El pe­rio­dis­ta he­cho mi­to

Geo - - GEO ICONO -

Pu­do pa­sar a la his­to­ria co­mo un di­rec­tor de pe­rió­di­cos más, pe­ro el des­tino le te­nía re­ser­va­do ha­cer­lo co­mo el di­rec­tor de pe­rió­di­cos más im­por­tan­te del si­glo. Ben­ja­min C. Brad­lee (1921-2014) na­ció en Bos­ton en el seno de una de las gran­des fa­mi­lias de Mas­sa­chu­setts. Su fu­tu­ro, co­mo el de mu­chos de sus fa­mi­lia­res an­tes que él, pa­sa­ba por la uni­ver­si­dad de Har­vard, lu­gar don­de se gra­duó y des­de el que par­ti­ría ha­cia el Pa­cí­fi­co en 1942. Allí, en­ro­la­do en la Ma­ri­na, per­ma­ne­ció lu­chan­do du­ran­te tres años. A su vuel­ta, tras su pa­so por el New Ham­ps­hi­re Sunday News, se in­cor­po­ró al Post en 1948. De­seo­so de co­no­cer Fran­cia, acep­tó en 1951 el pues­to de agregado de pren­sa en Pa­rís, car­go que aban­do­na­ría pa­ra con­ver­tir­se en el co­rres­pon­sal de la re­vis­ta News­week en la ca­pi­tal fran­ce­sa. Tres años des­pués, ya en Was­hing­ton, su amis­tad con el se­na­dor John F. Ken­nedy le en­cum­bró a la éli­te de los pe­rio­dis­tas du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial de 1960. Tras la com­pra de News­week por la fa­mi­lia Graham, edi­to­res del Post, Brad­lee es nom­bra­do sub­di­rec­tor del pe­rió­di­co, au­pán­do­se a la di­rec­ción en 1968. Con él al man­do el Post, un pe­rió­di­co lo­cal sin gran tras­cen­den­cia, da­rá un gi­ro co­per­ni­cano pa­ra con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te pe­rio­dís­ti­co. Su sal­to a la fa­ma fue­ron en reali­dad dos: en 1971, con la pu­bli­ca­ción de los pa­pe­les del Pen­tá­gono, don­de se re­co­gían las men­ti­ras de la Ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na en Viet­nam; y un año des­pués, con el ca­so Wa­ter­ga­te, que ha­ría di­mi­tir al pre­si­den­te Ni­xon (fo­to: Brad­lee, a la iz­da, jun­to al re­por­te­ro Bob Wood­ward).

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.