DE MA­YO, BER­LÍN ES­TE, PRENZ­LAUER BERG

Geo - - GEO NOTICIAS -

En la ca­lle Oder­ber­ger Straße, uno de los po­quí­si­mos can­di­da­tos de la opo­si­ción que ha lo­gra­do pre­sen­tar­se a elec­cio­nes lo­ca­les en la RDA se me­te en la ca­bi­na elec­to­ral y vo­ta en con­tra de sí mis­mo. Igual que cien­tos de opo­si­to­res, Matthias Klipp, un ingeniero ci­vil de 27 años, es­tá tra­ba­jan­do pa­ra des­en­mas­ca­rar al SED en las elec­cio­nes.

Las elec­cio­nes son un asun­to de­li­ca­do. El SED se ali­men­ta de la fic­ción de que el pue­blo y el Es­ta­do son lo mis­mo, por eso siem­pre ma­ni­pu­la los re­sul­ta­dos de ma­ne­ra que los vo­tos en con­tra nun­ca su­peren el 1%: el Par­ti­do eli­mi­na a ciu­da­da­nos re­bel­des del re­gis­tro elec­to­ral, crea co­le­gios elec­to­ra­les es­pe­cia­les don­de los vo­tos no se re­cuen­tan pú­bli­ca­men­te e ins­ta a las co­mi­sio­nes elec­to­ra­les a ma­qui­llar re­sul­ta­dos no desea­dos.

An­tes de las elec­cio­nes lo­ca­les, sin em­bar­go, la Sta­si re­gis­tra un cre­cien­te des­con­ten­to po­pu­lar. Una y otra vez, los le­mas de pro­tes­ta apa­re­cen en las pa­re­des de edi­fi­cios. En uno se lee: Wer die Wahl hat, hat die Qual, wer nicht wählt, wird ge­quält (que vie­ne a sig­ni­fi­car “Vo­tar es una tor­tu­ra, y al que no vo­ta lo tor­tu­ran”) o DDR-KZ (“RDA, cam­po de con­cen­tra­ción”). Pro­tes­tas ais­la­das ya se han pro­du­ci­do du­ran­te elec­cio­nes an­te­rio­res, pe­ro es­ta vez la re­sis­ten­cia es ma­yor. La cau­sa hay que bus­car­la tam­bién en los acon­te­ci­mien­tos en la URSS: en las elec­cio­nes al Con­gre­so de los Dipu­tados del Pue­blo, ce­le­bra­das en el mes de mar­zo, Gor­ba­chov ha vo­ta­do de for­ma pú­bli­ca en una ca­bi­na, un ta­bú en los paí­ses so­cia­lis­tas.

En la RDA, los ac­ti­vis­tas han es­tu­dia­do la ley elec­to­ral. No ha si­do fá­cil por­que so­lo hay unos po­cos ejem­pla­res dis­po­ni­bles. Es allí don­de los opo­si­to­res des­cu­bren dos de­re­chos: el de in­cluir can­di­da­tos al­ter­na­ti­vos en la lis­ta uni­ta­ria... y el de su­per­vi­sar el es­cru­ti­nio en los co­le­gios elec­to­ra­les. Pe­ro so­lo un can­di­da­to in­de­pen­dien­te lle­ga a in­cluir­se: Matthias Klipp. To­dos los de­más in­ten­tos son frus­tra­dos por el SED. Klipp y sus ami­gos, sin em­bar­go, se ha­cen con el con­trol de un “co­mi­té de dis­tri­to re­si­den­cial”, un gre­mio que re­pre­sen­ta a los ciu­da­da­nos que ha­bi­tan en un blo­que de vi­vien­das.

Co­mo en la man­za­na de Klipp hay un nú­me­ro es­pe­cial­men­te al­to de opo­si­to­res, él y sus ami­gos con­si­guen la ma­yo­ría en el co­mi­té y eli­gen a Klipp co­mo can­di­da­to pa­ra las elec­cio­nes a la Asam­blea de los Dis­tri­tos Mu­ni­ci­pa­les, con lo que su nom­bre apa­re­ce en la pa­pe­le­ta jun­to a los ca­ma­ra­das del SED. Klipp man­da im­pri­mir car­te­les con su fo­to y or­ga­ni­za fies­tas elec­to­ra­les con cien­tos de in­vi­ta­dos.

No obs­tan­te, no vo­ta por sí mis­mo el sie­te de ma­yo de 1989. Por­que so­lo una pa­pe­le­ta en la que se han ta­cha­do los nom­bres de to­dos los can­di­da­tos se con­si­de­ra vo­to en con­tra; si se que­da tan so­lo un nom­bre, se con­si­de­ra vo­to a fa­vor. Por eso Klipp tam­bién ta­cha su pro­pio nom­bre, co­mo ex­pre­sión de re­cha­zo al sis­te­ma.

Po­cas ho­ras des­pués vuel­ve al co­le­gio elec­to­ral. Es­ta vez pa­ra ob­ser­var el es­cru­ti­nio. En to­tal, los opo­si­to­res su­per­vi­san más de mil co­le­gios elec­to­ra­les en cer­ca de 50 mu­ni­ci­pios. Re­gis­tran una par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral en­tre el 60 y el 80% y un por­cen­ta­je de vo­tos en con­tra que os­ci­la en­tre el 3 y el 30%. Una ca­tás­tro­fe pa­ra el SED.

Por la no­che, sin em­bar­go, el di­rec­tor elec­to­ral Egon Krenz co­mu­ni­ca en la te­le­vi­sión el si­guien­te re­sul­ta­do: vo­tos a fa­vor, 98,77%; vo­tos en con­tra, al­go más del 1%. Ca­si co­mo siem­pre. Na­da ha cam­bia­do. ¿Hay un gri­to de in­dig­na­ción? En las igle­sias y las vi­vien­das de los po­cos ac­ti­vis­tas: sí. En otros lu­ga­res, no. Pron­to cir­cu­lan los re­sul­ta­dos de los ob­ser­va­do­res elec­to­ra­les de la opo­si­ción, pe­ro so­lo 300 per­so­nas fir­man men­sa­jes de pro­tes­ta. El pue­blo se que­da ca­lla­do.

Sin em­bar­go, mu­chos se dan cuen­ta de lo que tam­bién Matthias Klipp es­tá vien­do con cla­ri­dad aho­ra: que los di­ri­gen­tes del SED no so­lo son lo que to­do el mun­do sa­be: “vie­jos se­ni­les e ig­no­ran­tes sin cul­tu­ra”, sino “pu­ros cri­mi­na­les que in­frin­gen sus pro­pias le­yes”. Más tar­de, en oto­ño, ape­nas ha­brá ma­ni­fes­ta­ción don­de fal­ten car­te­les con­tra el frau­de elec­to­ral del sie­te de ma­yo.

2 de ma­yo, Heg­yes­ha­lom: un sol­da­do hún­ga­ro abre la va­lla fron­te­ri­za que se­pa­ra el país de Aus­tria. Aun­que es­ta si­gue vi­gi­la­da por pa­tru­llas, mu­chos ciu­da­da­nos de la RDA la ven co­mo un nue­vo ca­mino pa­ra huir al oes­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.