Ve­jez enig­má­ti­ca

Des­cu­bri­mien­to sor­pren­den­te en la san­gre de una an­cia­na.

Geo - - GEONOTICIAS -

Una mu­jer ho­lan­de­sa de 115 años ha des­con­cer­ta­do a los cien­tí­fi­cos. En la san­gre de Hen­drik­je van An­del-Schip­per, con­ser­va­da tras su muerte, se ha­lla­ron in­di­cios de que las cé­lu­las ma­dre pro­duc­to­ras de san­gre pue­den “ex­tin­guir­se”.

Las cé­lu­las ma­dre es­tán con­si­de­ra­das co­mo la fuen­te de la ju­ven­tud del cuer­po hu­mano; a par­tir de ellas se pue­den for­mar en to­do mo­men­to cé­lu­las nue­vas con las más di­ver­sas fun­cio­nes. Pe­ro una gran par­te de los gló­bu­los blan­cos de es­ta mu­jer, que en el mo­men­to de su muerte era la se­gun­da per­so­na más vie­ja del mun­do, te­nía su ori­gen en so­lo dos de las cé­lu­las ma­dre co­rres­pon­dien­tes, mien­tras que los jó­ve­nes lle­gan a te­ner has­ta 20 .000.

Po­si­ble cau­sa de la pér­di­da: en ca­da di­vi­sión –tam­bién de las cé­lu­las ma­dre– se en­co­gen los te­ló­me­ros si­tua­dos en los ex­tre­mos de los cro­mo­so­mas, pro­te­gien­do el ADN. En las cé­lu­las san­guí­neas de la an­cia­na su lon­gi­tud se ha­bía re­du­ci­do a la die­ci­sie­tea­va par­te de la que te­nían en las cé­lu­las ner­vio­sas del ce­re­bro, que ape­nas se di­vi­den des­pués del na­ci­mien­to.

¿Có­mo vi­vió tan­to es­ta mu­jer? Ella mis­ma ex­pli­ca­ba que gra­cias a una die­ta es­pe­cial: aren­ques y zu­mo de naranja a dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.