"La reali­dad tie­ne tan­ta fuer­za que no ne­ce­si­to in­ven­tar"

Su li­bro ha re­ci­bi­do el IX Pre­mio Internacional de Li­te­ra­tu­ra de Via­jes Ciu­dad de Be­ni­càs­sim 2013.

Geo - - GEO ENTREVISTA -

Si pa­ra geó­gra­fos y an­tro­pó­lo­gos el co­no­ci­mien­to del mun­do es una obli­ga­ción, pa­ra pe­rio­dis­tas y fo­tó­gra­fos po­der vi­vir­lo, lle­gar a ex­pe­ri­men­tar­lo, es una ne­ce­si­dad. Cuan­do am­bos mun­dos se fun­den en una per­so­na, sur­gen gen­tes sa­bias y dis­cre­tas que con­vier­ten el en­cuen­tro en una ex­pe­rien­cia in­te­lec­tual. Es el ca­so de Án­gel Mar­tí­nez Ber­me­jo, que tras dé­ca­das re­co­rrien­do el mun­do –en mu­chas oca­sio­nes pa­ra GEO–, nos cuen­ta aho­ra sus im­pre­sio­nes so­bre Ke­ra­la (In­dia) en un li­bro que ha re­ci­bi­do el IX Pre­mio Internacional de Li­te­ra­tu­ra de Via­jes Ciu­dad de Be­ni­càs­sim.

¿Por qué un li­bro so­bre Ke­ra­la, un rin­cón tan apar­ta­do y desconocido?

–Es un lu­gar en el que se acu­mu­lan las his­to­rias: a ca­da pa­so que da­ba en­con­tra­ba una di­fe­ren­te, ya fue­ra en el pa­sa­do re­mo­to o en la ac­tua­li­dad. Me ocu­rrió un fe­nó­meno cu­rio­so: em­pe­cé a te­ner una fuer­te afi­ni­dad emo­cio­nal con un país en el que lle­va­ba po­cos días y del que me se­pa­ra­ban ca­si to­das las ba­rre­ras cul­tu­ra­les po­si­bles. Y ca­da co­sa que apren­día me ha­cía sen­tir que vi­vía una aven­tu­ra in­te-

lec­tual. Dos ha­llaz­gos de gol­pe.

¿Qué ha­ce di­fe­ren­te a Ke­ra­la del res­to de la In­dia?

–Es el pri­mer Es­ta­do en que hay más mu­je­res que hom­bres por­que ape­nas se prac­ti­ca el abor­to se­lec­ti­vo ni el in­fan­ti­ci­dio fe­me­nino. Las mu­je­res tie­nen muy po­cos hi­jos. La gen­te no ori­na en la ca­lle, ca­si no hay ba­su­ra y las va­cas no an­dan suel­tas. To­do el mun­do lee pe­rió­di­cos. Los ni­ños no tra­ba­jan ni pi­den en la ca­lle. Ha­brá ex­cep­cio­nes en to­do es­to, pe­ro la di­fe­ren­cia con otros Es­ta­dos es muy mar­ca­da.

¿Y del mun­do?

–No en­con­tré esas ac­ti­tu­des cer­ca­nas al ser­vi­lis­mo o a la ira tan fre­cuen­tes en­tre los po­bres de otros lu­ga­res cuan­do tra­tan con los ri­cos o los tu­ris­tas. Ke­ra­la tie­ne una ta­sa de al­fa­be­ti­za­ción y una es­pe­ran­za me­dia de vi­da com­pa­ra­ble a mu­chos paí­ses oc­ci­den­ta­les. To­do ocu­rre en un Es­ta­do con un PIB ba­jí­si­mo, pe­ro se con­si­gue de­di­can­do, du­ran­te dé­ca­das, una par­te im­por­tan­tí­si­ma del pre­su­pues­to a edu­ca­ción y sa­ni­dad.

¿En­con­tró lo que bus­ca­ba?

–Al­guien di­jo que Ke­ra­la era la es­pe­ran­za del Ter­cer Mun­do, el ejem­plo de que el desa­rro­llo no es­tá li­ga­do ne­ce­sa­ria­men­te al PIB co­mo nos quie­ren ha­cer creer. Por su­pues­to que ca­si na-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.