17 DE OC­TU­BRE, BER­LÍN ES­TE

Geo - - GEO NOTICIAS -

Co­mo ca­da martes, el Po­lit­bu­ró del SED se reúne en la pla­za Wer­ders­cher Markt en una sa­la de pa­re­des re­ves­ti­das con ma­de­ra. 21 miem­bros y cin­co can­di­da­tos. La edad me­dia de los reuni­dos: 67 años.

Du­ran­te las se­ma­nas pa­sa­das, los gran­des del SED han re­ci­bi­do nu­me­ro­sas car­tas de fu­rio­sos so­cios del par­ti­do: “¡Que­ri­dos ca- ma­ra­das! ¡Exi­gi­mos que sa­quéis el Par­ti­do de su ac­tual es­tra­te­gia de­fen­si­va!” Cen­te­na­res de es­cri­tos así han lle­ga­do des­de prin­ci­pios de mes. El Po­lit­bu­ró se mues­tra cau­te­lo­so. Ya ha­bla de dis­cu­sión, ya arre­me­te con­tra “ata­ques con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios”.

¿Te­men los ca­ma­ra­das per­der su po­der? Pro­ba­ble­men­te to­da­vía no. “El pe­tro­le­ro ha na­ve­ga­do du­ran­te 40 años, ¿por qué de­ja­ría de ha­cer­lo de un mo­men­to a otro?”: con es­tas pa­la­bras, el miem­bro del Po­lit­bu­ró Gün­ter Scha­bows­ki des­cri­bi­ría más tar­de el pen­sa­mien­to ge­ne­ra­li­za­do de los lí­de­res del Par­ti­do. Pe­ro sí de­ben sa­cri­fi­car a al­guien, aun­que sea a mo­do de con­ju­ro: Ho­nec­ker.

Su de­rro­ca­mien­to co­mien­za di­rec­ta­men­te des­pués de la vi­si­ta de Gor­ba­chov con mo­ti­vo del 40 aniver­sa­rio. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral tie­ne que ir­se, de­ci­den Krenz y Scha­bows­ki en se­cre­to. Du­ran­te los días si­guien­tes, los gol­pis­tas bus­can alia­dos, cuen­tan una y otra vez qué miem­bros del Po­lit­bu­ró es­tán con ellos, quié­nes si­guen fie­les a Ho­nec­ker y quié­nes es­tán in­de­ci­sos.

Aquel martes, fi­nal­men­te, el pri­mer mi­nis­tro Wi­lli Stoph pre­sen­ta la so­li­ci­tud de sus­pen­der a Ho­nec­ker de sus car­gos por mo­ti­vos de sa­lud. El ar­gu­men­to es pu­ro pre­tex­to. Pe­ro des­en­ca­de­na una ava­lan­cha de crí­ti­cas con­tra el je­fe del Par­ti­do. Na­die lo re­fu­ta. Ho­nec­ker es­tá pro­fun­da­men­te he­ri­do.

El día an­te­rior ha vis­to por pri­me­ra vez a su nue­vo pue­blo. En el cen­tro de con­trol del Mi­nis­te­rio de In­te­rior ha vis­to imá­ge­nes de la ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da el lu­nes en Leip­zig. Es­tá fue­ra de sí y lo tie­nen que cal­mar una y otra vez: 100.000 per­so­nas en su con­tra, y ni un agen­te de policía in­ter­vie­ne.

Al día si­guien­te, Ho­nec­ker pre­sen­ta su di­mi­sión an­te el Co­mi­té Cen­tral, por mo­ti­vos de sa­lud, y pro­po­ne a Egon Krenz co­mo su­ce­sor. Ho­nec­ker aban­do­na la sa­la con una car­pe­ta de­ba­jo del bra­zo; pa­ra su sor­pre­sa, hay pe­rio­dis­tas es­pe­ran­do. Les mira bre­ve y fi­ja­men­te a los ojos. “Pues en­ton­ces, adiós”, les di­ce y se va.

Por la no­che, Krenz pro­nun­cia su pri­mer dis­cur­so te­le­vi­si­vo co­mo je­fe del SED. ¿Hay pa­la­bras nue­vas? No. Es exac­ta­men­te el mis­mo dis­cur­so que hi­zo por la tar­de en el Po­lit­bu­ró. De es­ta ma­ne­ra, pier­de al pue­blo ya des­de el sa­lu­do: “Que­ri­das y que­ri­dos ca­ma­ra­das”.

A prin­ci­pios de no­viem­bre, Krenz de­ci­de vol­ver a abrir la fron­te­ra con Che­cos­lo­va­quia. En­se­gui­da, otras 5.000 per­so­nas hu­yen a la em­ba­ja­da de Ale­ma­nia oc­ci­den­tal. Se alo­jan en tien­das de cam­pa­ña en pleno frío oto­ñal, su ac­ti­vi­dad prin­ci­pal con­sis­te en ha­cer co­la de­lan­te de las ca­se­tas de los ba­ños du­ran­te ho­ras.

El Go­bierno che­cos­lo­va­co es­tá har­to. El país no quie­re se­guir sien­do el cen­tro de aco­gi­da de “re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos pro­ve­nien­tes de la RDA”, co­mo di­cen. Pra­ga po­ne un ul­ti­má­tum al SED: o se cie­rra la fron­te­ra o se per­mi­te que los re­fu­gia­dos via­jen di­rec­ta­men­te a la RFA sin el ro­deo por la RDA.

Des­mo­ra­li­za­dos y sin fuer­zas, los lí­de­res del SED per­mi­ten la sa­li­da al oes­te. Ya que la fron­te­ra con Che­cos­lo­va­quia si­gue abier­ta, es­to sig­ni­fi­ca que el Mu­ro de fac­to ha caí­do. 23.000 ciu­da­da­nos de la RDA apro­ve­chan la opor­tu­ni­dad y hu­yen ese fin de se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.