Pri­me­ro os­cu­re­ce y lue­go se ha­ce de no­che: el ecua­dor es el lu­gar don­de más rá­pi­do ocu­rre es­to.

Geo - - GEO NOTICIAS -

Cuan­do el sol des­apa­re­ce tras el ho­ri­zon­te la os­cu­ri­dad rei­na so­bre la Tie­rra. Pe­ro ¿por qué? Es­ta­mos ro­dea­dos de mi­ría­das de estrellas re­par­ti­das en mi­les de mi­llo­nes de ga­la­xias. En teo­ría, esa luz de­be­ría bas­tar pa­ra que el cie­lo si­guie­ra ilu­mi­na­do co­mo si fue­ra de día, in­clu­so aun­que“nues­tro“sol ha­ya des­apa­re­ci­do tras el ho­ri­zon­te. No so­mos los pri­me­ros en ha­cer­nos es­ta pre­gun­ta. De he­cho, al­gu­nos de los más fa­mo­sos as­tró­no­mos de la his­to­ria ya tra­ta­ron de res­pon­der a ella. Por ejem­plo, en el si­glo XVII Johan­nes Ke­pler creía ha­ber en­con­tra­do en la os­cu­ri­dad la prue­ba de que el uni­ver­so te­nía un ta­ma­ño re­la­ti­va­men­te li­mi­ta­do –en su opi­nión, no ha­bía su­fi­cien­tes estrellas o pun­tos de luz co­mo pa­ra cu­brir por com­ple­to el fir­ma­men­to–. Hoy en día sa­be­mos que el nú­me­ro y la dis­tri­bu­ción de las estrellas son su­fi­cien­tes pa­ra lle­nar de luz nues­tros ojos, in­clu­so de no­che. Por eso se ha bus­ca­do una nue­va ex­pli­ca­ción de la os­cu­ri­dad noc­tur­na: el uni­ver­so es­tá en cons­tan­te ex­pan­sión des­de que se pro­du­jo el big bang ha­ce 14.000 mi­llo­nes de años; las ga­la­xias se dis­per­san. El re­sul­ta­do es que la dis­tan­cia me­dia de se­pa­ra­ción en­tre nues­tra Vía Lác­tea y otras ga­la­xias es de 10 ele­va­do a 23 ki­ló­me­tros. Por tan­to, ten­drían que pa­sar to­da­vía mu­chos más años de los que tie­ne el uni­ver­so pa­ra que la luz de la es­tre­lla más le­ja­na lle­ga­ra has­ta nues­tros ojos.

Tam­bién sor­pren­de a mu­chas per­so­nas que en los tró­pi­cos se ha­ga de no­che muy rá­pi­da­men­te mien­tras que en el nor­te y el sur del pla­ne­ta to­da­vía exis­te una re­la­ti­va cla­ri­dad tiem­po des­pués de la pues­ta de sol. Es­to tam­bién tie­ne su ex­pli­ca­ción. Se­gún la de­fi­ni­ción de los as­tró­no­mos, la pues­ta de sol co­mien­za cuan­do el pun­to cen­tral del dis­co so­lar to­ca el ho­ri­zon­te y ter­mi­na cuan­do el sol es­tá seis gra­dos por de­ba­jo del ho­ri­zon­te. Co­mo en las pro­xi­mi­da­des del ecua­dor el sol cru­za ca­si per­pen­di­cu­lar­men­te la lí­nea del ho­ri­zon­te, se ocul­ta re­la­ti­va­men­te rá­pi­do tras él. Sin em­bar­go, en Eu­ro­pa cru­za la lí­nea del ho­ri­zon­te des­cri­bien­do un án­gu­lo plano de 40 gra­dos y por eso re­co­rre esa dis­tan­cia mu­cho más len­ta­men­te. Ese es el mo­ti­vo por el que du­ran­te lar­go tiem­po si­gue ha­bien­do cla­ri­dad su­fi­cien­te co­mo pa­ra leer el pe­rió­di­co al ai­re li­bre sin ne­ce­si­dad de luz ar­ti­fi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.