Es­ti­ma­do lec­tor, de­nos su opi­nión...

En­víe sus car­tas a nues­tra di­rec­ción de e-mail: geo@gyj.es o a tra­vés del co­rreo or­di­na­rio: Re­vis­ta GEO. Al­ba­sanz, 15. Edi­fi­cio A. 28037 Ma­drid.

Geo - - GEOCARTAS -

re­vis­tas co­mo GEO le ha­gan ver al mun­do nues­tra reali­dad ya es una es­pe­ran­za. Tam­bién en ese mis­mo nú­me­ro de su re­vis­ta me ha re­sul­ta­do muy in­tere­san­te su re­por­ta­je so­bre los Abru­zos ita­lia­nos ("El úl­ti­mo pas­tor") y el de los mi­ra­do­res del mun­do ("Con vis­tas"). Apre­cio mu­cho po­der co­no­cer lu­ga­res a tra­vés de la re­vis­ta GEO. Pa­ra mí, que vi­vo en un país con tan­tas li­mi­ta­cio­nes y que es­toy an­sio­sa de in­for­ma­ción, es al­go fas­ci­nan­te. Aun­que es ca­si im­po­si­ble con­se­guir­la, cuan­do la lo­gro te­ner, la leo una y otra vez. son per­se­gui­das en sus paí­ses de ori­gen por te­rro­ris­tas. Af­ga­nis­tán y los ta­li­ba­nes son buen ejem­plo por­que allí se acu­sa a mu­chos de co­la­bo­ra­do­res con Es­ta­dos Uni­dos. En Pa­les­ti­na, Ha­más eje­cu­ta a pa­les­ti­nos tras acu­sar­les de co­la­bo­rar con Is­rael. Oc­ci­den­te uti­li­za con­fi­den­tes y lue­go, sin ofre­cer­les nin­gu­na puer­ta, los aban­do­na en ma­nos de sus ver­du­gos. Y cuan­do quie­ren huir, na­die les tien­de una mano, co­mo el ca­so de Roha­ni, uno de sus pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.