Có­mo se he­re­da un trau­ma

Geo - - GEO NOTICIAS -

Des­de ha­ce mu­cho tiem­po los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­cu­lan so­bre la cau­sa de que com­por­ta­mien­tos lla­ma­ti­vos des­en­ca­de­na­dos por trau­mas gra­ves tam­bién apa­rez­can en ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res. Y re­sul­ta cu­rio­so, por­que es­tá de­mos­tra­do que el es­trés o los trau­mas no mo­di­fi­can la se­cuen­cia de los com­po­nen­tes del ma­te­rial ge­né­ti­co del ADN. En es­te ca­so las le­yes clá­si­cas de la trans­mi­sión de la he­ren­cia for­mu­la­das por Mendel no fun­cio­nan.

Pe­ro ¿có­mo se trans­mi­te en­ton­ces un trau­ma? Me­dian­te mi­cro-ARN, co­mo ha des­cu­bier­to ex­pe­ri­men­tan­do con ra­to­nes un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res di­ri­gi­dos por Isa­be­lle Man­suy en la Uni­ver­si­dad de Zu­rich (Sui­za). El mi­cro-ARN con­tro­la la fre­cuen­cia de ex­pre­sión de de­ter­mi­na­dos ge­nes.

Es­tos in­ves­ti­ga­do­res con­si­guie­ron de­mos­trar, por ejem­plo, que el es­trés mo­di­fi­ca en gran me­di­da la con­cen­tra­ción de mi­cro-ARN en el es­per­ma de los ra­to­nes, al igual que su com­por­ta­mien­to. Pe­ro es­tos ani­ma­les no eran los úni­cos en pre­sen­tar esas con­duc­tas lla­ma­ti­vas, tam­bién apa­re­cían en sus des­cen­dien­tes, a pe­sar de que nun­ca ha­bían su­fri­do es­trés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.