Ha­cer mú­si­ca con mo­no­li­tos

¿Por qué aca­rrea­ron los se­res hu­ma­nos pe­sa­das ro­cas has­ta Sto­nehen­ge? Por su ca­li­dad so­no­ra, creen los in­ves­ti­ga­do­res.

Geo - - GEO NOTICIAS -

¿Era es­te fa­mo­so lu­gar de cul­to una es­pe­cie de xi­ló­fono pé­treo? Por lo­ca que pa­rez­ca es­ta te­sis, pre­sen­ta­da re­cien­te­men­te por in­ves­ti­ga­do­res del Ro­yal Co­lle­ge of Art de Lon­dres, hay un gran nú­me­ro de prue­bas que la co­rro­bo­ran. Es un he­cho que un de­ter­mi­na­do ti­po de mo­no­li­tos de Sto­nehen­ge, los de­no­mi­na­dos blues­to­nes, emi­ten au­tén­ti­cos so­nes de cam­pa­na cuan­do, por ejem­plo, se los gol­pea con un mar­ti­llo. Es­te ti­po de ro­cas so­no­ras es­tá pre­sen­te en mu­chos lu­ga­res de cul­to an­ti­quí­si­mos, des­de Nor­tea­mé­ri­ca, pa­san­do por In­dia, has­ta Chi­na, don­de se creía que es­tas pie­dras te­nían un qi (ener­gía vi­tal) es­pe­cial­men­te po­ten­te.

Un in­di­cio más: en el lu­gar de don­de se ex­tra­je­ron los blues­to­nes, los mon­tes Pre­se­li, en Ga­les, hay un pue­blo lla­ma­do Maen­clo­chog, cu­yo nom­bre ga­lés sig­ni­fi­ca “pie­dras so­no­ras“y en el que has­ta en­tra­do el si­glo XVIII se uti­li­za­ba la do­le­ri­ta lo­cal en lu­gar de las tra­di­cio­na­les cam­pa­nas de igle­sia.

Pe­ro hay un ar­gu­men­to de­fi­ni­ti­vo pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res: si no es por sus pro­pie­da­des so­no­ras, ¿por qué ha­bía que traer ex­pre­sa­men­te las pie­dras de los mon­tes Pre­se­li, a 260 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, pa­ra cons­truir Sto­nehen­ge, re­co­rrien­do un tra­yec­to des­co­mu­nal pa­ra gen­tes que ca­re­cían de los me­dios de trans­por­te mo­der­nos? Hay su­fi­cien­tes blo­ques de ro­ca nor­mal jus­to al la­do de es­te lu­gar de cul­to, ex­pli­ca Paul De­ve­reux, uno de los in­ves­ti­ga­do­res. Pro­ba­ble­men­te es­tas pie­dras sue­nan así de­bi­do a su den­si­dad y a su al­to por­cen­ta­je de hie­rro y mag­ne­sio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.