DE AGOS­TO, SO­PRON, HUN­GRÍA

Geo - - GEO NOTICIAS -

Dos per­so­nas lle­gan a Aus­tria y to­da­vía no se lo creen. An­te la cá­ma­ra de un re­por­te­ro, uno di­ce que ha via­ja­do en autobús a la fron­te­ra y sim­ple­men­te la ha cru­za­do ca­mi­nan­do; el otro se en­co­ge re­pe­ti­da­men­te de hom­bros y di­ce: “Li­bres, pues”. Des­pués, sin equi­pa­je, con­ti­núan por la ca­rre­te­ra y se aden­tran en Aus­tria, ca­mi­nan ha­cia Oc­ci­den­te.

Igual que ellos, otros 800 ciu­da­da­nos de la RDA han apro­ve­cha­do un hue­co. Du­ran­te me­dia jor­na­da, Hun­gría ha abier­to la fron­te­ra en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de So­pron: un an­ti­ci­po, una ame­na­za. Des­de prin­ci­pios de ju­lio, cuan­do co­men­za­ron las va­ca­cio­nes de ve­rano en la RDA, una Hun­gría ca­len­ta­da por el sol se es­tá lle­nan­do de tu­ris­tas y re­fu­gia­dos. Con tem­pe­ra­tu­ras de 35 gra­dos cen­tí­gra­dos, acam­pan en par­ques y jar­di­nes o duer­men en el co­che, ali­men­ta­dos con mu­cho es­fuer­zo por or­ga­ni­za­cio­nes de ayu­da. Cre­cen los cam­pa­men­tos im­pro­vi­sa­dos de tien­das de cam­pa­ña. El pro­le­ta­ria­do so­cia­lis­ta hu­ye de su país, ca­da ima­gen de te­le­vi­sión es una hu­mi­lla­ción pa­ra Ho­nec­ker.

Na­die co­no­ce cuán­tas per­so­nas es­tán dis­pues­tas a huir. Pe­ro la Sta­si tie­ne in­for­ma­ción co­mo pa­ra preo­cu­par­se so­bre el ti­po de per­so­nas de que se tra­ta: la ma­yo­ría son me­no­res de 40 años, gen­te con una bue­na for­ma­ción pro­fe­sio­nal, per­so­nas que has­ta aho­ra no han lla­ma­do la aten­ción ni ex­pre­sa­do crí­ti­cas ni so­li­ci­ta­do per­mi­so pa­ra aban­do­nar el país.

Así, da­do que la gen­te no re­gre­sa de las va­ca­cio­nes y se que­da en Hun­gría es­pe­ran­do una oca­sión pa­ra huir, mu­chas lo­ca­li­da­des de la RDA em­pie­zan a no­tar la fal­ta de mé-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.