18.53

Geo - - GEO NOTICIAS -

Du­ran­te ca­si una ho­ra, la rue­da de pren­sa an­te un cen­te­nar de pe­rio­dis­tas ha trans­cu­rri­do sin que Scha­bows­ki di­ga na­da sig­ni­fi­ca­ti­vo cuan­do, bal­bu­cean­do, lle­ga al te­ma de los via­jes. “Por eso, eh, he­mos de­ci­di­do, hoy, eh, apro­bar una nor­ma­ti­va que per­mi­te a cual­quier ciu­da­dano de la RDA, eh, sa­lir del país, eh, por pa­sos fronterizos de la RDA.” Un mur­mu­llo de vo­ces. El fun­cio­na­rio se si­gue es­for­zan­do por en­con­trar in­for­ma­ción en sus do­cu­men­tos, bal­bu­cea, va­ci­la.

Pre­gun­ta: “¿Y eso cuán­do en­tra en vi­gor?” Scha­bows­ki ho­jea sus pa­pe­les. “Que yo se­pa, eso en­tra en vi­gor... de in­me­dia­to...” Es la úl­ti­ma vez que el pue­blo le to­ma la pa­la­bra a un fun­cio­na­rio del SED. Po­cos mi­nu­tos des­pués de la rue­da de pren­sa, los pri­me­ros ha­bi­tan­tes de Ber­lín es­te lle­gan al pa­so fron­te­ri­zo de la ca­lle Born­hol­mer, don­de el dis­tri­to de Prenz­lauer Berg co­lin­da con el de Wed­ding. Ha­cia las 20.30 ho­ras, hay mi­les es­pe­ran­do; me­dia ho­ra des­pués, la mu­che­dum­bre ya se atas­ca a lo lar­go de un ki­ló­me­tro.

Los sol­da­dos fronterizos no sa­ben qué ha­cer. Nun­ca se han en­fren­ta­do a se­me­jan­te lle­ga­da ma­si­va de gen­te. Ade­más, pa­re­ce que un miem­bro del Po­lit­bu­ró aca­ba de anun­ciar li­ber­tad de mo­vi­mien­to en la te­le­vi­sión. En vano es­pe­ran ins­truc­cio­nes.

Lo mis­mo ocu­rre con los sol­da­dos fronterizos de to­do Ber­lín, pe­ro tam­bién con los em­plea­dos del fe­rro­ca­rril (el Reichs­bahn) en to­do el país, en cu­yas ven­ta­ni­llas de re­pen­te apa­re­ce gen­te pi­dien­do bi­lle­tes pa­ra via­jar a la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral.

Los sol­da­dos fronterizos de la ca­lle Born­hol­mer lla­man al Mi­nis­te­rio pa­ra la Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, pi­dien­do ór­de­nes. Y, si­guien­do las ins­truc­cio­nes re­ci­bi­das, abren a las 21.20 ho­ras una puer­ta. Ma­ta­se­llan los do­cu­men­tos de iden­ti­dad de la gen­te que cru­za la fron­te­ra, lo que en teo­ría ha­ce le­gal­men­te im­po­si­ble el re­gre­so de es­tas per­so­nas. Pe­ro es­te ges­to se­rá tan in­efi­caz co­mo el in­ten­to de ha­cer pa­sar a la mu­che­dum­bre por un di­mi­nu­to agu­je­ro: ha­cia las 23.30 ho­ras, los sol­da­dos fronterizos ti­ran la toa­lla, abren to­das las ba­rre­ras sin ha­ber re­ci­bi­do la or­den co­rres­pon­dien­te. Mi­les van al oes­te, llo­ran­do, ju­bi­lo­sos, sin ma­ta­se­llos.

28 años des­pués de la di­vi­sión de la ciu­dad, los ha­bi­tan­tes de Ber­lín oes­te y Ber­lín es­te se abra­zan, se ha ro­to una ba­rre­ra, so­lo por la pre­sión de la ca­lle y la im­po­ten­cia de los po­de­ro­sos. Y sin que so­na­ra un dis­pa­ro.

Los días si­guien­tes trans­cu­rren en un ir y ve­nir de vér­ti­go; en la an­ti­gua “fran­ja de la muerte”, ber­li­ne­ses y gen­te lle­ga­da de fue­ra ce­le­bran una fies­ta sin fin.

En la cú­pu­la del SED, al con­tra­rio, la mo­ral es­tá por los sue­los des­pués de la im­pre­vis­ta aper­tu­ra de la fron­te­ra. El je­fe de la Sta­si, Miel­ke, or­de­na a to­dos sus em­plea­dos que ocu­pen sus pues­tos. Krenz po­ne en aler­ta de com­ba­te a dos uni­da­des de éli­te del NVA (ejér­ci­to de la RDA), en­tre­na­dos en lu­cha

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.