CON­VER­SA­CIO­NES Y EN­CUEN­TROS

"Las imá­ge­nes de los úl­ti­mos años –por ejem­plo, las de ju­lio pa­sa­do de ni­ños pa­les­ti­nos san­gran­do o la des­truc­ción de Ga­za– no se ven en Is­rael"

Geo - - GEO ENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

eres? No di­cen: de Ga­za, sino, soy de la al­dea tal o cual, aun­que nun­ca la han vi­si­ta­do ni vis­to. Qui­zá esa al­dea ya no es­té ahí, por­que la han des­trui­do los is­rae­líes, pe­ro hay ese sue­ño de re­gre­sar... In­clu­so li­be­ra­les co­mo yo, de­ci­mos que no van a po­der vol­ver. Pe­ro el lí­der pa­les­tino que di­ga que no hay re­gre­so, re­ci­bi­rá un ti­ro. Hay que em­pe­zar a edu­car a los jó­ve­nes pa­les­ti­nos y de­cir­les: mira, eso no va a pa­sar; las al­deas ya no es­tán, los li­mo­ne­ros tam­po­co.

Pe­ro sí las co­lo­nias.

–Sí y son una pro­vo­ca­ción, un desas­tre. Se usan por mo­ti­vos po­lí­ti­cos, por ejem­plo, pa­ra blo­quear el diá­lo­go... Pe­ro en el de­sier­to del Si­naí ha­bía asen­ta­mien­tos y ya no hay; en Ga­za, lo mis­mo. La ofer­ta que se hi­zo a Si­ria so­bre los Al­tos del Go­lán in­cluía la pro­me­sa de eli­mi­nar los 32 asen­ta­mien­tos. Con la paz, to­das las co­lo­nias ais­la­das des­apa­re­ce­rán y a Is­rael le per­mi­ti­rán que­dar­se con tres blo­ques, don­de hay más gen­te, el 2,2% de Cisjordania, por el que ha­brá que com­pen­sar a los pa­les­ti­nos en otro si­tio.

Pa­re­ce que pa­ra la po­lí­ti­ca is­rae­lí, cuan­to peor me­jor.

–Las gran­des cri­sis dis­traen la ne­ce­si­dad de ne­go­ciar. Aho­ra, por ejem­plo –no pue­do de­mos­trar­lo–, pe­ro mu­chos is­rae­líes es­tán "con­ten­tos" con los otros con­flic­tos de Orien­te Me­dio, por­que dis­traen. Creo que so­lo dos ac­cio­nes lo­gra­rán que cam­bien las co­sas: una re­vuel­ta pa­les­ti­na no vio­len­ta; por ejem­plo, 2,5 mi­llo­nes de pa­les­ti­nos ves­ti- dos de blan­co, sen­ta­dos en sus ca­lles con una flor en la mano, una ima­gen que im­pac­ta­ría a la opi­nión pu­bli­ca mun­dial, y una gran pre­sión internacional so­bre Is­rael, in­clu­yen­do el boicot de los pro­duc­tos y ser­vi­cios que pro­ce­dan de Cisjordania, por­que es te­rri­to­rio ocu­pa­do.

¿Cree us­ted en la so­lu­ción de dos Es­ta­dos?

–Sí. Es la úni­ca. En­tre el Me­di­te­rrá­neo y el Jor­dán hay 10 mi­llo­nes de per­so­nas, en­tre ellas, 6,1 de ju­díos. En dos ge­ne­ra­cio­nes la ma­yo­ría va a ser pa­les­ti­na. Si so­lo hu­bie­ra un Es­ta­do, en las elec­cio­nes sal­dría un pre­si­den­te pa­les­tino, y si no se les per­mi­tie­se vo­tar, en­ton­ces se­ría­mos Su­dá­fri­ca. Los is­rae­líes en­tien­den que de­mo­grá­fi­ca­men­te la úni­ca so­lu­ción es la de dos Es­ta­dos.

¿Los is­rae­líes acep­tan la fór­mu­la paz por te­rri­to­rios?

–Hay co­lec­ti­vos muy du­ros –co­lo­nos, re­li­gio­sos...– que creen que esa tie­rra es de Is­rael. Es verdad que no se va a de­vol­ver mien­tras no ha­ya pre­sión, pe­ro Is­rael se re­ti­ró del Si­naí, la fran­ja de Ga­za y es­ta­ba dis­pues­to a re­ti­rar­se de los Al­tos del Go­lán. El prin­ci­pio de re­ti­ra­da es­tá ahí.

¿Es Es­ta­dos Uni­dos la cla­ve de la so­lu­ción?

–Cla­ro. Pe­ro pien­so que las re­la­cio­nes en­tre Is­rael y EE UU van a ir cues­ta aba­jo gra­dual­men­te; ya lo per­ci­bo. Hay ten­sio­nes cre­cien­tes y me­nos acep­ta­ción del com­por­ta­mien­to is­rae­lí. Cuan­to más se es­co­ra a la de­re­cha Is­rael, más se mo­les­tan los ame­ri­ca­nos. La pre­sión lle­ga­rá.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.