí y con sus mis­mas ha­bi­li­da­des, in­clui­da la de co­lar­se por las ven­ta­nas y, lle­ga­do el ca­so, pi­car. Pe­ro de­jan­do a un la­do su ver­tien­te más os­cu­ra y ate­rra­do­ra, la mo­da de la tec­no­lo­gía dron es al­go, tal y co­mo po­drá com­pro­bar en nues­tro reportaje in­te­rior, con lo que ma­ra­vi­llar­se pues en­car­na, qui­zá co­mo nin­gu­na otra, la idea ac­tual de pro­gre­so, en­ten­di­do este co­mo li­ber­tad in­di­vi­dual. Los “dro­nes bue­nos” –aque­llos con apli­ca­cio­nes pu­ra­men­te ci­vi­les, ya se tra­te del dron re­par­ti­dor de Ama­zon o del de la ca­de­na de piz­zas Do­mino’s– tie­nen en sus hé­li­ces el po­ten­cial para re­vo­lu­cio­nar in­dus­trias y so­cie­da­des, po­seen los in­gre­dien­tes para trans­for­mar, de for­ma ra­di­cal y a no mu­cho tar­dar, nues­tra for­ma de ver y en­ten­der el mundo. Pe­ro co­mo to­da man­za­na que an­ti­ci­pa el pa­raí­so al­ber­ga tam­bién en su in­te­rior la se­mi­lla de la dis­cor­dia. La aper­tu­ra de­fi­ni­ti­va del es­pa­cio aé­reo ci­vil a la ro­bó­ti­ca sin du­da trans­for­ma­rá es­ta de una for­ma si­mi­lar a co­mo lo hi­zo In­ter­net con la in­for­má­ti­ca, pe­ro ¿qué pa­sa­rá cuan­do los cie­los se pue­blen de dro­nes y sus múl­ti­ples ha­bi­li­da­des se con­vier­tan en pe­li­gro­sas ten­ta­cio­nes? Y no ha­blo so­lo des­de el te­rreno eco­nó­mi­co, ese que cal­cu­la que para la pró­xi­ma dé­ca­da el mer­ca­do de dro­nes do­més­ti­cos po­dría mo­ver más de 90.000 mi­llo­nes de dó­la­res y dar em­pleo a 100.000 personas, sino muy en es­pe­cial del so­cial. Por­que ya me di­rá us­ted qué cla­se de mundo se­rá ese en el que to­dos sus ha­bi­tan­tes ca­mi­nen mi­ran­do al cie­lo con la per­ma­nen­te sen­sa­ción de sen­tir­se ob­ser­va­dos.

De­jan­do a un la­do su la­do más os­cu­ro y ate­rra­dor, la mo­da de la tec­no­lo­gía dron es al­go con lo que ma­ra­vi­llar­se pues en­car­na co­mo nin­gu­na otra la idea ac­tual de pro­gre­so, en­ten­di­do este co­mo li­ber­tad in­di­vi­dual. Pe­ro ¿qué pa­sa­rá cuan­do los cie­los se pue­blen de dro­nes y sus múl­ti­ples ha­bi­li­da­des se con­vier­tan en pe­li­gro­sas ten­ta­cio­nes?

J ul i á n D ue­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.