“QUE­RÍA APREN­DER A LEER

Geo - - GEO NOTICIAS -

más pro­fun­do de la es­pe­su­ra. “En la épo­ca de llu­vias sus fin­cas es­tán ais­la­das de la ci­vi­li­za­ción”, ex­pli­ca Soriano. “En­ton­ces la so­le­dad se con­vier­te en cas­ti­go y la vi­da ter­mi­na sien­do una exis­ten­cia sin es­pe­ran­za”.

De ahí sur­gió ha­ce ca­si 20 años la idea de se­guir el ca­mino opues­to. Soriano re­co­pi­la­ba li­bros y los lle­va­ba al in­te­rior de la es­pe­su­ra a lo­mos de un bu­rro pres­ta­do. Re­me­mo­ra: “Co­mo mí­ni­mo te­nía que en­se­ñar el abe­ce­da­rio a mis alum­nos de la sel­va pa­ra que pu­die­ran ha­cer al­go con los li­bros”.

Lle­ga­mos al cen­tro del pue­blo, un cru­ce de dos pis­tas. Un par de pe­que­ñas tien­das, el bar fun­cio­na a pleno ren­di­mien­to a pri­me­ra ho­ra de la tar­de. Los ni­ños sa­len co­rrien­do ha­cia el bu­rro, re­bus­can con desen­vol­tu­ra en las bol­sas de li­bros, un chi­co se mon­ta a lo­mos de Al­fa de­trás del maes­tro. Una mu­jer ma­yor co­ge con con­fian­za el bra­zo de Soriano y le ha­bla afec­tuo­sa­men­te: “¿Qué tal es­tás, hi­jo mío? ¿Y tu mu­jer?”

En La Glo­ria es­tán or­gu­llo­sos de él. Al fin y al ca­bo, Soriano ha he­cho fa­mo­so es­te lu­gar. Ha­ce ya mu­cho que la idea de es­te Don Qui­jo­te so­li­ta­rio se ha con­ver­ti­do en una fun­da­ción con do­ce miem­bros ac­ti­vos y 5.000 li­bros. Es­tos “bi­blio­bu­rros” lle­gan ya has­ta zo­nas de di­fí­cil ac­ce­so co­mo Sie­rra Ne­va­da, en el nor­te de Co­lom­bia.

Pe­ro la vi­da de Soriano si­gue gi­ran­do en torno a la so­le­dad. Co­mo en el ca­so de esa mu­jer que vi­ve so­la con su hi­ja pe­que­ña en una fin­ca en la sel­va. Es­ta­ba ob­se­sio­na­da con la idea de que una bue­na ma­dre tie­ne que leer a sus hi­jos cuen­tos pa­ra dor­mir. Pe­ro no po­día ha­cer­lo por­que nun­ca ha­bía ido a la es­cue­la. Así que el “bi­blio­bu­rro” fue pa­ra ella un re­ga­lo del cie­lo.

lo más rá­pi­do po­si­ble”, re­cuer­da Soriano, jun­to con su hi­ja y con ayu­da de los li­bros ilus­tra­dos que él des­car­ga­ba en su ca­ba­ña una vez al mes. Su hi­ja apren­dió rá­pi­do, sin em­bar­go a la ma­dre le cos­ta­ba mu­cho. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en que ha­bía es­cu­cha­do tan­tas ve­ces al­gu­nas de las his­to­rias que po­día re­pe­tir­las de memoria. A par­tir de en­ton­ces la mu­jer se sen­ta­ba to­das las no­ches jun­to a la ca­ma de su hi­ja, se po­nía el li­bro de­lan­te de la na­riz y ha­cía co­mo que leía. “La pe­que­ña lo sa­bía y le se­guía el jue­go”, cuen­ta Soriano, “y en aque­llos mo­men­tos las dos eran fe­li­ces”.

A las cua­tro y me­dia de la ma­ña­na del día si­guien­te sue­na el cla­xon de la ca­mio­ne­ta-ta­xi que he­mos apa­la­bra­do. To­da­vía es no­che ce­rra­da y no hay un alma en la ca­lle, sal­vo

El río Mag­da­le­na: más de 1.500 ki­ló­me­tros de la desem­bo­ca­du­ra a las fuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.