LOS PIO­NE­ROS DEL AR­TE DE CO­RRER TE­NÍAN UN RO­BUS­TO TRA­SE­RO

Geo - - GEO NOTICIAS -

mi­llo­nes de años atrás. “En aquel en­ton­ces nues­tros an­te­pa­sa­dos afri­ca­nos ba­ja­ron de los ár­bo­les y se fue­ron con­vir­tien­do po­co a po­co en pea­to­nes”, nos cuen­ta, “ese fue el pri­mer pa­so, pe­ro to­da­vía no eran ca­pa­ces de co­rrer”.

Igual que un jo­ye­ro mues­tra a su clien­te­la las me­jo­res jo­yas de la ca­sa, Lie­ber­man va abrien­do ca­jo­nes y de­po­si­ta cui­da­do­sa­men­te so­bre la me­sa un crá­neo, hue­sos par­dus­cos de pier­nas, frag­men­tos de una pel­vis.

Son re­li­quias del Ho­mo erec­tus, del “ser hu­mano er­gui­do”. Ha­lla­das en Áfri­ca orien­tal, tie­nen por lo me­nos dos mi­llo­nes de años de an­ti­güe­dad. Co­rres­pon­den al tes­ti­go cla­ve más im­por­tan­te con que cuen­ta Lie­ber­man. Un hombre pri­mi­ti­vo que ya te­nía una des­con­cer­tan­te se­me­jan­za anató­mi­ca con no­so­tros y que su­peró un nue­vo re­to en la Edad de Pie­dra: fue el pri­mer co­rre­dor.

Lie­ber­man des­li­za los de­dos so­bre la cres­ta del hue­so ilía­co. En él se dis­tin­guen mues­cas don­de an­ta­ño se in­ser­ta­ban tur­gen­tes fi­bras mus­cu­la­res. El pro­pie­ta­rio de es­ta ca­de­ra es­ta­ba equi­pa­do con un ele­men­to cor­po­ral in­no­va­dor: un pro­nun­cia­do tra­se­ro. “Que en­tra­ba en ac­ción so­bre to­do al co­rrer”, ex­pli­ca Lie­ber­man. Ese pa­que­te mus­cu­lar man­tie­ne

fue el pri­mer es­pe­cia­lis­ta en ca­za ma­yor y el pri­mer co­rre­dor de fon­do de nues­tra lí­nea ge­nea­ló­gi­ca. Y, por lo que pa­re­ce, to­do un ar­tis­ta en lo que a adap­ta­ción se re­fie­re. Ha­ce dos mi­llo­nes de años su pai­sa­je pa­trio del Áfri­ca orien­tal ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do una pro­fun­da trans­for­ma­ción: las es­pe­sas sel­vas tro­pi­ca­les ha­bían des­apa­re­ci­do dan­do pa­so a la sa­ba­na de hier­ba. Los cla­nes del Ho­mo erec­tus re­co­lec­ta­ban ba­yas y raí­ces en ese ári­do pai­sa­je, a ve­ces tam­bién ca­rro­ña o miel. Pe­ro eso no de­bía de ser su­fi­cien­te, su­po­ne Lie­ber­man. Ha cal­cu­la­do las ne­ce­si­da­des ca­ló­ri­cas de es­te hombre pri­mi­ti­vo que lle­ga­ba a me­dir 1,85 me­tros de al­tu­ra y es­tá se­gu­ro de que “só­lo la ca­za le ga­ran­ti­za­ba un apor­te ali­men­ti­cio su­fi­cien­te­men­te ri­co. Un fi­le­te de an­tí­lo­pe con­tie­ne cin­co ve­ces más ener­gía que una can­ti­dad equi­pa­ra­ble de za­naho­rias”. En su opi­nión, las hue­llas de cor­tes que pre­sen­tan hue­sos de un­gu­la­dos fo­si­li­za­dos de aque­lla épo­ca cons­ti­tu­yen una prue­ba más, son obra del Ho­mo erec­tus que des­hue­sa­ba la car­ne con bi­fa­ces y ya no se con­ten­ta­ba con res­tos de ca­dá­ve­res.

Al prin­ci­pio los hom­bres pri­mi­ti­vos no te­nían lan­zas ni ar­cos ni fle­chas así que apro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.