SE­RÁ EN 1928 CUAN­DO

Geo - - GEO NOTICIAS -

cien­tí­fi­cos del Mu­seo Co­lo­nial de la lo­ca­li­dad bel­ga de Ter- vu­ren des­cu­bran un crá­neo bas­tan­te lla­ma­ti­vo. El le­tre­ro iden­ti­fi­ca­ti­vo te­nía que es­tar equi­vo­ca­do, era de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra per­te­ne­cer a un chim­pan­cé adul­to. Tam­po­co po­día ser de un ejem­plar jo­ven por­que en­ton­ces se de­be­rían dis­tin­guir unas hen­di­du­ras ní­ti­das en­tre los hue­sos cra­nea­les.

Pe­ro es­tas “fon­ta­ne­las“ya se ha­bían ce­rra­do en el ejem­plar de Ter­vu­ren.

En 1929 el anato­mis­ta ale­mán Ernst Sch­warz pu­bli­có una in­for­ma­ción so­bre el ha­llaz­go. Ha­bían lle­ga­do a sus oí­dos ru­mo­res so­bre di­fe­ren­cias cor­po­ra­les en­tre los “chim­pan­cés“que ha­bi­ta­ban al nor­te y al sur del Con­go. En su en­sa­yo ubi­ca­ba a los monos más grá­ci­les en la mar­gen sur del río. Pe­ro Sch­warz to­da­vía da­ba por sen­ta­do que es­ta­ba des­cri­bien­do una nue­va sub­es­pe­cie de chim­pan­cés más pe­que­ños. Los de­sig­nó con el di­mi­nu­ti­vo la­tino del nom­bre de la es­pe­cie Pan: Pan saty­rus pa­nis­cus. En 1933 el zoólogo ame­ri­cano Ha­rold Coo- lid­ge pu­bli­có es­tu­dios de­ta­lla­dos so­bre los ho­mí­ni­dos que ha­bi­tan al sur del Con­go. Su des­crip­ción del crá­neo dio por fin la de­bi­da im­por­tan­cia a las di­fe­ren­cias res­pec­to a los chim­pan­cés. Se re­co­no­ció a los bo­no­bos co­mo una es­pe­cie in­de­pen­dien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.