DE FE­BRE­RO DE 1989, BER­LÍN ES­TE

Geo - - GEO NOTICIAS -

Ch­ris Guef­froy y Ch­ris­tian Gau­dian, am­bos de 20 años, lle­van ho­ras rep­tan­do por la fran­ja fron­te­ri­za jun­to al ca­nal Brit­zer Ver­bin­dungs­ka­nal. So­lo que­da el úl­ti­mo obs­tácu­lo: una va­lla de ace­ro de tres me­tros de al­to.

Los jó­ve­nes lan­zan con di­fi­cul­tad dos cuer­das con gar­fios al otro la­do de la va­lla. De re­pen­te sue­na una si­re­na y los sol­da­dos abren fue­go. Una ba­la pe­ne­tra en el co­ra­zón de Guef­froy, que mue­re mi­nu­tos des­pués; su ami­go so­bre­vi­ve y es de­te­ni­do.

Ch­ris Guef­froy no es la úl­ti­ma víc­ti­ma del Mu­ro, pe­ro es el úl­ti­mo re­fu­gia­do ase­si­na­do a ba­la­zos.

Los pe­rio­dis­tas oc­ci­den­ta­les se en­te­ran de la muerte y una ola de acu­sa­cio­nes se de­rra­ma so­bre la RDA. Es tan fuer­te que Ho­nec­ker ins­ta a su con­fi­den­te Egon Krenz, de 51 años, a le­van­tar la or­den de dis­pa­rar a ma­tar. En el Po­lit­bu­ró del SED (Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ale­ma­nia, el par­ti­do gu­ber­na­men­tal), Krenz es res­pon­sa­ble de la se­gu­ri­dad, en­tre otros te­mas. In­ter­na­men­te ex­pli­ca la can­ce­la­ción de la or­den de dis­pa­rar con es­tas pa­la­bras: “Me­jor per­mi­tir que al­guien se es­ca­pe que uti­li­zar ar­mas de fue­go en la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual”.

Des­de la lle­ga­da de la Pe­res­troi­ka de Gor­ba­chov, el Go­bierno ya no pue­de im­po­ner­se con tan­ta du­re­za co­mo so­lía ha­cer­lo du­ran­te los años an­te­rio­res. Ade­más, se pro­du­cen du­ras crí­ti­cas con­tra la RDA ya en enero des­pués de un in­ci­den­te sin pre­ce­den­tes que ocu­rre en Leip­zig. Allí se reúnen al me­nos 500 ciu­da­da­nos en lo que es una de las ma­yo­res ac­cio­nes de pro­tes­ta des­de la su­ble­va­ción po­pu­lar de 1953: so­bre to­do se tra­ta de per­so­nas que han so­li­ci­ta­do ha­ce años que se les per­mi­ta aban­do­nar la RDA. Una “so­li­ci­tud ile­gí­ti­ma de tras­la­do”, se­gún el len­gua­je del ré­gi­men.

En es­te mo­men­to hay más de 100.000 so­li­ci­tan­tes de es­te ti­po en la RDA. Se les ha prohi­bi­do ejer­cer sus pro­fe­sio­nes, y a me­nu­do, ami­gos y fa­mi­lia­res rom­pen la­zos con ellos; ya no tie­nen na­da que per­der. Eso les per­mi­te cri­ti­car sin ro­deos la si­tua­ción en la RDA jun­to con los po­cos opo­si­to­res que que­dan den­tro del país.

La Sta­si de­tie­ne a 53 par­ti­ci­pan­tes en la ma­ni­fes­ta­ción de Leip­zig, y el eco internacional es de­vas­ta­dor. La Con­fe­ren­cia so­bre Se­gu­ri­dad y Coope­ra­ción en Eu­ro­pa se reúne en Vie­na; los mi­nis­tros de ex­te­rio­res de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos pro­tes­tan en sus dis­cur­sos fi­na­les enér­gi­ca­men­te con­tra las de­ten­cio­nes. Y des­de Ale­ma­nia oc­ci­den­tal, Deuts­chland­funk, una emi­so­ra de ra­dio que tie­ne mu­chos oyen­tes en la RDA, ofre­ce am­plia co­ber­tu­ra de la ac­ción de la Sta­si. Co­mo con­se­cuen­cia, Ho­nec­ker pron­to se ve obli­ga­do a li­be­rar in­clu­so al ora­dor prin­ci­pal de la ma­ni­fes­ta­ción.

Du­ran­te es­tos me­ses, el je­fe del SED ne­ce­si­ta que el país es­té tran­qui­lo: en oc­tu­bre se ce­le­bra el 40 aniver­sa­rio del Es­ta­do.

Sin em­bar­go, la tran­qui­li­dad no so­lo es­tá ame­na­za­da por los des­con­ten­tos en el pro­pio país y las crí­ti­cas oc­ci­den­ta­les, sino tam­bién por los Es­ta­dos her­ma­nos del Blo­que del Es­te. La Cor­ti­na de Hie­rro que di­vi­de Eu­ro­pa des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.