EDI­TO­RIAL

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec­tor de GEO. jdue­nas@gyj.es

Es­ti­ma­do lec­tor,

Las gen­tes pron­to se re­fi­rie­ron al lu­gar co­mo la is­la; des­pués, co­mo el sép­ti­mo con­ti­nen­te. De­cían que sus cos­tas es­ta­ban for­ma­das por ex­tra­ños ar­ti­lu­gios que bri­lla­ban al sol de po­nien­te, y que por ellas deam­bu­la­ban di­mi­nu­tos se­res sin ca­be­za; que sus mon­tes eran trans­pa­ren­tes y sus ár­bo­les, de co­lo­res des­co­no­ci­dos; que se mo­vía con el cur­so de las co­rrien­tes, que se nu­tría de sue­ños ol­vi­da­dos y cre­cía con nues­tros de­sen­can­tos.

Dé­je­me con­tar­le una his­to­ria. Aun­que qui­zá no lo pa­rez­ca, es un re­la­to real, va­cío de da­tos y ci­fras, de curiosidades y ad­ver­ten­cias, pe­ro de fá­cil com­pro­ba­ción. No hay, por tan­to, na­da fic­ti­cio en él (o al me­nos na­da im­por­tan­te), pe­ro tam­po­co es un re­la­to pe­rio­dís­ti­co al uso. Es una his­to­ria de vue­lo ra­so, sin más pre­ten­sión que la de crear con­cien­cia. Di­ga­mos que pa­ra con­tar­la de for­ma ame­na, pa­ra no con­ta­mi­nar­le con la frial­dad azul de los nú­me­ros, re­cu­rro a la na­rra­ti­va. Em­pe­ce­mos. To­do co­men­zó co­mo una le­yen­da ur­ba­na, una his­to­ria fan­tás­ti­ca que co­rría de bo­ca en bo­ca sin que na­die acer­ta­ra a pre­ci­sar su ve­ra­ci­dad. Ha­bla­ba de un lu­gar ex­tra­ño, si­tua­do mar aden­tro, ale­ja­do de las tran­si­ta­das ru­tas co­mer­cia­les de los mer­can­tes. Al­gu­nos ma­ri­nos, so­li­ta­rios lo­bos de mar, re­fe­rían ha­ber­lo di­vi­sa­do en me­dio del Pa­cí­fi­co, en al­gún pun­to en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón; otros, al nor­te de Hai­tí, en el enig­má­ti­co mar de los Sar­ga­zos. Lo cierto es que al re­que­rir su ubi­ca­ción exac­ta na­die la pre­ci­sa­ba so­bre las car­tas de na­ve­ga­ción. Ha­bla­ban de sus enor­mes di­men­sio­nes, de su on­du­la­da y cam­bian­te geo­gra­fía, de su mo­ve­di­za com­po­si­ción. Y lo ha­cían co­mo el que des­pier­ta de un mal sue­ño. Las gen­tes pron­to se re­fi­rie­ron al lu­gar co­mo la is­la; des­pués, co­mo el

sép­ti­mo con­ti­nen­te. De­cían que sus cos­tas es­ta­ban for­ma­das por ex­tra­ños ar­ti­lu­gios que bri­lla­ban al sol de po­nien­te, y que por ellas deam­bu­la­ban di­mi­nu­tos se­res sin ca­be­za; que sus mon­tes eran trans­pa­ren­tes y sus ár­bo­les, de co­lo­res des­co­no­ci­dos; que se mo­vía al al­bur de las co­rrien­tes, que se nu­tría de sue­ños ol­vi­da­dos y cre­cía con nues­tros de­sen­can­tos. Pa­ra mu­chos aquel re­la­to no era más que un cuen­to de ni­ños, un es­tú­pi­do es­pe­jis­mo na­ci­do de lar­gas ex­po­si­cio­nes al sol y so­li­ta­rias ho­ras de na­ve­ga­ción, una enor­me ba­lle­na blan­ca que apa­re­cía y des­apa­re­cía en la men­te es­pu­mo­sa de los nue­vos ca­pi­ta­nes Ahab. Un buen día, can­sa­dos de ru­mo­res y es­po­lea­dos por la cu­rio­si­dad, un gru­po de cien­tí­fi­cos sa­lió en su bus­ca y se aden­tró en el mar. An­tes de aven­tu­rar­se en aque­llos re­mo­tos reinos azu­les, bus­ca­ron con sus sa­té­li­tes tan fan­tás­ti­co lu­gar sin re­sul­ta­do al­guno. Si­guie­ron se­ma­nas de mo­nó­to­na na­ve­ga­ción, días y días de te­rri­bles tem­pes­ta­des. Has­ta que por fin el mar que­dó en cal­ma y los vien­tos de­ja­ron de so­plar. Y la is­la apa­re­ció fren­te a ellos co­mo un gi­gan­tes­co re­mo­lino, una man­cha amor­fa y re­pug­nan­te. Re­co­rrie­ron sus cos­tas pa­ra com­pro­bar lo que no sa­bían: que aquel en­gen­dro es­ta­ba for­ma­do por ja­rras y za­pa­tos, por ce­pi­llos de dien­tes y mu­ñe­cas sin ca­be­za, por bo­te­llas y re­des. Cons­ta­ta­ron que las sua­ves y on­du­lan­tes co­li­nas no eran sino bol­sas de plás­ti­co me­ci­das por la co­rrien­te; que los ár­bo­les de co­lo­res des­te­ñi­dos se pa­re­cían de­ma­sia­do a los co­nos de trá­fi­co. An­gus­tia­dos por el des­cu­bri­mien­to, los cien­tí­fi­cos re­gre­sa­ron a puer­to. Y di­je­ron que sí, que el sép­ti­mo con­ti­nen­te era una reali­dad en me­dio del mar. Pe­ro que aquel en­gen­dro no se nu­tría de sue­ños ni cre­cía con los de­sen­ga­ños (co­mo com­pro­ba­rá en el re­por­ta­je de por­ta­da), sino con las ba­su­ras, los desechos, la ig­no­ran­cia y la de­sidia. Pe­ro las gen­tes, fe­li­ces en su ig­no­ran­cia, no les es­cu­cha­ron y con­ti­nua­ron ama­rra­das a la le­yen­da. Y la is­la si­guió (y si­gue) ahí, cre­cien­do y cre­cien­do... Pa­ra nues­tra ver­güen­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.