Es­ti­ma­do lec­tor,

Si eres per­so­na de co­ra­zón sen­si­ble y men­te avi­sa­da, qui­zás pres­tes aten­ción a las no­ti­cias y te in­dig­nes an­te su cruel­dad y al­ces ai­ra­do tu voz e in­clu­so, qui­zás, te pre­gun­tes có­mo ayu­dar. Y mien­tras lo ha­ces, el vi­rus, que no en­tien­de de in­dig­na­cio­nes n

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

Co­mo to­do vi­rus ase­sino, lle­ga siem­pre sin avi­sar, se ex­pan­de con ra­pi­dez, siem­bra es­pan­to e in­cer­ti­dum­bre. Muta, se es­con­de, se ca­mu­fla ba­jo mil ca­ras. Ig­no­rar­lo no es una so­lu­ción. Si se pro­pa­ga –y creé­me que lo ha­rá– se­rá ca­da vez más fuer­te, más ve­loz, más im­pre­vi­si­ble de lo que ya era. De­tec­tar­lo es po­si­ble, sí, pe­ro pa­ra cuan­do creas ha­ber­lo he­cho, cuan­do pien­ses que lo tie­nes con­tro­la­do, ha­brá cam­bia­do de as­pec­to y emer­ge­rá allí don­de me­nos lo es­pe­ras: en otra ciu­dad, en otro país, en otro cuer­po. Y vuel­ta a em­pe­zar. En tu de­sidia sa­bes, o crees sa­ber, to­do so­bre él: cuál es su na­tu­ra­le­za, cuál su com­po­si­ción, có­mo se mul­ti­pli­ca y las vías por las que se trans­mi­te. Sa­bes, o crees sa­ber, dón­de en­con­trar­lo, có­mo fre­nar­lo, cuán­do ven­cer­le. Pien­sas tam­bién –o quie­res pen­sar– que ya ha­brá tiem­po pa­ra eso, que no es tu pro­ble­ma, sino el de unos po­bres des­gra­cia­dos cu­ya tris­te y mal­sa­na reali­dad te re­sul­ta aje­na. De ahí que su ame­na­za te re­sul­te ex­tra­ña, le­ja­na, de­for­me. No eres cons­cien­te del pe­li­gro que en­tra­ña; no per­ci­bes su fuer­za ni su po­der. Si eres una per­so­na de co­ra­zón sen­si­ble y men­te avi­sa­da, qui­zá pres­tes aten­ción a las no­ti­cias pro­ve­nien­tes de tie­rras re­mo­tas y te in­dig­nes an­te tan­ta cruel­dad y al­ces ai­ra­do tu voz e in­clu­so, qui­zás, te pre­gun­tes si hay for­ma de ayu­dar. Y mien­tras lo ha­ces, el vi­rus, que no en­tien­de de in­dig­na­cio­nes ni de ofre­ci­mien­tos, con­ti­nua­rá su avan­ce inexo­ra­ble sem­bran­do an­gus­tias, des­bro­zan­do mie­dos, se­gan­do vi­das aquí y allá, sin pie­dad, con sa­ña. Sin dis­tin­cio­nes. Hom­bres, mu­je­res y ni­ños. An­cia­nos, adul­tos y jó­ve­nes. Por­que es­te vi­rus es así, ami­go mío, im­pla­ca­ble. Es su na­tu­ra­le­za. Y no te con­fun­das, no cam­bia­rá. Po­drás apa­ci­guar­lo, en­ce­rrar­lo en tu­bos de en­sa­yo, con­ge­lar­lo, cul­ti­var­lo, es­tu­diar­lo, bus­car­le una ca­ra ama­ble que no exis­te. Por­que si­gue sien­do un vi­rus ase­sino. Le­tal e in­con­tro­la­ble, te­rri­ble. Cla­ro es­tá que, pa­ra ti, es al­go le­jano, tan­to que so­lo con di­fi­cul­tad per­ci­bes su eco en la dis­tan­cia. Y así se­rá du­ran­te un tiem­po. Pe­ro re­sul­ta que ese vi­rus que ayer te era ex­tra­ño, ajeno y dis­tan­te, hoy en­tra en tu vi­da de só­li­dos y se­gu­ros ci­mien­tos sa­cu­dién­do­la has­ta ha­cer­la tem­blar. Tra­ta­rás en­ton­ces de ha­llar una ex­pli­ca­ción con­vin­cen­te pa­ra en­ten­der qué ha fa­lla­do, có­mo es po­si­ble que es­té aquí. No bus­ca­rás ra­zo­nes, sino cul­pas. Ya sa­bes, esas que mi­ti­gan pá­ni­cos y apla­can con­cien­cias: el error hu­mano, pue­de que la ma­la ges­tión, qui­zá la im­pru­den­cia. Lo mis­mo da­rá, por­que pa­ra cuan­do la en­cuen­tres el vi­rus es­ta­rá den­tro de ti y no sa­brás ni po­drás li­brar­te de él. Y por pri­me­ra vez sen­ti­rás mie­do, un mie­do an­ces­tral, atroz, tan real que te ar­de­rán las en­tra­ñas. Y mien­tras te con­su­mes en fie­bres he­mo­rrá­gi­cas re­cor­da­rás aque­llas gen­tes y su mal­sa­na reali­dad, y te pre­gun­ta­rás por qué cuan­do aún ha­bía tiem­po no hi­cis­te lo que ha­bía que ha­cer. Y aque­llas an­gus­tias, aque­llos mie­dos, aque­llas vi­das que el vi­rus se co­bró en otro lu­gar, se­rán aho­ra tus mie­dos, tus an­gus­tias, tus vi­das. De na­da ser­vi­rá in­dig­nar­se, por­que los que con­si­gan sal­var­se so­lo lo ha­rán pa­ra cons­ta­tar su im­po­ten­cia. Se­rá en­ton­ces cuan­do el vi­rus im­pon­ga sus re­glas, fi­je sus con­di­cio­nes. Ese vi­rus, ami­go mío, po­dría ser el ébo­la, pe­ro no lo es. Ese vi­rus se lla­ma Bo­ko Ha­ram.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.