El gran­dí­si­mo cro­no­pio

Geo - - GEO ICONO -

Pro­duc­to del turismo y la di­plo­ma­cia", así de­fi­ni­ría su na­ci­mien­to, ha­ce aho­ra cien años, el que es­tá con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res es­cri­to­res ar­gen­ti­nos de to­dos los tiem­pos. Ju­lio Cortázar (1914-1984) fue hi­jo de un fun­cio­na­rio de la em­ba­ja­da ar­gen­ti­na en Bél­gi­ca, país que aban­do­na­ría ha­cia el fi­nal de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Tras una bre­ve es­tan­cia en Sui­za y Es­pa­ña, re­ca­la­rá en Bue­nos Ai­res, don­de trans­cu­rri­rá to­da su in­fan­cia. Ni­ño de ca­rác­ter en­fer­mi­zo, lec­tor vo­raz y es­cri­tor pre­ma­tu­ro, el jo­ven Cortázar co­mien­za pron­to a la­brar­se el ca­mino que le lle­va­rá a con­ver­tir­se en un clá­si­co de la li­te­ra­tu­ra en es­pa­ñol. Maes­tro y pro­fe­sor en ciu­da­des co­mo Bo­lí­var, Chi­vil­coy y Men­do­za, en 1946, con la vic­to­ria de Juan Domingo Pe­rón en las pre­si­den­cia­les, re­nun­cia a su pues­to y re­gre­sa a Bue­nos Ai­res, ciu­dad don­de co­mien­za a pu­bli­car sus pri­me­ros cuen­tos en los que deja in­tuir un par­ti­cu­lar uni­ver­so li­te­ra­rio. En 1948, ya con el tí­tu­lo de tra­duc­tor pú­bli­co de in­glés y fran­cés, tra­ta de pu­bli­car sin éxi­to sus pri­me­ras no­ve­las. En 1951, dis­con­for­me con la po­lí­ti­ca de Pe­rón, se au­to­exi­lia en Pa­rís, don­de tra­ba­ja co­mo tra­duc­tor de la obra de Ed­gar Alan Poe. Su tra­duc­ción es con­si­de­ra­da por los crí­ti­cos co­mo la me­jor rea­li­za­da has­ta el mo­men­to. En 1963 es­cri­be Ra­yue­la, no­ve­la de es­ti­lo su­rrea­lis­ta que le ha­rá mun­dial­men­te co­no­ci­do. Un año an­tes ha­bía es­cri­to His­to­rias de cro­no­pios y de fa­mas, per­so­na­jes sin­gu­la­res que le hi­cie­ron muy po­pu­lar. Com­pro­me­ti­do con la iz­quier­da, la po­lí­ti­ca nun­ca que­dó al mar­gen de sus es­cri­tos. Mue­re en Pa­rís en 1984.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.