DE OC­TU­BRE, LEIP­ZIG, RDA

Geo - - GEO NOTICIAS -

El día de­ci­si­vo. Así lo sien­ten mu­chos. Si el SED quie­re so­me­ter al pue­blo a ba­la­zos lo ha­rá en Leip­zig.

Ca­da lu­nes, des­de el fi­nal de las va­ca­cio­nes de ve­rano, los pas­to­res de la igle­sia de San Ni­co­lás or­ga­ni­zan en su tem­plo ora­cio­nes por del Co­mi­té Cen­tral: “¡No de­be ha­ber dis­pa­ros en Leip­zig!” Krenz afir­ma­rá más tar­de ha­ber da­do las ins­truc­cio­nes co­rres­pon­dien­tes a los tres mi­nis­tros res­pon­sa­bles de In­te­rior, Se­gu­ri­dad del Es­ta­do y Ejér­ci­to.

Me­dio­día: va­rias ve­ces, los fun­cio­na­rios de Leip­zig pre­gun­tan a sus su­pe­rio­res en Ber­lín qué de­ben ha­cer. ¿Cuá­les son las ór­de­nes? No re­ci­ben nin­gu­na res­pues­ta. Más o me­nos al mis­mo tiem­po, los gru­pos opo­si­to­res de Leip­zig pu­bli­can un lla­ma­mien­to pa­ra la no vio­len­cia.

16 ho­ras: Kurt Ma­sur, je­fe de la fa­mo­sa Or­ques­ta de la Ge­wand­haus de Leip­zig, y otros dos res­pe­ta­dos ciu­da­da­nos ne­go­cian una de­cla­ra­ción co­mún con tres fun­cio­na­rios de la di­rec­ción del SED. Pe­ro los ca­ma­ra­das du­dan si fir­mar o no el lla­ma­mien­to.

17 ho­ras: ya ha­ce ho­ras que se han lle­na­do cua­tro igle­sias lu­te­ra­nas, ha­ce tiem­po que la igle­sia de San Ni­co­lás se ha que­da­do pe­que­ña. Un pá­rro­co anun­cia du­ras prue­bas: “No fal­ta­rán po­rras con las que nos pe­ga­rán en la ca­be­za y con las que tra­ta­rán de fre­nar­nos, pe­ro es­te ca­mino no se pue­de des­an­dar. Ca­mi­na­re­mos y ca­mi­na­re­mos y ca­mi­na­re­mos y no per­mi­ti­re­mos que nos vuel­van a tra­tar co­mo si fué­ra­mos ni­ños.”

18 ho­ras: los pri­me­ros sa­len de la igle­sia. No se lo pue­den creer: se han reuni­do 70.000 per­so­nas que ca­mi­nan ha­cia la es­ta­ción de fe­rro­ca­rril. Lle­van so­lo unas pan­car­tas.

18.05 ho­ras: la me­lo­día del Stadt­funk, la ra­dio mu­ni­ci­pal, sue­na des­de al­ta­vo­ces fi­ja­dos en pos­tes. Mu­chos se so­bre­sal­tan: ¿van a de­cre­tar el es­ta­do de ex­cep­ción, van a co­mu­ni­car la or­den de dis­pa­rar?

En vez de eso es­cu­chan la voz de Kurt Ma­sur, que lee el lla­ma­mien­to al que fi­nal­men­te se han su­ma­do los tres fun­cio­na­rios del SED: “Les ro­ga­mos en­ca­re­ci­da­men­te pru­den­cia pa­ra per­mi­tir un diá­lo­go pa­cí­fi­co.” Mi­les res­pon­den ali­via­dos: “¡No­so­tros so­mos el pue­blo!” Mu­chos po­li­cías sus­pi­ran de ali­vio.

Pe­ro el más im­por­tan­te fun­cio­na­rio lo­cal del SED no ha fir­ma­do: Hel­mut Hac­ken­berg, je­fe de la di­rec­ción ope­ra­ti­va del dis­tri­to y, por lo tan­to, má­xi­mo co­man­dan­te so­bre el te­rreno. Si­gue es­pe­ran­do ór­de­nes des­de Ber­lín es­te. Pe­ro no hay ma­ne­ra de co­mu­ni­car­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.