Un vis­ta­zo al pro­pio cuer­po

Ar­tis­tas desa­rro­llan un es­pe­jo que mues­tra nues­tro in­te­rior

Geo - - GEONOTICIAS -

Ima­gí­ne­se un es­pe­jo que no nos de­vuel­ve nues­tra ima­gen ex­te­rior, sino la in­te­rior. El sus­to se­ría ma­yúscu­lo pe­ro, una vez repuestos del mis­mo, qui­zá el asun­to no sea tan gra­ve. De he­cho, un pro­yec­to mé­di­co-ar­tís­ti­co desa­rro­lla­do es­tos días en el Mu­seo de Ar­te y Pu­bli­ci­dad de Pa­rís ofre­ce la po­si­bi­li­dad de acos­tum­brar­nos a se­me­jan­te vi­sión.

El pro­ce­so es el si­guien­te: en una fa­se pre­via se ra­dio­gra­fía a una per­so­na con un to­mó­gra­fo ob­te­nien­do, en prin­ci­pio, imá­ge­nes es­tá­ti­cas co­mo las ya co­no­ci­das de los ra­yos X, PET o TRM. Lue­go, la per­so­na se si­túa de­lan­te del “es­pe­jo di­gi­tal” y una cá­ma­ra es­pe­cial re­gis­tra los mo­vi­mien­tos cor­po­ra­les de la fi­gu­ra re­fle­ja­da. Es­to ha­ce que los múscu­los, hue­sos y ór­ga­nos es­ca­nea­dos pre­via­men­te acom­pa­sen su mo­vi­mien­to co­mo si de una ima­gen ani­ma­da se tra­ta­se. El dis­po­si­ti­vo adap­ta au­to­má­ti­ca­men­te la vis­ta in­te­rior del su­je­to a la pos­tu­ra que adop­ta y, cuan­do la per­so­na se mue­ve, su re­fle­jo in­terno se mue­ve con él. Es­to, que de mo­men­to pa­re­ce más bien un jue­go, en el fu­tu­ro po­dría ser útil des­de un pun­to de vis­ta mé­di­co, por ejem­plo, pa­ra diag­nos­ti­car al­te­ra­cio­nes del mo­vi­mien­to o pa­ra ob­te­ner una ima­gen pre­ci­sa an­tes de una in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.