CO­RRER ES UNA HA­BI­LI­DAD QUE MU­CHOS DE­BEN REAPREN­DER

Geo - - GEO NOTICIAS -

to­do cuan­do, en ca­li­dad de ex­per­to, afir­ma de sí mis­mo que es una ab­so­lu­ta me­dia­nía des­de un pun­to de vis­ta de­por­ti­vo. “Si has­ta yo pue­do co­rrer una ma­ra­tón en tres ho­ras y me­dia”, ex­cla­ma es­te hombre de es­ca­sa es­ta­tu­ra que pa­sa des­aper­ci­bi­do en me­dio de una mu­che­dum­bre, “eso quie­re de­cir que tam­bién pue­de lo­grar­lo prác­ti­ca­men­te to­do aquel que ten­ga un or­ga­nis­mo sano”.

sie­te de la ma­ña­na, de­lan­te de la ca­sa de Lie­ber­man, cer­ca de la uni­ver­si­dad. Ob­je­ti­vo del en­tre­na­mien­to: co­rrer a in­ter­va­los. Hay que co­rrer rá­pi­do, des­pués más len­to, lue­go otra vez más rá­pi­do. El ca­te­drá­ti­co se ha pro­pues­to al­can­zar una ve­lo­ci­dad de un ki­ló­me­tro ca­da cua­tro mi­nu­tos en las eta­pas más rá­pi­das. Di­ce que lo ne­ce­si­ta. Ese li­ge­ro ti­rón des­pués en los múscu­los... ¡qué sen­sa­ción tan es­tu­pen­da! Lie­ber­man po­ne en mar­cha su cro­nó­me­tro y sa­le co­rrien­do ca­lle aba­jo, cru­za la Mas­sa­chu­setts Ave­nue y con­ti­núa ha­cia el oes­te.

Exa­mi­na a to­dos los co­rre­do­res con los que se cru­za o a los que ade­lan­ta. ¿Cuál es la fre­cuen­cia de sus pi­sa­das? ¿Qué pos­tu­ra adop­tan? Ese de allí: pa­sos ex­ce­si­va­men­te gran­des, no tie­ne bue­na es­tam­pa, re­sul­ta tor­pe. Esa otra tie­ne la ca­de­ra de­ma­sia­do in­cli­na­da, co­rre aba­lan­zán­do­se so­bre la pier­na es­ti­ra­da. De­be­ría po­ner­se de­re­cha. Y dar pa­sos pla­nos y rá­pi­dos, en­tre 170 y 180 por mi­nu­to. “Más pa­sos sig­ni­fi­ca me­nos pre­sión so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes en ca­da im­pac­to. Y me­nos ener­gía que ac­túa so­bre el cuer­po”. Y eso es si­nó­ni­mo de me­nos le­sio­nes.

“Co­rrer es una ha­bi­li­dad que mu­chos tie­nen que apren­der de nue­vo”, ex­pli­ca. Uno po­dría pen­sar que es­te hombre de pe­lo cres­po y gris, con esa ca­mi­se­ta on­dean­te y esas san­da­lias, es un fri­ki, el gu­rú de al­gu­na sec­ta mi­ni­ma­lis­ta. A él le da igual. Lo que no le da igual es lo que otros pien­sen so­bre su for­ma fí­si­ca. Nun­ca uti­li­za el as­cen­sor del ins­ti­tu­to. Lla­ma la aten­ción que mu­chos de los que tra­ba­jan con él suben tam­bién por la es­ca­le­ra. Y ba­jo nin­gún con­cep­to re­ba­ja­ría su ve­lo­ci­dad al co­rrer por los al­re­de­do­res del re­cin­to uni­ver­si­ta­rio. “No quie­ro que la gen­te di­ga que soy un flo­jo”.

A los seis ki­ló­me­tros di­vi­sa un pe­rro, so­lo un par de cien­tos de me­tros por de­lan­te. Ne­gro, de pe­lo lar­go. Una co­rre­do­ra lo lle­va su­je­to con una co­rrea. ¡Bin­go! Qué opor­tuno, por­que jus­to en ese mo­men­to le to­ca ace­le­rar. “Un ob­je­ti­vo en mo­vi­mien­to ¡es­tu­pen­do!”, gri­ta el in­ves­ti­ga­dor y sube el rit­mo. En el or­de­na­dor de la ofi­ci­na tie­ne una fo­to don­de se le ve de­lan­te de una ma­na­da de ñúes en Áfri­ca, ves­ti­do con ro­pa de­por­ti­va. El Lie­ber­man ca­za­dor y hombre pri­mi­ti­vo pa­sa vo­lan­do jun­to al pe­rro.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.