EDI­TO­RIAL

Pa­ra ver las estrellas en las no­ches del Ber­lín ac­tual no hay que mi­rar al cie­lo, sino al bor­de de las ace­ras del ba­rrio ju­dío, fren­te a enor­mes por­ta­lo­nes ver­des, don­de bri­llan a la luz de los fa­ro­les con la in­ten­si­dad do­ra­da de la cul­pa com­par­ti­da; su L

Geo - - EDITORIAL -

Es­ti­ma­do lec­tor,

di­cen que lo feo es atrac­ti­vo, que pue­de lle­gar in­clu­so a ser emo­cio­nan­te, di­ver­ti­do, sen­sual. De he­cho, mu­chos son los que con­si­de­ran el dis­fru­te de la feal­dad más in­tere­san­te que la idea mis­ma de be­lle­za, siem­pre tan co­rrec­ta, tan per­fec­ta, tan som­bría y aburrida. Las ra­zo­nes so­bre las que sue­le asen­tar­se es­te sin­gu­lar pen­sa­mien­to son múl­ti­ples, pe­ro de en­tre to­das las que se es­gri­men a mí me gus­ta una: lo feo es hu­mano. A raíz de nues­tro te­ma de por­ta­da, ven­go es­tos días ha­cién­do­me la pre­gun­ta que aho­ra le for­mu­lo a us­ted: ¿dón­de re­si­de el en­can­to de Ber­lín? ¿Por qué des­pier­ta en el vi­si­tan­te sen­ti­mien­tos tan, có­mo di­ría, cau­ti­va­do­res? No sé a us­ted, pe­ro a mí so­lo se me ocu­rre una ra­zón con­vin­cen­te: por­que es te­rri­ble­men­te hu­ma­na. Con to­do lo bueno y lo ma­lo que es­to su­po­ne. Des­trui­da has­ta los ci­mien­tos du­ran­te la gue­rra, re­cons­trui­da des­pués ca­si con la mis­ma bru­ta­li­dad, Ber­lín po­see el atrac­ti­vo de un pre­sen­te im­per­fec­to, inaca­ba­do, con­ti­nuo. Y sí, es fea, o al me­nos no es bo­ni­ta. ¿Y qué? Ber­lín no es Pa­rís, ni Lon­dres, ni Ro­ma, ni Ma­drid. No po­see la gla­mu­ro­sa sen­sua­li­dad de la ca­pi­tal fran­ce­sa, ni el atrac­ti­vo po­der de la City, ni la emo­ción li­ber­ti­na de la ur­be eter­na, ni la ale­gría pe­ren­ne de la me­tró­po­lis es­pa­ño­la. Y sin em­bar­go Ber­lín es tan sen­sual, atrac­ti­va, emo­cio­nan­te y di­ver­ti­da co­mo cual­quie­ra de ellas. De­cía Fernando Pes­soa, po­nién­do­lo en bo­ca de uno de sus cé­le­bres he­te­ró­ni­mos, que “quien po­co quie­re, to­do tie­ne. Quien na­da, es li­bre”. Qui­zá re­si­da ahí el ver­da­de­ro atrac­ti­vo de Ber­lín, en su au­sen­cia de de­seo. No quie­re na­da, lo tie­ne to­do. Es li­bre. Y ejer­ce su li­ber­tad con la fran­que­za y la ho­nes­ti­dad del que exi­ge ser ol­vi­da­do por los dio­ses, sa­be­dor de su na­tu­ra­le­za pro­fun­da­men­te hu­ma­na. Pa­ra ver las estrellas en las no­ches del Ber­lín ac­tual no hay que mi­rar al cie­lo, sino al bor­de de las ace­ras del ba­rrio ju­dío, fren­te a enor­mes por­ta­lo­nes ver­des, don­de bri­llan a la luz de los fa­ro­les con la in­ten­si­dad do­ra­da de la cul­pa com­par­ti­da; su Lu­na no es blan­ca ni le­ja­na ni inal­can­za­ble, sino de cris­tal y tie­ne for­ma de cú­pu­la; y no hay un úni­co Sol, sino cen­te­na­res de ellos, col­ga­dos aquí y allá en­tre las ra­mas de los ár­bo­les, ilu­mi­nan­do los hö­fe de re­fle­jos irrea­les a la caí­da de la tar­de. En mi deam­bu­lar pau­sa­do por las ca­lles de Ber­lín –uno de los gran­des pla­ce­res que la ciu­dad ofre­ce– bus­qué, nu­bla­do por la ig­no­ran­cia, el vie­jo ca­fé Ro­ma­nis­ches. Du­ran­te los pri­me­ros años del si­glo XX el lo­cal fue co­mo un ho­gar pa­ra aquel que an­sia­ba un tra­ba­jo, ya fue­ra es­cri­bir, pin­tar, es­cul­pir, ha­cer una pe­lí­cu­la o una obra de tea­tro, abrir una jo­ye­ría o una za­pa­te­ría, es­tu­diar o sim­ple­men­te “pa­sar ham­bre”. Aquí se da­ban ci­ta hún­ga­ros, po­la­cos, yu­gos­la­vos, ru­sos, che­cos, aus­tria­cos, le­to­nes, bohe­mios, li­tua­nos, ju­díos y al­gún que otro es­pa­ñol des­pis­ta­do –o no–, co­mo los pe­rio­dis­tas Pla, Xam­mar y González-Ruano, y que, co­mo el Kä­se­bier de Ter­git, so­ña­ron una vez con la con­quis­ta de Ber­lín. O al me­nos so­bre­vi­vir en ella. En su at­mós­fe­ra vi­cia­da por el hu­mo del ta­ba­co, el re­cién lle­ga­do siem­pre en­con­tró una mano ami­ga a la que afe­rrar­se. El Ro­ma­nis­ches fue des­trui­do en su to­ta­li­dad por las bom­bas alia­das en 1943, pe­ro no su es­pí­ri­tu, que es el de la ciu­dad mis­ma. Así es Ber­lín. Fea, qui­zás, pe­ro muy hu­ma­na.

Ju­lián Due­ñas

Di­rec­tor de GEO. jdue­nas@gyj.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.