El in­te­lec­tual con­se­cuen­te

Geo - - GEOICONO -

Aun­que nun­ca for­mó par­te de una co­mu­ni­dad re­li­gio­sa y tam­po­co apren­dió yi­dish, Iliá Eh­ren­burg (18911967) ja­más ne­gó su con­di­ción de ju­dío. Y qui­zá sin que­rer­lo, es­ta le mar­ca­ría de por vi­da. Na­ci­do en Kiev, con ca­tor­ce años mos­tró ya su alma de ac­ti­vis­ta par­ti­ci­pan­do en la Re­vo­lu­ción Ru­sa de 1905 y unién­do­se al año si­guien­te a un gru­po clan­des­tino bol­che­vi­que. De­te­ni­do por la policía se­cre­ta za­ris­ta en 1908, fue pues­to en li­ber­tad a la es­pe­ra de jui­cio, mo­men­to que apro­ve­chó pa­ra exi­liar­se en Pa­rís. De vuel­ta a Ru­sia, du­ran­te la Gran Gue­rra fue co­rres­pon­sal en el fren­te, y aun­que sim­pa­ti­zó con la pos­te­rior re­vo­lu­ción bol­che­vi­que, vol­ve­ría a aban­do­nar el país en 1921. Ese mis­mo año es­cri­bi­ría la que es­tá con­si­de­ra su me­jor no­ve­la, Ju­lio Ju­re­ni­to. Co­rres­pon­sal del dia- rio Iz­ves­tia en Pa­rís, en­tró en con­tac­to con la flor y na­ta de la cul­tu­ra eu­ro­pea. Per­so­na­jes de la ta­lla de Sar­tre, Ca­mus, Pi­cas­so, Bre­ton y Mal­raux fi­gu­ra­ron en­tre sus amistades. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, siem­pre fiel al es­tan­dar­te so­vié­ti­co, Eh­ren­burg for­mó par­te del de­par­ta­men­to edi­to­rial de Es­tre­lla Ro­ja, el pe­rió­di­co del ejér­ci­to ru­so. Fue allí don­de re­ci­bi­ría, jun­to a su ami­go Vas­sily Gross­man, un sin­gu­lar en­car­go del PCUS: do­cu­men­tar el ho­lo­caus­to de los ju­díos. El li­bro ne­gro –su te­rri­ble in­for­me– es la pri­me­ra re­co­pi­la­ción de tes­ti­mo­nios de su­per­vi­vien­tes que exis­te so­bre la Shoah. Sta­lin prohi­bi­ría su pu­bli­ca­ción en 1947. Des­de 1950, Eh­ren­burg, dipu­tado del So­viet Su­pre­mo sin per­te­ne­cer al PCUS, se con­vir­tió en una de las fi­gu­ras del Es­ta­do so­vié­ti­co más res­pe­ta­das a ni­vel internacional.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.