¡Cui­da­do con la har­pía!

Pe­se a su ha­lo mi­to­ló­gi­co y su gran for­ta­le­za, es­ta ave ra­paz es­tá ame­na­za­da

Geo - - PORTADA - Tex­to: Mi­chael Stüh­ren­berg Fotos: João Mar­cos Ro­sa

La har­pía es in­du­da­ble­men­te una bes­tia asom­bro­sa. Si yo fue­ra cien­tí­fi­co, me de­di­ca­ría a es­tu­diar es­ta ra­ra es­pe­cie, la ra­paz fí­si­ca­men­te más fuer­te del mun­do. Co­mo re­por­te­ro en la sel­va ama­zó­ni­ca a la bús­que­da de un ni­do, cien ki­ló­me­tros al no­roes­te de Ma­naos, mi vi­da pen­de de una delgada cuer­da. Lle­ga­do a es­te pun­to, a 16 me­tros de al­tu­ra, so­lo a mi­tad de ca­mino has­ta la me­ta, es­toy em­pe­zan­do a du­dar de si la enor­me ave que anida allí arri­ba, una ra­paz tam­bién co­no­ci­da co­mo “águi­la de los monos”, me ten­drá el mis­mo res­pe­to que yo le ten­go a ella.

De ahí mi ac­tual pa­rá­li­sis. Me due­len los bra­zos, las pier­nas es­tán can­sa­das, y mi de­ter­mi­na­ción em­pie­za a va­ci­lar de re­pen­te. Vis­to con los ojos del águi­la tal vez me pa­rez­ca a un pe­re­zo­so par­ti­cu­lar­men­te gor­do que se aga­rra a un hi­lo de te­la­ra­ña. Los pe­re­zo­sos per­te­ne­cen a la par­te su­pe­rior de la ca­de­na ali­men­ti­cia cu­ya cum­bre pre­si­de la Har­pia harpy­ja.

IN­CLU­SO SI EL ÁGUI­LA que ha­bi­ta es­te ár­bol me iden­ti­fi­ca­ra co­mo ser hu­mano, ¿me­jo­ra­ría mi si­tua­ción? En 2009, la BBC ro­dó un do­cu­men­tal so­bre la Mon­key-ea­ting

Ea­gle of the Ori­no­co (águi­la co­me­mo­nos del Ori­no­co), no aquí en Bra­sil, sino en la ve­ci­na Venezuela. Du­ran­te el ro­da­je, un miem­bro del equi­po fue ata­ca­do por una hem­bra.

El hombre –tam­bién él es­ta­ba col­gan­do de una delgada cuer­da me­tá­li­ca– aca­ba­ba de ins­ta­lar una cá­ma­ra al bor­de del ni­do. Allí, sin em­bar­go, ha­bía un po­llue­lo. La ma­dre es­ta­ba a po­cos ale­ta­zos de dis­tan­cia y se aba­lan­zó so­bre el bri­tá­ni­co. Por suer­te, lle­va­ba un cas­co y un cha­le­co antibalas, di­je­ron en la pá­gi­na web de la BBC. Así “so­bre­vi­vió ile­so” el ata­que aé­reo.

Es­te úl­ti­mo da­to me tran­qui­li­za, co­mo es na­tu­ral.

Oli­vier Jau­doin, el fran­cés que lle­va tiem­po es­pe­ran­do mi lle­ga­da en una hor­ca­du­ra si­tua­da 16 me­tros por en­ci­ma de mí, no lle­va cha­le­co antibalas. Jau­doin tra­ba­ja pa­ra el INPA (Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Pes­qui­sas da Ama­zo­nía), en el de­par­ta­men­to que pro­te­ge a la har­pía. Es un es­ca­la­dor ave­za­do, es­pe­cia­li­za­do en los ár­bo­les gi­gan­tes de la sel­va. Sus co­le­gas lo lla­man el “mono blan­co”.

“No hay pri­sa”, ex­cla­ma aho­ra. “El ni­do es­tá va­cío. ¡Des­can­sa un po­co!”

Co­mo un eco, lle­ga una voz des­de aba­jo: “¡De­bes des­can­sar aho­ra!” Es la voz de João Mar­cos Ro­sa Bar­bo­sa de Sou­za. El fo­tó­gra­fo bra­si­le­ño tie­ne la cul­pa de mi si­tua­ción ac­tual. Ha­ce ocho años que su cá­ma­ra per­si­gue a la har­pía por las úl­ti­mas sel­vas hú­me­das de la cos­ta atlán­ti­ca, las sa­ba­nas de Ma­to Gros­so y por to­da la Ama­zo­nía. Ori­gi­na­rio de Be­lo Ho­ri­zon­te, el fo­tó­gra­fo, de 35 años, tu­vo sus en­cuen­tros más in­ten­sos con una pa­re­ja de har­pías que es­ta­ba tra­tan­do de te­ner pro­le en una pla­ta­for­ma que Jau­doin le cons­tru­yó en la sel­va de Ca­ra­jás, al es­te del Es­ta­do Fe­de­ral de Pa­rá. Sus imá­ge­nes y sus cuen­tos me cau­ti­va­ron. Son la úni­ca ra­zón por la que es­toy col­gan­do aho­ra de es­ta cuer­da.

LAS HAR­PÍAS SON MO­NÓ­GA­MAS. Pe­ro cuan­do los de­be­res fa­mi­lia­res no les obli­gan a per­ma­ne­cer en el ni­do, ma­chos y hem­bras pre­fie­ren ca­zar por se­pa­ra­do. La hem­bra so­lo em­po­lla a in­ter­va­los de dos a tres años... y la pro­le se li­mi­ta a un po­llue­lo. Cuan­do el pri­me­ro sa­le del hue­vo, los pa­dres ya no se ocu­pan del otro hue­vo. Por­que in­clu­so criar un hi­jo úni­co re­quie­re las fuer­zas uni­das de am­bos pro­ge­ni­to­res. Al prin­ci­pio, el blan­quí­si­mo po­llue­lo pa­re­ce una bo­la de pe­lu­che. Pe­ro tras la apa­ren­te ricura ace­cha un vo­raz be­bé de de­pre­da­dor.

Pa­ra el pa­dre, las pri­me­ras diez se­ma­nas des­pués de que el po­llue­lo sa­le del hue­vo son el in­fierno. El ma­cho es el me­jor ca­za­dor: por eso de­be traer co­mi­da pa­ra ma­dre e hi­jo ca­da tres días. ¡Y no so­lo un fi­le­ti­to, sino monos en­te­ros! Ape­nas de­po­si­ta­da la car­ne en el ni­do, la hem­bra pi­de más, des­ple­gan­do agre­si­va­men­te las alas y el pi­co abier­to de par en par. A me­nu­do, di­ce Mar­cos Ro­sa, sin­tió “un po­co de com­pa­sión con el es­tre­sa­do ma­cho” en ta­les si­tua­cio­nes.

Cuan­do la cría tie­ne tres me­ses, tam­bién la ma­dre em­pie­za a ca­zar. Mien­tras los pa­dres es­tán fue­ra, la jo­ven ra­paz per-

ma­ne­ce en el ár­bol del ni­do, in­mó­vil co­mo una es­ta­tua. Du­ran­te es­ta fa­se co­mien­za a aban­do­nar el ni­do y ca­mi­nar por las ra­mas cer­ca­nas, pe­ro sin vo­lar: aun­que el cuer­po es­tá ca­si ple­na­men­te desa­rro­lla­do, la mus­cu­la­tu­ra de las alas aún es in­su­fi­cien­te. Las har­pías tie­nen un desa­rro­llo len­to. Aun­que em­pie­zan a sa­lir del ni­do a la edad de seis me­ses, no son ca­pa­ces de ali­men­tar­se por sí mis­mas an­tes de cum­plir los quin­ce me­ses. Y so­lo años des­pués al­can­zan la ma­du­rez se­xual y bus­can una pa­re­ja pa­ra to­da la vi­da.

CON UNA MEZ­CLA DE TE­MOR y re­ve­ren­cia, los in­dios de la sel­va ama­zó­ni­ca lla­man a la har­pía “el jaguar de los ai­res”. João Mar­cos Ro­sa to­da­vía no se ex­pli­ca por qué la pa­re­ja del bos­que de Ca­ra­jás ja­más lo ata­có. Ex­pues­to en la pla­ta­for­ma en­ci­ma del ni­do, es­tu­vo a so­lo 50 me­tros de dis­tan­cia. A ve­ces cre­yó sen­tir la bri­sa de ale­ta­zos en­ci­ma de la ca­be­za. O di­vi­só las har­pías des­li­zán­do­se co­mo som­bras so­bre el do­sel de la sel­va hú­me­da. Ma­jes­tuo­sas. Pe­ro tam­bién te­mi­bles: “A tra­vés de mi te­le­ob­je­ti­vo a me­nu­do mi­ra­ba di­rec­ta­men­te a los ojos pe­ne­tran­tes de la hem­bra mien­tras ella es­ta­ba em­po­llan­do”, cuen­ta. “Sen­tía es­ca­lo­fríos.”

Oli­vier Jau­doin fue ata­ca­do va­rias ve­ces. La per­fec­ción ase­si­na de la har­pía la des­cri­be del si­guien­te mo­do: “So­lo uti­li­za sus ga­rras pa­ra ma­tar, ¡y son real­men­te gran­des! ¡Mi­den has­ta sie­te cen­tí­me­tros! ¡Las har­pías apu­ña­lan a sus víc­ti­mas!” Gra­cias a su enor­me fuer­za, aña­de, es­tas ra­pa­ces lo­gran trans­por­tar pre­sas que tie­nen el mis­mo pe­so que el de­pre­da­dor.

¡Un mons­truo fa­bu­lo­so! Fue Car­los Lin­neo, el na­tu­ra­lis­ta sue­co, quien re­cu­rrió en 1758 a un mi­to de los an­ti­guos grie­gos cuan­do bus­có un nom­bre pa­ra es­tas águi­las. En la mi­to­lo­gía, las har­pías eran se­res ala­dos con cuer­po de ave y ca­be­za de mu­jer. Al­gu­nas fá­bu­las cuen­tan que de­vo­ra­ban a los gue­rre­ros caí­dos. O que ro­ba­ban ni­ños en las po­cas oca­sio­nes en que no ha­bía gue­rra.

¿Pu­ra fan­ta­sía? Bueno, no sé. Mar­cos Ro­sa me di­ce que no ha­ce de­ma­sia­do tiem­po, al­gu­nos cam­pe­si­nos del Es­ta­do Fe­de­ral de Ma­to Gros­so co­lo­ca­ron ca­la­ba­zas en las ca­be­zas de sus hi­jos de cor­ta edad mien­tras ca­mi­na­ban por el bos­que. Co­mo pro­tec­ción con­tra las te­rro­rí­fi­cas ga­rras. Por otro la­do, mis ami­gos nue­vos no se can­san

de de­cla­rar cuán­ta pro­tec­ción se ne­ce­si­ta pa­ra se­guir a es­ta “mag­ní­fi­ca ave.”

Nues­tra bús­que­da de un ejem­plar mo­dé­li­co de Har­pia harpy­ja co­men­zó ha­ce una se­ma­na. Du­ran­te la pri­me­ra ex­cur­sión ca­mi­na­mos por la Re­ser­va Flo­res­tal Adolp­ho Duc­ke, si­tua­da cer­ca de Ma­naos. La zo­na pro­te­gi­da –cien ki­ló­me­tros cua­dra­dos de bos­que pri­ma­rio en el co­ra­zón de una lla­nu­ra de­fo­res­ta­da– es ad­mi­nis­tra­da por el INPA y es­tá a dis­po­si­ción ex­clu­si­va de los in­ves­ti­ga­do­res, por­que en 1997 se des­cu­brió en es­te bos­que lo que con­si­de­ran un “ni­do his­tó­ri­co”. Se en­cuen­tra en un gi­gan­tes­co ár­bol que so­bre­sa­le en­tre to­dos los de­más y, por lo tan­to, se pue­de ob­ser­var muy bien: un an­ge­lim ( Di­ni­zia ex­cel­sa).

Es­ta es­pe­cie, que se aso­ma en­tre el do­sel de la sel­va, es muy apre­cia­da por el hombre, pro­pen­so a ta­lar­la por su ma­de­ra “no­ble”, pe­ro tam­bién atrae a las har­pías.

En aque­lla oca­sión, el ni­do de Duc­ke so­lo era ocu­pa­do cuan­do la pro­le más re­cien­te, un ma­cho de 18 me­ses, te­nía ham­bre y re­gre­sa­ba a la me­sa pa­ter­na. A los in­ves­ti­ga­do­res es­ta si­tua­ción les ofre­ció una opor­tu­ni­dad ideal pa­ra es­tu­diar el menú de la fa­mi­lia de águi­las... y a mí, la oca­sión per­fec­ta pa­ra ob­ser­var la vi­da co­ti­dia­na del ma­tri­mo­nio Jau­doin.

Mien­tras Oli­vier, con ca­mu­fla­je y to­do el equi­po pues­to, es­ca­la­ba la cuer­da e iba des­apa­re­cien­do en el do­sel, su es­po­sa, la bió­lo­ga bra­si­le­ña Fran­cis­ca He­le­na Aguiar-Sil­va, co­men­zó a hur­gar en un mos­qui­te­ro ex­ten­di­do a los pies del ár­bol. Cuan­do las águi­las tie­nen un fes­tín, ex­pli­có He­le­na, sue­len co­lo­car la pre­sa des­ga­rra­da so­bre el bor­de del ni­do. Des­de allí, los res­tos de co­mi­da –pe­lu­dos tro­zos de car­ne y hue­sos– sue­len caer al in­te­rior del ni­do, pe­ro a ve­ces, ha­cia aba­jo. Y en es­te ca­so, di­rec­ta­men­te a la red de He­le­na. AQUEL DÍA, HE­LE­NA ME MOS­TRÓ en­can­ta­da el fémur de un mono au­lla­dor y un pu­ña­do de hue­sos frag­men­ta­dos de uno o va­rios pe­re­zo­sos. Es­tos len­tos ve­ge­ta­ria­nos cons­ti­tu­yen ca­si el 80% de la die­ta de las har­pías en la Re­ser­va Flo­res­tal Adolp­ho Duc­ke. ¿Y el res­to? Monos, chu­chas (di­dél­fi­dos), agu­tíes, ar­ma­di­llos y, si real­men­te no hay otra co­sa a mano, aras y serpientes.

“Pe­ro ¡ja­más po­llos o pe­rros!”, aña­de He­le­na. “¡Ni mu­cho me­nos ca­bri­tas o ter­ne­ros!”

Un te­ma de­li­ca­do. Es verdad que el INPA sue­le rea­li­zar re­gu­lar­men­te cam­pa­ñas en las al­deas cer­ca­nas al te­rri­to­rio de las águi­las. Quie­ren que la po­bla­ción ru­ral en­tien­da que el ga­vião real, co­mo la ra­paz se lla­ma ofi­cial­men­te en el país, no es una ame­na­za pa­ra los bra­si­le­ños. Pe­ro el mie­do es­tá pro­fun­da­men­te arrai­ga­do en­tre las gen­tes de la zo­na.

En la Lis­ta Ro­ja de la Unión Internacional pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za (UICN), la har­pía fi­gu­ra co­mo “ca­si ame­na­za­da”. La or­ga­ni­za­ción es­ti­ma que la po­bla­ción de har­pías ac­tual ron­da los 50.000 ejem­pla­res, dis­tri­bui­dos por un há­bi­tat que se ex­tien­de des­de Mé­xi­co has­ta el nor­te de Ar­gen­ti­na. Pe­ro es­ta es­ti­ma­ción es más que va­ga. Las har­pías vi­ven en lu­ga­res ex­tre­ma­da­men­te re­cón­di­tos y ne­ce­si­tan zo­nas sel­vá­ti­cas in­tac­tas con gran­des ár­bo­les. En to­do Bra­sil, que cons­ti­tu­ye con Venezuela y la Gua­ya­na fran­ce­sa la prin­ci­pal área de dis­tri­bu­ción (ver ma­pa), el INPA so­lo ha re­gis­tra­do 103 ni­dos a lo lar­go de los más de quin­ce años que han trans­cu­rri­do des­de el ini­cio de su pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción.

“El prin­ci­pal pro­ble­ma pa­ra los que es­tu­dia­mos la har­pía es nues­tra pro­pia fal­ta de co­no­ci­mien­tos”, ad­mi­te Tâ­nia Sa­naiot­ti, di­rec­to­ra del pro­gra­ma en la se­de del INPA en Ma­naos. “Es que sim­ple­men­te aún sa­be­mos de­ma­sia­do po­co de es­ta ave.”

Un sis­te­ma de lo­ca­li­za­ción con GPS po­dría ayu­dar. Pe­ro co­lo­car­les emi­so­res a las aves es cos­to­so... y pri­me­ro hay que en­con- trar­las. “So­lo ha­ce po­co que lo­gra­mos fi­jar un emi­sor en la es­pal­da de una har­pía por pri­me­ra vez”, di­jo la doc­to­ra Sa­naiot­ti con una mez­cla de pe­sar y es­pe­ran­za. A LOS IN­VES­TI­GA­DO­RES LES QUE­DA el mé­to­do vie­jo: du­ras ca­mi­na­tas por la sel­va hú­me­da, de­ses­pe­ra­das guerras con­tra los bi­chos, la ob­ser­va­ción de ni­dos co­mo aquel que hay cer­ca de la es­ta­ción cien­tí­fi­ca Acam­pa­men­to do Km 41, que se lla­ma así por­que se en­cuen­tra a 41 ki­ló­me­tros de la ca­rre­te­ra pa­vi­men­ta­da más cer­ca­na. Has­ta aquí nos tra­jo nues­tra se­gun­da mi­sión de bús­que­da, du­ran­te la cual yo me con­ver­tí en un es­ca­la­dor.

Al lle­gar nos to­pa­mos con un gru­po de es­tu­dian­tes de bio­lo­gía que es­ta­ban ca­ta­lo­gan­do es­pe­cies de mur­cié­la­go. Con en­tu­sias­mo nos ha­bla­ron de sus en­cuen­tros con boas, cai­ma­nes y ja­gua­res. ¿Una har-

pía? “Muy di­fí­cil de en­con­trar”, con­tes­ta uno de los chi­cos con ca­ra de co­no­ce­dor. Al fi­nal, nues­tro en­cuen­tro ter­mi­nó con la lle­ga­da de un en­fu­re­ci­do en­jam­bre de avis­pas que nos im­pul­só a huir pre­sas del pá­ni­co ba­jo los am­plios mos­qui­te­ros de las ha­ma­cas.

Al día si­guien­te, Oli­vier y João me lle­va­ron a su “pues­to de ob­ser­va­ción”: un ban­co de ma­de­ra ba­jo una lo­na de plás­ti­co co­mo pro­tec­ción con­tra la lluvia. A tra­vés de un agu­je­ro en el do­sel de la sel­va, nues­tra mi­ra­da ca­yó so­bre un ár­bol gi­gan­te en la la­de­ra de en­fren­te. “Ahí es­tá el ni­do”, di­jo Oli­vier.

Des­de le­jos en­ten­dí en­se­gui­da por qué las har­pías ha­bían ele­gi­do aquel ár­bol: por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad, cons­tru­ye­ron el ni­do a una al­tu­ra has­ta la que no se atre­ven a su­bir los po­ten­cia­les la­dro­nes de hue­vos o po­llue­los, co­mo son las serpientes y los fe­li­nos. Ade­más, el ho­gar de las águi­las es­ta­ba si­tua­do so­bre un ár­bol con ra­mas tan ale­ja­das en­tre sí que in­clu­so una ra­paz con más de dos me­tros de en­ver­ga­du­ra y car­ga­da con una pre­sa po­dría ate­rri­zar có­mo­da­men­te.

Oli­vier es­cru­tó los pi­sos su­pe­rio­res del an­ge­lim con sus pris­má­ti­cos. Na­da. João fi­jó la cá­ma­ra en un trí­po­de plan­ta­do en el sue­lo sel­vá­ti­co. La pan­ta­lla del apa­ra­to, alar­ga­do por un te­le­ob­je­ti­vo de 600 mi­lí­me­tros, mos­tró el ni­do. To­da­vía na­da. Has­ta que João en­fo­có un pun­to en la ra­ma a la iz­quier­da del ni­do: “¡Ahí es­tá!” Oli­vier con­fir­mó: “Nues­tra águi­la.”

HA­CE UN AÑO, DU­RAN­TE SU pri­me­ra vi­si­ta al ni­do, el pe­que­ño gru­po de in­ves­ti­ga­do­res ha­bía en­con­tra­do un po­llue­lo de tres me­ses de edad: una “ni­ña”, con el plu­ma­je to­da­vía com­ple­ta­men­te blan­co. Los pa­dres no es­ta­ban en ca­sa. Oli­vier es­ca­ló el ár­bol de­pri­sa, co­gió a la cría por las pa­tas, la sub­yu­gó a mo­do de lla­ve de ju­do y le ató las ga­rras. Des­pués la me­tió en una bol­sa y la ba­jó con una cuer­da al sue­lo sel­vá­ti­co don­de su mu­jer He­le­na y Tâ­nia Sa­naiot­ti se en­car­ga­ron de to­do lo de­más: le to­ma­ron una mues­tra de san­gre pa­ra con­ser­var su per­fil de ADN y ani­lla­ron am­bas pa­tas.

“Se lla­ma Z01015”, di­jo Oli­vier. ¡Va­ya nom­bre! Des­de aquel en­cuen­tro con los in­ves­ti­ga­do­res del INPA, la har­pía se ha­bía con­ver­ti­do en una sen­ho­ri­ta de quin­ce me­ses. Be­llí­si­ma, con las plu­mas de las alas ya ca­si to­tal­men­te ne­gras. Las plu­mas blan­cas y er­gui­das de la nu­ca le da­ban un ai­re de car­na­val de Río. En­ton­ces, fi­nal­men­te le di­mos un nom­bre nue­vo: Ya­ra, que so­na­ba bas­tan­te más a Ama­zo­nía. AQUEL DÍA, EL HAM­BRE HA­BÍA im­pul­sa­do a Ya­ra a re­gre­sar al ni­do de su in­fan­cia, des­de don­de es­tu­vo emi­tien­do un sil­bi­do agu­do que vi­bra­ba en el ai­re ca­lien­te. Has­ta do­ce ve­ces se­gui­das. Rá­fa­gas de la­men­tos que se re­pe­tían a in­ter­va­los de po­cos mi­nu­tos. Pe­ro los pa­dres no apa­re­cie­ron. A al­tas ho­ras de la no­che es­cu­ché des­de la ha­ma­ca las pe­ti­cio­nes de la jo­ven har­pía. A la ma­ña­na si­guien­te,

Ya­ra ha­bía des­apa­re­ci­do; al me­nos, ya no la po­día­mos ver des­de la le­ja­nía.

“Se­gu­ro que vi­nie­ron sus pa­dres y le die­ron de co­mer”, cre­yó João. O tal vez es­ta­ba dur­mien­do, es­con­di­da en­tre las ra­mas. Nos fui­mos al an­ge­lim y fui­mos re­ci­bi­dos por los gri­tos de un mono au­lla­dor. Oli­vier me co­lo­có un com­pli­ca­do ar­nés, me pu­so un cas­co en la ca­be­za, me en­tre­gó dos mos­que­to­nes… y des­apa­re­ció en las al­tu­ras, ele­gan­te y muy atlé­ti­co. Yo iba a se­guir­le. Al pa­re­cer, João pen­só que su mi­sión era dis­traer­me del mie­do con­tán­do­me his­to­rias es­ca­lo­frian­tes. Ha­bló de los sa­cri­fi­cios que otros ami­gos de la har­pía ha­cían en la sel­va hú­me­da. Ha­bía ha­bi­do mu­chos ca­sos de ma­la­ria, ade­más de den­gue y otras en­fer­me­da­des trans­mi­ti­das por in­sec­tos. Tâ­nia y Ben­ja­min, el an­te­ce­sor de Oli­vier co­mo es­ca­la­dor de ni­dos del INPA, se con­ta­gia-

ron du­ran­te una ex­pe­di­ción con un vi­rus ra­ro que de­bi­li­tó des­de en­ton­ces su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Cin­co años des­pués si­guen to­man­do una fuer­te me­di­ca­ción.

UNA VEZ LE SOR­PREN­DIÓ una tor­men­ta en la pla­ta­for­ma del bos­que de Ca­ra­jás. ¡No hu­bo tiem­po pa­ra des­cen­der! “Es­cu­ché va­rios ár­bo­les ca­yén­do­se a mi al­re­de­dor. La con­tu­sión es la cau­sa de muerte más fre­cuen­te en­tre los hu­ma­nos fa­lle­ci­dos en la sel­va. ¿Lo sa­bías?”

Fi­nal­men­te me atre­ví a em­pren­der el as­cen­so has­ta el pun­to don­de aho­ra des­can­so so­bre la na­da, a 16 me­tros del sue­lo, 16 me­tros de­ba­jo del ni­do. “¿Lis­to pa­ra se­guir?”, sue­na la voz del aún in­vi­si­ble Oli­vier. “¡Áni­mo!”, gri­ta un di­mi­nu­to João des­de las pro­fun­di­da­des.

Vein­te mi­nu­tos más tar­de me uno al “mono blan­co” jun­to al ni­do, que se en­cuen­tra en un es­ta­do la­men­ta­ble. Ha­ce un año, di­ce Oli­vier, fue una bella man­sión: 140 cen­tí­me­tros de diá­me­tro, 60 cen­tí­me­tros de al­to, un ho­gar de­co­ra­do con ho­jas y acol­cho­na­do con pe­los y pe­da­zos del pe­la­je de las pre­sas. Lo que ha que­da­do es una cha­bo­la, no tie­ne ni la mi­tad del ta­ma­ño que te­nía an­tes. Pe­ro Oli­vier lo sa­be: “Pa­ra la pró­xi­ma épo­ca de re­pro­duc­ción, los pa­dres re­no­va­rán el ni­do por com­ple­to”.

Des­pués nos que­da­mos en si­len­cio. De­ja­mos vo­lar nues­tros pen­sa­mien­tos. ¿Có­mo me sen­ti­ría yo si fue­ra una har­pía? En las co­pas de los ár­bo­les re­lu­cen las go­tas del úl­ti­mo chu­bas­co. El me­jor mo­men­to pa­ra vo­lar. Por­que los pe­re­zo­sos y los monos, mo­ja­dos por la lluvia, es­ca­lan ha­cia las ra­mas su­pe­rio­res pa­ra to­mar el sol y se­car­se el pe­la­je. Mien­tras, el plu­ma­je de la har­pía del an­ge­lim ha­ce tiem­po que es­tá se­co. Y la ra­paz es­tá lis­ta pa­ra el pró­xi­mo vue­lo a la des­pen­sa ama­zó­ni­ca.

De­ba­jo de un ni­do, los cien­tí­fi­cos re­co­gie­ron in­di­cios de la ali­men­ta­ción de las har­pías: res­tos de monos, chu­chas (di­dél­fi­dos), ar­ma­di­llos y aras. Ja­más se des­cu­brie­ron

hue­sos de po­llos o pe­rros.

La ma­dre pro­te­ge el po­llue­lo du­ran­te diez se­ma­nas mien­tras el pa­dre ca­za. Des­pués tam­bién la hem­bra tie­ne que con­se­guir pre­sas pa­ra sa­ciar el ape­ti­to de la cría. So­lo a los quin­ce me­ses,

la pro­le se las arre­gla so­la.

A los seis me­ses, las crías de har­pía rea­li­zan los pri­me­ros in­ten­tos de vue­lo. Su plu­ma­je, ini­cial­men­te blan­co, va cam­bian­do y se desa­rro­llan las ca­rac­te­rís­ti­cas fran­jas gri­ses, ne­gras

y blan­cas de las alas.

Se re­quie­ren ocho per­so­nas pa­ra me­dir

la en­ver­ga­du­ra de es­ta hem­bra de har­pía; los ma­chos son más pe­que­ños. Des­pués del es­tre­san­te exa­men, el ave es li­be­ra­da en el Par­que

Na­cio­nal do Pau (Bra­sil)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.