HI­MA­LA­YA

En bus­ca de los lí­mi­tes del cuer­po hu­mano

Geo - - PORTADA -

AL FILO DE LO PO­SI­BLE 60 vo­lun­ta­rios arries­gan sus vi­das en una ex­pe­di­ción mé­di­ca. ¿Su ob­je­ti­vo? Des­cu­brir la reac­ción del or­ga­nis­mo an­te la fal­ta de oxí­geno

RES­PI­RAR CON DI­FI­CUL­TAD. Mo­ver los de­dos de la mano y del pie pa­ra im­pe­dir que se con­ge­len. Y es­pe­rar. No se pue­de ha­cer más: es­ta­mos ex­haus­tos. Un gla­ciar en el Hi­ma­la­ya, en la zo­na fron­te­ri­za en­tre Tí­bet y Ne­pal, ca­si en la cum­bre de un gi­gan­te ne­va­do lla­ma­do Him­lung Hi­mal: es aquí, en di­mi­nu­tas tien­das de cam­pa­ña, don­de se api­ña el úl­ti­mo gru­po de la ex­pe­di­ción que el fo­tó­gra­fo Ste­fen Chow y yo acom­pa­ña­mos des­de ha­ce se­ma­nas... a cer­ca de 7.000 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

He­mos al­can­za­do el um­bral de la “zo­na de la muerte”: a par­tir de es­ta al­ti­tud, el ser hu­mano ni si­quie­ra se re­cu­pe­ra dur­mien­do. Va per­dien­do fuer­zas por mo­men­tos. No es lu­gar pa­ra que­dar­se. Pe­ro no po­de­mos ir­nos; al me­nos has­ta que lle­gue la ma­ña­na. Dor­mir tam­po­co es una op­ción: el ai­re es de­ma­sia­do fino. Rá­fa­gas de vien­to sa­cu­den la tien­da. Y la os­cu­ri­dad ha traí­do un frío ex­tre­mo, has­ta 30 gra­dos cen­tí­gra­dos ba­jo ce­ro.

Nues­tra si­tua­ción es “apre­ta­da”, co­mo di­rían los sui­zos: no hay hor­ni­llos de gas su- fi­cien­tes pa­ra de­rre­tir nie­ve. No hay tien­das su­fi­cien­tes, por lo que tres per­so­nas com­par­ten ca­da tien­da pe­que­ña, y nue­ve, las más gran­des. Ste­fen y yo com­par­ti­mos el úl­ti­mo pe­da­zo de co­mi­da, un pan de jen­gi­bre, con nues­tro com­pa­ñe­ro de tien­da.

¿Có­mo va­mos a pa­sar la no­che? ¿Qué ha­brá si­do de los miem­bros de nues­tro gru­po que die­ron la vuel­ta por ago­ta­mien­to y des­cen­die­ron? Pa­re­ce que una mu­jer se co­lap­só, los res­ca­tis­tas to­da­vía es­tán en ca­mino. So­lo po­de­mos es­pe­rar que to­dos su­peren sa­nos y sal­vos es­ta no­che. Que­dan on­ce ho­ras sin sol has­ta el ama­ne­cer.

La sa­tu­ra­ción de oxí­geno en nues­tra san­gre ha caí­do por de­ba­jo del 65%, un va­lor se­me­jan­te al de un pa­cien­te cardiaco a la es­pe­ra de un tras­plan­te de co­ra­zón. No­so­tros lo qui­si­mos así. Sa­bía­mos que a es­ta al­ti­tud nos con­ver­ti­ría­mos en en­fer­mos. Pre­ci­sa­men­te de eso tra­ta es­te ex­pe­ri­men­to.

El equi­po mé­di­co de nues­tra ex­pe­di­ción as­cien­de las la­de­ras del Him­lung Hi­mal, a 7.126 me­tros, pa­ra in­ves­ti­gar en cer­ca de 40 mon­ta­ñis­tas qué ocu­rre exac­ta­men­te en el cuer­po hu­mano cuan­do el oxí­geno em­pie­za a es­ca­sear. Es­tu­diar las reacciones del pul­món, el co­ra­zón, el ce­re­bro y los va­lo­res san­guí­neos. Cues­tio­nes que en su ma­yo­ría aún no se han con­tes­ta­do sa­tis­fac­to­ria­men­te... y cu­ya res­pues­ta no so­lo se bus­ca pa­ra los mon­ta­ñis­tas, sino en el in­te­rés de in­con­ta­bles pa­cien­tes de nues­tros hos­pi­ta­les. En el in­te­rés de la me­di­ci­na in­ten­si­va co­ti­dia­na.

Pa­ra ob­te­ner res­pues­tas, mé­di­cos y ayu­dan­tes de la aso­cia­ción Swiss-Ex­ped han ini­cia­do la más am­bi­cio­sa ex­pe­di­ción de “me­di­ci­na de al­tu­ra” de la his­to­ria: nun­ca an­tes, un equi­po de tan­tos in­ves­ti­ga­do­res y vo­lun­ta­rios ha­bía al­can­za­do una al­ti­tud tan con­si­de­ra­ble. El gru­po pla­ni­fi­có el pro­yec­to du­ran­te dos años. Aho­ra, sin em­bar­go, el éxi­to del via­je, y de to­do nues­tro es­fuer­zo, pen­de de un hi­lo. Y eso que to­do co­men­zó per­fec­ta­men­te.

CAM­PA­MEN­TO BA­SE AL BOR­DE de los gla­cia­res, 4.800 me­tros so­bre el ni­vel del mar, 16 días an­tes. Aquí co­mien­za el ex­pe­ri­men­to, aquí el ai­re por fin es lo su­fi­cien­te­men­te fino. Je­rin­gui­llas, cá­nu­las e ins­tru­men­tos de me-

di­ción pa­ra el aná­li­sis de san­gre se api­lan so­bre dos me­sas ple­ga­bles en una de las tien­das de cam­pa­ña trans­for­ma­das en la­bo­ra­to­rios. Do­ce­nas de ca­bles ser­pen­tean por el sue­lo. Allí nos api­ña­mos con cin­co mé­di­cos, ves­ti­dos con cha­que­tas de plu­ma y bo­tas de mon­ta­ña, al­re­de­dor del par­ti­ci­pan­te nú­me­ro 159: Urs Bo­lli­ger, 56 años, mon­ta­ñis­ta de Seen­gen, en el can­tón sui­zo de Aar­gau.

Co­mo la ma­yo­ría de no­so­tros, tam­bién él ha dor­mi­do mal. Su­fre do­lo­res de ca­be­za y fal­ta de ape­ti­to. Lle­gó al cam­pa­men­to ba­se ha­ce dos días, y le gus­ta­ría vol­ver a me­ter­se en el sa­co. A es­ta al­ti­tud con­vie­ne evi­tar es­fuer­zos. Pe­ro Bo­lli­ger an­da en una bi­ci­cle­ta es­tá­ti­ca.

Mon­ta­do en un “es­pi­roer­gó­me­tro”, el sui­zo pe­da­lea rum­bo al ago­ta­mien­to to­tal. Ja­dea fuer­te­men­te ba­jo la mas­ca­ri­lla que mi­de su res­pi­ra­ción. Su pul­so se ace­le­ra, la pre­sión san­guí­nea sube. “¡Res­pi­ra, muy bien, res­pi­ra!”, ex­cla­ma Jac­que­li­ne Pi­chler, la di­rec­to­ra cien­tí­fi­ca del gru­po, mien­tras le pin­cha en la ore­ja pa­ra to­mar una mues­tra de san­gre. Bo­lli­ger se es­fuer­za al má­xi­mo. Des­pués de quin­ce mi­nu­tos, con cer­ca de 180 va­tios, ti­ra la toa­lla.

“Muy bien”, le elo­gia Pi­chler... y se sien­ta pa­ra des­can­sar. Des­de la ma­ña­na, la in­ves­ti­ga­do­ra y sus co­le­gas han acom­pa­ña­do más de una do­ce­na de con­tro­les de ren­di­mien­to. Tam­bién ella sien­te el im­pac­to de la al­ti­tud.

JAC­QUE­LI­NE PI­CHLER, DE 34 AÑOS, es doc­to­ra en Me­di­ci­na In­ten­si­va en la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Ber­na, ca­pi­tal de Sui­za... y es al­pi­nis­ta. Ha es­ta­do en el Hi­ma­la­ya va­rias ve­ces, en al­ti­tu­des de has­ta 7.500 me­tros, aun­que “so­por­to mal el ai­re fino”, di­ce.

No obs­tan­te, as­cien­de... por la cien­cia. Pues Pi­chler in­ves­ti­ga las con­se­cuen­cias de la fal­ta de oxí­geno, la lla­ma­da “hi­po­xia”.

Ca­da año, cien­tos de mi­les de mon­ta­ñis­tas, es­quia­do­res, pe­re­gri­nos y mi­ne­ros se ex­po­nen al pe­li­gro de hi­po­xia al aden­trar­se en el ai­re fino de la al­ta mon­ta­ña. Nor­mal­men­te in­ha­la­mos cer­ca de 2.500 li­tros de oxí­geno al día; ca­da cé­lu­la del cuer­po lo ne­ce­si­ta pa­ra vi­vir. A al­ti­tu­des ele­va­das, sin em­bar­go, la pre­sión at­mos­fé­ri­ca dis­mi­nu­ye –y con ello, el oxí­geno dis­po­ni­ble pa­ra el cuer­po– un 10% por ca­da mil me­tros que se as­cien­de. Es de­cir, a 5.000 me­tros de al­ti­tud, el pul­món ob­tie­ne de ca­da in­ha­la­ción so­lo la mi­tad de la ener­gía que ob­ten­dría al ni­vel del mar. Cre­ce el ries­go de su­frir “mal de al­tu­ra”, pe­li­gro­sa en­fer­me­dad que co­mien­za con do­lo­res de ca­be­za, náu­seas y vó­mi­tos, pe­ro que en ca­sos gra­ves pue­de pro­vo­car da­ños ce­re­bra­les, ede­mas pul­mo­na­res y, fi­nal­men­te, la muerte.

Tam­bién en las tie­rras ba­jas, la fal­ta de oxí­geno no es un fe­nó­meno ra­ro. Es­pe­cia­lis­tas en me­di­ci­na in­ten­si­va co­mo Pi­chler ven ca­si a dia­rio pa­cien­tes que su­fren es­te pro­ble­ma, que sue­le desem­bo­car en la muerte: por ejem­plo, tras ac­ci­den­tes de trá­fi­co con gra­ves le­sio­nes pul­mo­na­res, des­pués de in­far­tos de mio­car­dio, in­to­xi­ca­cio­nes por hu­mo, in­fec­cio­nes o de­rra­mes ce­re­bra­les (ver grá­fi­co).

Co­mo el obre­ro de 55 años que lle­gó a la clí­ni­ca de Ber­na por­que un mar­ti­llo neu­má­ti­co le ha­bía caí­do so­bre la ca­ja to­rá­ci­ca: su co­ra­zón ha­bía de­ja­do de la­tir, hu­bo que re­ani­mar­lo. Los mé­di­cos tar­da­ron 15 mi­nu­tos en es­ta­bi­li­zar­lo. Du­ran­te la pa­rá­li­sis cir­cu­la­to­ria, sin em­bar­go, el ce­re­bro no re­ci­bió san­gre fres­ca, ri­ca en oxí­geno. Los mé­di­cos tu­vie­ron que in­du­cir un co­ma ar­ti­fi­cial, re­du­cien­do la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral del pa­cien­te a 33 gra­dos cen­tí­gra­dos: así, so­lo su memoria cor­ta se vio li­ge­ra­men­te afec­ta­da... y las al­te­ra­cio­nes des­apa­re­cie­ron po­cos días des­pués de que des­per­ta­ra.

¿Qué ocu­rrió exac­ta­men­te en las cé­lu­las de su cuer­po? ¿Por qué al­gu­nos pa­cien­tes son mu­cho más pro­pen­sos a te­ner pro­ble­mas de hi­po­xia que otros? ¿Có­mo se po­drían com­ba­tir me­jor las con­se­cuen­cias de la fal­ta de oxí­geno?

El pro­ble­ma prin­ci­pal es que los pa­cien­tes de la UCI son de­ma­sia­do dé­bi­les pa­ra es­tu­dios mé­di­cos más com­ple­jos co­mo, por ejem­plo, los que re­cu­rren al ergómetro. Ade­más sue­len su­frir tan­tas do­len­cias al mis­mo tiem­po que re­sul­ta di­fí­cil de­ter­mi­nar has­ta qué pun­to son con­se­cuen­cias de la hi­po­xia.

Pre­ci­sa­men­te por eso, Pi­chler y otros 19 mé­di­cos pro­ce­den­tes de Sui­za, Ale­ma­nia y Ne­pal em­pren­den es­ta ex­pe­di­ción al Hi­ma­la­ya: los da­tos ob­te­ni­dos les ser­vi­rán de mo­de­lo. Los cien­tí­fi­cos exa­mi­nan a mon­ta­ñis­tas nor­ma­les y co­rrien­tes, per­so­nas sa­nas cu­yas

EL PRO­NÓS­TI­CO: UN PO­CO DE SOL Y APE­NAS VIEN­TO. BRE­VE OCA­SIÓN DE ATA­CAR LA CIMA

eda­des va­rían en­tre 26 y 70 años... y ob­ser­van có­mo sus fuer­zas dis­mi­nu­yen a gran­des al­ti­tu­des. La idea es que los co­no­ci­mien­tos así ob­te­ni­dos ayu­den en el día a día clí­ni­co de Cen­troeu­ro­pa.

Jun­to con To­bias Merz, su co­le­ga de Ber­na, Pi­chler es res­pon­sa­ble de di­ri­gir el pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción. Su ma­ri­do, el or­to­pe­da y es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na de­por­ti­va Urs Hefti, coor­di­na la lo­gís­ti­ca de la ex­pe­di­ción.

Tan so­lo en el cam­pa­men­to ba­se, los mé­di­cos ocu­pan cua­tro gran­des tien­das pa­ra fi­nes de in­ves­ti­ga­ción: pa­ra­le­la­men­te a los exá­me­nes con el ergómetro, otros ex­per­tos ana­li­zan imá­ge­nes de ul­tra­so­ni­do en bus­ca de al­te­ra­cio­nes pul­mo­na­res y del dia­frag­ma; un ter­cer gru­po mi­de el ren­di­mien­to del co­ra­zón, un cuar­to gru­po bus­ca cam­bios en el rie­go san­guí­neo del ce­re­bro. Con una cá­ma­ra es­pe­cial, un in­ter­nis­ta exa­mi­na el la­do in­fe­rior de la len­gua de ca­da vo­lun­ta­rio pa­ra re­gis­trar la reac­ción de di­mi­nu­tos ca­pi­la­res. Otros co­le­gas to­man gran can­ti­dad de mues­tras de san­gre de los mon­ta­ñis­tas pa­ra es­tu­diar fac­to­res de coa­gu­la­ción, se­gre­ga­ción de en­zi­mas y equi­li­brio hor­mo­nal. LOS CIEN­TÍ­FI­COS TIE­NEN QUE AJUS­TAR sus ins­tru­men­tos una y otra vez. A ve­ces se cor­ta la elec­tri­ci­dad de los ge­ne­ra­do­res. A ve­ces, la al­ti­tud afec­ta la con­cen­tra­ción: al re­lle­nar un pro­to­co­lo de me­di­ción es fá­cil co­lo­car un da­to en la lí­nea equi­vo­ca­da; al to­mar una mues­tra de san­gre, no en­con­trar la ve­na; y, pi­pe­ta en mano, es­tar a pun­to de me­ter una mues­tra en el re­ci­pien­te equi­vo­ca­do.

Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res to­da­vía sien­ten el ca­mino de ida en los hue­sos. Du­ran­te cua­tro días han atra­ve­sa­do bos­ques de nie­bla y bam­bú, pro­fun­dos ca­ño­nes y pol­vo­rien­tos al­ti­pla­nos pa­ra lle­gar al cam­pa­men­to ba­se.

Los mé­di­cos se lo to­man con hu­mor. Pe­ro sa­ben que el ai­re se vol­ve­rá aún más fino, aún más frío. Y pro­ba­ble­men­te no to­dos aguan­ta­rán has­ta el fi­nal del ex­pe­ri­men­to.

En el ho­ri­zon­te, una co­ro­na re­lu­cien­te ha ido aso­mán­do­se en­tre las nu­bes. Los re­zos de los sherpas han fun­cio­na­do; por pri­me­ra vez di­vi­sa­mos la cum­bre del Him­lung Hi­mal... Pa­re­ce inal­can­za­ble. Y no po­de­mos ni ima­gi­nar las ven­tis­cas que ru­gen allí arri­ba.

Aún es­ta­mos de­ma­sia­do le­jos, tam­bién men­tal­men­te. De­ma­sia­do có­mo­dos en nues­tro cam­pa­men­to que pa­re­ce una ba­se es­pa­cial en el pai­sa­je de al­ta mon­ta­ña.

MÁS DE CIEN PER­SO­NAS SE ALO­JAN en el cam­pa­men­to: ade­más de los vo­lun­ta­rios y los mé­di­cos, guías de mon­ta­ña, por­tea­do­res, co­ci­ne­ros y ayu­dan­tes. 370 mu­las han trans­por­ta­do el equi­po, más de 20 to­ne­la­das de pe­so, has­ta el bor­de del gla­ciar. La “ca­ja del te­so­ro”, un gi­gan­tes­co con­ge­la­dor don­de se al­ma­ce­na­rán las mues­tras de san­gre, lle­gó en un he­li­cóp­te­ro fle­ta­do por el or­ga­ni­za­dor téc­ni­co de la ex­pe­di­ción, Ka­ri Ko­bler.

Pa­ra el su­mi­nis­tro de agua, los sherpas han co­lo­ca­do una tu­be­ría de 2.500 me­tros de lon­gi­tud has­ta el arro­yo más cer­cano; tam­bién han mon­ta­do tres tien­das don­de nos po­de­mos du­char, y han cu­bier­to los sue­los con pi­za­rra. Co­lec­to­res so­la­res y ge­ne­ra­do­res nos abas­te­cen con elec­tri­ci­dad, y po­de­mos ele­gir co­mi­da pre­pa­ra­da por tres co­ci­nas dis­tin­tas. La ga­ma de pla­tos va des­de mues­li y pan re­cién he­cho a fondue de que­so, pa­san­do por piz­za y bis­tec de yak.

Du­ran­te los pri­me­ros días nos asom­bra­mos, des­pués nos acos­tum­bra­mos: al lu­jo... e in­clu­so a la al­ti­tud. Los do­lo­res de ca­be­za des­apa­re­cen, au­men­ta el nú­me­ro de gló­bu­los ro­jos fi­ja­do­res de oxí­geno en nues­tras ar­te­rias. Nues­tras fuer­zas re­gre­san.

Nos adap­ta­mos. Pe­ro la tran­qui­li­dad se aca­ba jus­ta­men­te cuan­do ya he con­se­gui­do que el ca­mino ha­cia la tien­da de los ba­ños no me pro­vo­que di­fi­cul­tad al res­pi­rar.

CO­MEN­ZA­MOS LA AS­CEN­SIÓN. Diez pa­sos. Pau­sa. Res­pi­rar, es­pe­rar. Otros diez pa­sos. Ajus­tar la mo­chi­la: ho­ras y ho­ras trans­cu­rren a cá­ma­ra len­ta. Ten­go que reapren­der a res­pi­rar, a ca­mi­nar.

Me ago­to ca­da vez que ace­le­ro un po­co mis pa­sos por­que pien­so que la la­de­ra no es tan em­pi­na­da co­mo pa­re­ce. Por eso va­mos a pa­so de tor­tu­ga. Atra­ve­sa­mos la­gos gla­cia­res con­ge­la­dos y cres­tas de hie­lo, aris­tas, can­cha­les de pie­dras, nie­ve eter­na: es­ce­na­rios de lo so­bre­di­men­sio­na­do, sin la me­nor se­ñal de vi­da. Mun­dos a la al­ti­tud del cie­lo. En Cam­po 1, a cer­ca de 5.500 me­tros de al­ti-

tud, la pri­me­ra cien­tí­fi­ca ti­ra la toa­lla llo­ran­do. De no­che, in­so­por­ta­bles do­lo­res de ca­be­za le han ro­ba­do el sue­ño, su úni­co de­seo es re­gre­sar al cam­pa­men­to ba­se.

Otro mé­di­co se sien­te mi­se­ra­ble, pe­ro él mis­mo se ha pres­cri­to una te­ra­pia de es­te­roi­des: “Ten­go que su­bir”, di­ce. “Si no, na­die se en­car­ga de los da­tos san­guí­neos. No pue­do ha­cer eso a los de­más.” Por eso se tra­ga las píl­do­ras que en reali­dad es­ta­ban pen­sa­das pa­ra emer­gen­cias y avan­za la­bo­rio­sa­men­te.

Ca­mi­na­mos so­bre una fi­na lí­nea, pien­so, mien­tras su­bi­mos len­ta­men­te, ase­gu­ra­dos por cuer­das fi­jas que un gru­po de sherpas ha co­lo­ca­do en el gla­ciar, atra­ve­san­do la­be­rin­tos de grie­tas y es­cul­tu­ras de hie­lo. ¿Du­ran­te cuán­to tiem­po pue­des apre­tar los dien­tes por­que se tra­ta de un ob­je­ti­vo su­pe­rior co­mo la in­ves­ti­ga­ción? ¿Cuán­do es me­jor dar la vuel­ta?

Te­ner ol­fa­to pa­ra eso es qui­zá el ar­te más di­fí­cil y más im­por­tan­te en las al­ti­tu­des ele­va­das. Ca­da uno de­be re­co­no­cer por sí mis­mo dón­de es­tá su cum­bre in­te­rior. To­dos nos he­mos pre­pa­ra­do du­ran­te me­ses. Sa­be­mos que en es­tas mon­ta­ñas na­die as­cien­de sin pro­ble­mas. Quien ten­ga de­ma­sia­das du­das más va­le que no em­pren­da el ca­mino.

La am­bi­ción exa­ge­ra­da te pue­de cos­tar la vi­da. Por­que tam­bién hay que pen­sar en las re­ser­vas de fuer­za ne­ce­sa­rias pa­ra el ca­mino de vuel­ta. Y has­ta aho­ra re­sul­ta mé­di­ca­men­te im­po­si­ble pre­de­cir quién pa­de­ce­rá de fal­ta de oxí­geno, cuán­do y có­mo: el atle­ta más fuer­te pue­de ver­se igual de afec­ta­do que una per­so­na dé­bil, el mon­ta­ñis­ta na­to igual que un ha­bi­tan­te de tie­rras ba­jas.

CAM­PO 2, UN SA­LIEN­TE AN­GOS­TO y ne­va­do jun­to al abis­mo. 6.100 me­tros de al­ti­tud. Ca­si to­dos los in­ves­ti­ga­do­res y ca­si to­dos los vo­lun­ta­rios lle­gan, ja­dean­do, ali­via­dos. So­lo cua­tro han te­ni­do que dar la vuel­ta. Pi­chler ca­li­fi­ca el ren­di­mien­to del gru­po de “sen­sa­cio­nal”.

El in­ten­so frío noc­turno –has­ta 20 gra­dos cen­tí­gra­dos ba­jo ce­ro– man­tie­ne a la ma­yo­ría des­pier­ta du­ran­te lar­go tiem­po. Y na­da más que­dar­te ro­que, te des­pier­tas asus­ta­do por­que la res­pi­ra­ción se de­tie­ne por se­gun­dos du­ran­te el sue­ño. Pe­ro a la ma­ña­na si- guien­te, to­dos los vo­lun­ta­rios par­ti­ci­pan con per­se­ve­ran­cia en los ex­pe­ri­men­tos: pe­da­lean, se so­me­ten pa­cien­te­men­te a exá­me­nes con ins­tru­men­tos de ul­tra­so­ni­do, dan mues­tras de san­gre y ori­na.

LAS FUER­ZAS DE LOS VO­LUN­TA­RIOS han re­mi­ti­do. Aquí arri­ba, la ma­yo­ría al­can­za en los pe­da­les del ergómetro so­lo dos ter­cios del ren­di­mien­to de­mos­tra­do en el cam­pa­men­to ba­se. El co­ra­zón la­te más rá­pi­do pa­ra com­pen­sar la es­ca­sez de oxí­geno... pe­ro no da abas­to. Tam­bién hay vo­lun­ta­rios cu­yos pul­mo­nes han su­fri­do el im­pac­to de la al­ti­tud. Las imá­ge­nes de ul­tra­so­ni­do mues­tran con cre­cien­te fre­cuen­cia las som­bras que los mé­di­cos de­no­mi­nan “co­me­tas pul­mo­na­res” ( lung co­mets): in­di­can que lí­qui­do pro­ve­nien­te de los va­sos san­guí­neos ha pe­ne­tra­do en al­véo­los pul­mo­na­res da­ña­dos, lo que re­du­ce aún más la ca­pa­ci­dad de res­pi­rar.

Pa­ra los cien­tí­fi­cos, es­tos des­cu­bri­mien­tos son un éxi­to. De­mues­tran que los exá­me­nes de ul­tra­so­ni­do son lo bas­tan­te pre­ci­sos pa­ra com­pro­bar la sos­pe­cha de un ede­ma pul­mo­nar in­ci­pien­te sin que el pa­cien­te ten­ga que sa­lir de la ca­ma, lo que es más rá­pi­do que una to­mo­gra­fía por re­so­nan­cia mag­né­ti­ca.

Los exá­me­nes con­fir­man que los vo­lun­ta­rios co­rren pe­li­gro de “aho­gar­se”. A 6.100 me­tros so­bre el ni­vel del mar, sus cuer­pos se es­tán de­te­rio­ran­do, lu­chan con­tra la es­ca­sez de oxí­geno en el ai­re. En la ma­yo­ría de los vo­lun­ta­rios, la sa­tu­ra­ción de oxí­geno en la san­gre ya ha caí­do por de­ba­jo del 80%; y en al­gu­nos ca­sos por de­ba­jo del 70%: co­mo un pa­cien­te de UCI. En reali­dad to­do va se­gún es­ta­ba pla­nea­do.

¿Por qué se so­me­ten los al­pi­nis­tas a se­me­jan­tes es­fuer­zos al ser­vi­cio de la in­ves­ti­ga­ción? No re­ci­ben di­ne­ro. Al con­tra­rio: los mis­mos mon­ta­ñis­tas co­rren con los gas­tos del via­je, unos 10.000 fran­cos sui­zos (8.300 eu­ros) por per­so­na. No obs­tan­te, Swiss-Ex­ped tu­vo una ava­lan­cha de can­di­da­tos cuan­do sa­lió la con­vo­ca­to­ria de la ex­pe­di­ción.

Des­de siem­pre han que­ri­do “son­dear los lí­mi­tes del cuer­po pro­pio”, me ex­pli­can va­rios vo­lun­ta­rios mien­tras des­can­san en­tre los exá­me­nes, to­man­do so­pa o ca­cao ca­lien­te. Otros vie­ron un in­cen­ti­vo en la com­pa­ñía

de tan­tos mé­di­cos a la ho­ra de ata­car una cum­bre del Hi­ma­la­ya. A un ter­cer gru­po le gus­tó la idea de que su pa­sión por la mon­ta­ña por pri­me­ra vez pu­die­ra ser de uti­li­dad.

Urs Bo­lli­ger se apun­tó con su es­po­sa Ros­wit­ha: a ella le in­tere­só la me­di­ci­na, él bus­có la aven­tu­ra. Has­ta Cam­po 1, am­bos tu­vie­ron la im­pre­sión de es­tar a la al­tu­ra de to­dos los desafíos. Pe­ro aho­ra, a 6.100 me­tros, él ape­nas pue­de man­te­ner­se en pie. Su mu­jer es­tá per­fec­ta­men­te, él se tam­ba­lea.

El día an­te­rior, en la úl­ti­ma par­te del as­cen­so a Cam­po 2, tu­vo que ir ata­do a uno de los guías. Tam­bién le ayu­da­ron a car­gar par­te del equi­pa­je. La no­che la pa­só bien, pe­ro aho­ra sien­te vér­ti­go.

“TIE­NE PIN­TA DE EDE­MA CE­RE­BRAL”, opi­na el di­rec­tor cien­tí­fi­co To­bias Merz. Pien­sa que una hin­cha­zón ce­re­bral es­tá pre­sio­nan­do so­bre el cen­tro de con­trol del sen­ti­do del equi­li­brio. Ta­les hin­cha­zo­nes se pro­du­cen cuan­do los va­sos san­guí­neos ce­re­bra­les “ha­cen agua” co­mo con­se­cuen­cia de la es­ca­sez de oxí­geno, cau­san­do una acu­mu­la­ción de lí­qui­do en el te­ji­do.

Lo que ocu­rre exac­ta­men­te to­da­vía es un mis­te­rio. Los cien­tí­fi­cos sos­pe­chan que un da­ño bio­quí­mi­co en la pa­red de los va­sos san­guí­neos, en las “vál­vu­las” de las cé­lu­las, jue­ga un pa­pel de­ci­si­vo. Pe­ro pa­ra po­der de­mos­trar­lo y tal vez apro­ve­char­lo pa­ra nue­vos ca­mi­nos en la te­ra­pia con­tra la hi­po­xia, pri­me­ro ten­drán que ana­li­zar las 7.000 mues­tras de san­gre que han re­co­gi­do (ver re­cua­dro); y es­ta la­bor se pro­lon­ga­rá du­ran­te dos o tres años.

En la al­ta mon­ta­ña, un ede­ma ce­re­bral es la con­se­cuen­cia más pe­li­gro­sa de la hi­po­xia. Pue­de afec­tar el jui­cio y los sen­ti­dos, cau­sar alu­ci­na­cio­nes. Lle­va a la muerte si la per­so­na afec­ta­da no des­cien­de en­se­gui­da.

Du­ran­te una ex­pe­di­ción nor­mal, sín­to­mas tan tem­pra­nos co­mo el vér­ti­go de Bo­lli­ger tal vez no lla­ma­rían la aten­ción en un pri­mer mo­men­to. Pe­ro por suer­te con­ta­mos con es­pe­cia­lis­tas.

El equi­po de in­ves­ti­ga­ción ce­re­bral de la Uni­ver­si­dad de Leip­zig (Ale­ma­nia) com­prue­ba la sos­pe­cha... y de he­cho, tam­bién las imá­ge­nes de ul­tra­so­ni­do re­ve­lan que el te­ji­do ce­re­bral de Bo­lli­ger se ha hin­cha­do con­si­de­ra­ble­men­te des­de la pri­me­ra me­di­ción que se reali­zó de ma­dru­ga­da.

Me­ti­do en el sa­co de dor­mir, re­ci­be una bo­te­lla de oxí­geno pu­ro y lo atan a un tri­neo. Seis sherpas, acom­pa­ña­dos por uno de los mé­di­cos de la ex­pe­di­ción, des­cien­den con él. Lo lle­van al cam­pa­men­to ba­se.

Tam­bién no­so­tros des­cen­de­mos... aun­que ya es­ta­mos al pie de la la­de­ra de la cum­bre. Pe­ro si nos que­da­mos fra­ca­sa­re­mos. A es­ta al­ti­tud, 6.100 me­tros, el cuer­po su­fre un es­trés cons­tan­te, in­clu­so en fa­ses de des­can­so. Prác­ti­ca­men­te ya no se re­ge­ne­ra.

La es­pe­cie Ho­mo sa­piens evo­lu­cio­nó en tie­rras ba­jas. No es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra vi­vir en­tre el ai­re fino de la al­ta mon­ta­ña... Por eso ni en los An­des ni en el Hi­ma­la­ya hay asen­ta­mien­tos por en­ci­ma de los 5.200 me­tros más o me­nos.

As­cen­der, des­cen­der, nue­va­men­te ha­cia arri­ba, nue­va­men­te ha­cia aba­jo. Es­te es el rit­mo de los más pru­den­tes en al­ti­tu­des gé­li­das: siem­pre es el ca­mino más se­gu­ro, y a me­nu­do el úni­co pa­ra con­quis­tar la cum­bre... aun­que, por así de­cir­lo, to­ca es­ca­lar la mon­ta­ña dos ve­ces.

De­ja­mos la ma­yor par­te de nues­tro equi­po en las tien­das. Que­re­mos re­cu­pe­rar fuer­zas más aba­jo, al bor­de del gla­ciar, du­ran­te uno o dos días. Nues­tro plan es per­fec­to. Pe­ro no he­mos con­ta­do con Phai­lin.

Cua­tro días des­pués, en el cam­pa­men­to ba­se del Him­lung Hi­mal: nie­ve, mu­chí­si­ma nie­ve ha en­te­rra­do nues­tro cam­pa­men­to y ha pa­ra­li­za­do los áni­mos.

EL CI­CLÓN PHAI­LIN AZO­TA LA IN­DIA. En la cos­ta ha des­trui­do cien­tos de mi­les de ca­sas, ma­tan­do a 18 per­so­nas. A no­so­tros nos obli­ga a es­pe­rar. In­clu­so aquí, más de mil ki­ló­me­tros al nor­te del cen­tro del tor­be­llino, to­da­vía se sien­te el im­pac­to. Ca­si un me­tro de nie­ve ha caí­do en Cam­po 2, el pe­li­gro de ava­lan­chas es enor­me. Y por si fue­ra po­co, tam­bién han cam­bia­do las lla­ma­das “co­rrien­tes en cho­rro”: rá­fa­gas de has­ta cien ki­ló­me­tros por ho­ra azo­tan el Him­lung Hi­mal. Im­po­si­ble mon­tar un cam­pa­men­to cien­tí­fi­co allí arri­ba con ta­les con­di­cio­nes. La ven­tis­ca nos arras­tra­ría has­ta el Tí­bet.

Se nos es­tá ago­tan­do el tiem­po. Por la no­che, los vo­lun­ta­rios y los sherpas can­tan con­tra el abu­rri­mien­to en la tien­da que ha­ce las ve­ces de co­me­dor. Y los in­ves­ti­ga­do­res de­ci­den mo­di­fi­car el pro­gra­ma: ade­lan­tan los exá­me­nes que es­ta­ban pre­vis­tos pa­ra el úl­ti­mo día en el cam­pa­men­to ba­se. Los sher

pas sa­can de la nie­ve cer­ca de 500 ki­los de ma­te­rial cien­tí­fi­co en Cam­po 2 y lo lle­van al cam­pa­men­to ba­se. Un es­fuer­zo gi­gan­tes­co... pe­ro de es­ta ma­ne­ra ga­na­mos un día de­ci­si­vo. El ser­vi­cio me­teo­ro­ló­gi­co co­mu­ni­ca des­de Sui­za que, en con­tra de lo es­pe­ra­do, se va a abrir una bre­ve ven­ta­na de buen tiem­po en la cum­bre. 36 ho­ras de cie­lo cla­ro y ape­nas vien­to. Nues­tra úni­ca opor­tu­ni­dad de em­pren­der el ata­que a la cum­bre. CAM­PO 2: 8.30 HO­RAS DE LA MA­ÑA­NA, cua­tro días des­pués. He­mos re­gre­sa­do a la al­ti­tud don­de di­mos la vuel­ta. Aho­ra que­re­mos ir más le­jos: al úl­ti­mo cam­pa­men­to ex­pe­ri­men­tal, que es­tá si­tua­do a 7.050 me­tros de al­ti­tud.

Pe­ro so­lo 25 vo­lun­ta­rios y do­ce in­ves­ti­ga­do­res in­ten­ta­rán el as­cen­so, los de­más han ti­ra­do la toa­lla. ¿Lo­gra­re­mos co­ro­nar la mon­ta­ña? Los cien­tí­fi­cos es­ti­man que las po­si­bi­li­da­des son “en­tre el 60 y el 70%”.

La la­de­ra de la cum­bre se al­za an­te no­so­tros co­mo una gi­gan­tes­ca ola blan­ca. Po­de­mos di­vi­sar a los sherpas, di­mi­nu­tos pun­tos que suben len­ta­men­te por el bor­de. Han sa­li­do a las dos de la ma­dru­ga­da pa­ra pre­pa­rar un ca­mino, com­pro­bar el ries­go de ava­lan­chas y, si las la­de­ras se pue­den atra­ve­sar, mon­tar el cam­pa­men­to ahí arri­ba.

¡To­da la ex­pe­di­ción de­pen­de del tra­ba­jo de los por­tea­do­res! Los sherpas han ins­ta­la­do más de 5.000 me­tros de cuer­das fi­jas, han mon­ta­do to­dos los cam­pa­men­tos, han co­ci­na­do pa­ra no­so­tros in­clu­so en la al­ti­tud. Des­pués de las ne­va­das del ci­clón han pa­sa­do ca­si do­ce ho­ras des­en­te­rran­do los cam­pa­men­tos 1 y 2, re­pa­ran­do tan­tas tien­das, or­de­nan­do el equi­po en­te­rra­do por la nie­ve. Aho­ra, ca­da sher­pa lle­va car­gas de has­ta 40 ki­los, su­je­tán­do­las con una co­rrea en la fren­te. Sin la ayu­da de ellos, ape­nas ha­bría vo­lun­ta­rio o in­ves­ti­ga­dor que lo­gra­ra tan so­lo acer­car­se a la cum­bre. Es­ta­mos bas­tan- te ocu­pa­dos cui­dan­do de no­so­tros mis­mos.

Ai­re aún más fino, vol­ver a con­tar los pa­sos, una la­de­ra in­fi­ni­ta. A 6.500 me­tros de al­ti­tud hay un de­pó­si­to de bo­te­llas de oxí­geno crea­do a pe­ti­ción de los mé­di­cos pa­ra el úl­ti­mo tra­mo. Pa­re­cen as­tro­nau­tas, ca­da bo­te­lla su­po­ne un pe­so adi­cio­nal de seis ki­los, pe­ro “ayu­da co­mo un tur­bo”, me di­ce uno.

Has­ta el me­dio­día, la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca de Ber­na re­sul­ta muy pre­ci­sa: ni la me­nor bri­sa, ni una nu­be en el cie­lo. A 6.700 me­tros, sin em­bar­go, de re­pen­te em­pie­za a ha­cer vien­to. No es fuer­te, tal vez cua­tro Beau­fort, una “bri­sa mo­de­ra­da”. Pe­ro el frío lle­ga­rá de un mo­men­to a otro.

No hay ni una so­la de­pre­sión del te­rreno que nos per­mi­ta des­can­sar al abri­go del vien­to. ¿De­be­ría­mos dar la vuel­ta? ¿O avan­zar, mo­ver­nos pa­ra man­te­ner­nos ca­lien­tes? Es­toy du­dan­do, pe­ro Jac­que­li­ne Pi­chler, que ca­mi­na de­lan­te de mí, ex­cla­ma a tra­vés de su más­ca­ra de res­pi­ra­ción: “¡Me­jor ha­cia arri­ba, allí hay tien­das!” Pue­do ver la cur­va­tu­ra de la la­de­ra, no es­tá le­jos. ¡Si no fué­ra­mos tan len­tos! La in­ves­ti­ga­do­ra me da una cha­que­ta de plu­mas adi­cio­nal que lle­va en la mo­chi­la. Y en al­gún mo­men­to, las sal­va­do­ras cú­pu­las ama­ri­llas del cam­pa­men­to se aso­man de re­pen­te en­tre la nie­ve.

¡7.050 me­tros! Ti­ri­tan­do, me de­jo caer en una de las tien­das. Por fin un lu­gar a sal­vo del vien­to. Pe­ro hay al­go de lo que no me en­te­ro: más aba­jo, don­de co­mien­za la cuer­da fi­ja, se ha for­ma­do un atas­co. La gen­te que ha­ce co­la em­pie­za a su­frir hi­po­ter­mia, se pierden guan­tes, uno de los mé­di­cos en­tre­ga es­te­roi­des co­mo es­ti­mu­lan­te. Ya se es­tá po­nien­do el sol… y mu­chos to­da­vía es­tán en me­dio de la em­pi­na­da la­de­ra, to­tal­men­te ex­pues­tos al vien­to. A par­tir de es­ta al­ti­tud ca­da mi­nu­to sin mo­vi­mien­to es pe­li­gro­so, aún más cuan­do mu­chos, igual que yo, han sub­es­ti­ma­do la ra­pi­dez con la que el tiem­po pue­de cam­biar y, por tan­to, no lle­van abri­go su­fi­cien­te. El frío de­vo­ra sus fuer­zas.

DE RE­PEN­TE, AL­GUIEN CO­LAP­SA en la fi­la de es­pe­ra. Es una vo­lun­ta­ria, una ase­so­ra ju­rí­di­ca de cua­ren­ta y po­cos años. Sus ner­vios óp­ti­cos de­jan de fun­cio­nar, la mu­jer se des­plo­ma so­bre la nie­ve y pier­de la con­cien­cia.

AL FI­NAL, UN RÉ­CORD MUN­DIAL COM­PAR­TI­DO POR TO­DOS

Cuan­do To­bias Merz lle­ga a Cam­po 3, ti­ra su mo­chi­la al sue­lo, co­ge tres bo­te­llas de oxí­geno y vuel­ve a des­cen­der la la­de­ra, yen­do al en­cuen­tro de los de­más. No sa­be cuán­tos vo­lun­ta­rios han da­do la vuel­ta y cuán­tos to­da­vía pue­den y quie­ren as­cen­der. En­tre­ga las bo­te­llas a los que le pa­re­cen más dé­bi­les.

Ha­cia las 18.30 ho­ras, cuan­do ya ha caí­do la no­che, los úl­ti­mos lle­gan a Cam­po 3.

Mu­chos su­fren hi­po­ter­mia. A al­gu­nos les due­len los ojos. Uno vo­mi­ta. Otra tie­ne una tos que ape­nas la deja res­pi­rar. Los que aún tie­nen fuer­za se po­nen a de­rre­tir nie­ve. Pe­ro so­lo po­cos con­ci­lian el sue­ño.

HA­CIA LA ME­DIA­NO­CHE, por fin, nos co­mu­ni­can por ra­dio que to­dos los que die­ron la vuel­ta han lle­ga­do más o me­nos bien a Cam­po 2. Con una col­cho­ne­ta, tres

sherpas im­pro­vi­sa­ron un tri­neo pa­ra la ase­so­ra ju­rí­di­ca des­ma­ya­da. Des­pués de ca­si sie­te ho­ras de des­cen­so, tam­bién ellos han lle­ga­do a Cam­po 2.

Tam­bién los que es­ta­mos en Cam­po 3, a 7.000 me­tros de al­ti­tud, su­pe­ra­mos la no­che des­pués de una fru­gal co­mi­da a ba­se de pan de jen­gi­bre. En al­gún mo­men­to vuel­ve el sol, la tem­pe­ra­tu­ra sube. Cuan­do sa­li­mos de nues­tros sa­cos de dor­mir, una lluvia de cris­ta­les de hie­lo cae so­bre no­so­tros: mo­lé­cu­las de agua pro­duc­to de nues­tra res­pi­ra­ción que se con­ge­la­ron en el te­cho de la tien­da.

Po­ner­se. Una. Bo­ta. A es­ta al­ti­tud, in­clu­so lo más sen­ci­llo cues­ta es­fuer­zo. Al me­nos to­dos es­ta­mos un po­co me­jor: el pro­yec­to cien­tí­fi­co se pue­de con­cluir.

Do­ta­dos con más­ca­ras de oxí­geno pa­ra fa­ci­li­tar­les la con­cen­tra­ción, los mé­di­cos exa­mi­nan a los quin­ce vo­lun­ta­rios que han lle­ga­do has­ta aquí. Un ré­cord mun­dial: nun­ca an­tes tan­tos vo­lun­ta­rios han si­do exa­mi­na­dos a se­me­jan­te al­ti­tud en bus­ca de con­se­cuen­cias de hi­po­xia. So­lo se pres­cin­de de los exá­me­nes pul­mo­na­res y los tests con el ergómetro, aun­que un sher­pa ha subido la bi­ci al cam­pa­men­to. Pe­ro la elec­tró­ni­ca de los apa­ra­tos de al­ta tec­no­lo­gía no so­por­ta las gé­li­das tem­pe­ra­tu­ras.

Sin em­bar­go, los in­ves­ti­ga­do­res es­tán sa­tis­fe­chos. La ma­yo­ría in­clu­so es­ca­la la cum­bre. Y ahí es­ta­mos: a 7.126 me­tros so­bre el ni­vel del mar, el al­ti­plano ti­be­tano al nor­te, las es­car­pa­das cum­bres de Ne­pal al sur. Un mo­men­to de sa­tis­fac­ción, de asom­bro. De va­cío. Des­pués des­cen­de­mos.

To­dos los ca­sos de congelamiento de la piel se cu­ra­rán; to­dos los vo­lun­ta­rios que en­fer­ma­ron de cier­ta gra­ve­dad se re­cu­pe­ran al ca­bo de po­cos días. El ex­pe­ri­men­to fue exi­to­so. No obs­tan­te, Pi­chler, Hefti y Merz de­ci­den que es­ta es su úl­ti­ma ex­pe­di­ción mé­di­ca a la “zo­na de la muerte” del Hi­ma­la­ya.

De­ma­sia­do com­ple­ja es la lo­gís­ti­ca, de­ma­sia­do es­fuer­zo y de­ma­sia­do ries­go su­po­ne abas­te­cer, di­ri­gir y es­tu­diar a un gru­po de mon­ta­ñis­tas tan nu­me­ro­so en una mon­ta­ña tan al­ta. Siem­pre hay un inevi­ta­ble cho­que en­tre ca­rac­te­res dis­tin­tos, tan­tas ex­pec­ta­ti­vas di­fe­ren­tes, tan­tos ni­ve­les de re­sis­ten­cia fí­si­ca; y eso en me­dio de un di­fí­cil am­bien­te de ten­sión por res­pon­sa­bi­li­dad tan­to ha­cia uno mis­mo co­mo ha­cia los de­más.

“Nun­ca he­mos te­ni­do un ac­ci­den­te trá­gi­co”, di­ce Merz. Pe­ro no quie­re ten­tar a la suer­te. Por muy emo­cio­nan­tes que las cum­bres del Hi­ma­la­ya sean des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co: “Los hu­ma­nos no es­ta­mos he­chos pa­ra es­te lu­gar”.

Es­ta fue la pri­me­ra ex­pe­di­ción al Hi­ma­la­ya de Lars Abro­meit, de 39 años: a la ho­ra de es­ca­lar, los Al­pes ya le pa­re­cen al­tos. Por el con­tra­rio, Ste­fen Chow, de 33, ya ha­bía co­ro­na­do tres ocho­mi­les, in­clu­yen­do el Eve­rest.

LAR­GO CA­MINO: los exá­me­nes em­pie­zan en el cam­pa­men­to ba­se cer­ca de Phu­gaon y se re­pi­ten en los Cam­pos 2 y 3. En­tre tan­to, el equi­po re­cu­pe­ra fuer­zas, co­mo ilus­tra el per­fil de as­cen­so del gru­po 1.

A 6.100 ME­TROS de al­ti­tud, los cien­tí­fi­cos to­man mues­tras de san­gre al ai­re li­bre. De no­che, al­gu­nos ins­tru­men­tos tie­nen que guar­dar­se en los sa­cos de dor­mir.

EL RE­GRE­SO al cam­pa­men­to ba­se des­de Cam­po 2 se ce­le­bra con fondue de que­so. De no­che, un ci­clón cu­bre to­do de nie­ve (dcha). La ex­pe­di­ción, atra­pa­da.

POR FIN ARRI­BA: los vo­lun­ta­rios se abra­zan. Y al­gu­nos sue­ñan con ob­je­ti­vos más al­tos: en el ho­ri­zon­te se al­zan va­rios ocho­mi­les.

LA FE­LI­CI­DAD DE LOS RE­POR­TE­ROS: en el Cam­po 2, po­co an­tes del des­cen­so, el fo­tó­gra­fo ma­la­yo Ste­fen Chow y el re­dac­tor de GEO Lars Abro­meit dis­fru­tan de la pa­no­rá­mi­ca... y de la sa­tis­fac­ción de ha­ber par­ti­ci­pa­do en un pro­yec­to tan exi­gen­te y es­pe­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.