DE OLO­RES Y SA­BO­RES

"Al­guien di­jo que Ke­ra­la es la es­pe­ran­za del Ter­cer Mun­do, el ejem­plo de que el desa­rro­llo no es­tá li­ga­do al PIB co­mo nos quie­ren ha­cer creer"

Geo - - GEO ENTREVISTA - Ju­lián Due­ñas

ma­sa­jes ayur­ve­das, hay bue­nas pla­yas y los fes­ti­va­les son es­pec­ta­cu­la­res. Era co­mo co­mer un man­go muy dul­ce. Con­ti­nua­men­te en­con­tra­ba la chis­pa de lo con­se­gui­do por las lu­chas so­cia­les, las con­quis­tas en edu­ca­ción y sa­ni­dad, y en la si­tua­ción de la mu­jer. Es la pi­mien­ta que le da sa­bor es­pe­cial al man­go.

Di­cen que es ne­ce­sa­ria la fic­ción pa­ra lle­gar a ex­pli­car la reali­dad. Des­pués de re­co­rrer Ke­ra­la ¿us­ted qué cree?

–Es po­si­ble. Lees Ti­gre blan­co, la no­ve­la de Ara­vind Adi­ga, y apren­des más de la In­dia real que en cual­quier estudio. La li­te­ra­tu­ra de via­jes es co­mo ese es­pe­jo que re­pro­du­ce una ex­pe­rien­cia real pe­ro li­ge­ra­men­te de­for­ma­da. Pe­ro de­be­ría en­trar den­tro de esa ca­te­go­ría que los an­glo­sa­jo­nes lla­man “no fic­ción”. La reali­dad tie­ne tan­ta fuer­za que no hay que in­ven­tar na­da, pe­ro có­mo cuen­tas esa reali­dad es siem­pre una in­ter­pre­ta­ción.

¿Es­ta­mos pues fren­te a un gran re­por­ta­je o su li­bro es sen­ci­lla­men­te la na­rra­ción de un ins­tan­te don­de la fic­ción jue­ga tam­bién su pa­pel?

–Cuan­do lo es­cri­bía pen­sa­ba que ha­cía más re­por­ta­je que li­te­ra­tu­ra: fui, vi y aho­ra lo cuen­to. Se­ría un ha­la­go que es­te li­bro se con­si­de­ra­ra un gran re­por­ta­je.

He­ro­do­to, Mar­co Po­lo, Pli­nio, Vas­co da Ga­ma, los úl­ti­mos ju­díos que aban­do­nan es­ta tie­rra pa­ra mar­char a Is­rael… La his­to­ria es una mu­le­ta muy re­cu­rren­te en su re­la­to. ¿Que­da al­go de ella en Ke­ra­la?

–Lle­gué a Pa­rur una se­ma­na des­pués de que se hu­bie­ra ido el úl­ti­mo ju­dío de la ciu­dad. Una pre­sen­cia de mi­les de años que des­apa­re­cía. Pe­ro que­da la for­ma de re­la­cio­nar­se con ex­tran­je­ros, con un ni­vel de con­flic­to en­tre re­li­gio­nes mu­cho me­nor que en otros lu­ga­res de la Unión. De Vas­co de Ga­ma que­da la ar­qui­tec­tu­ra por­tu­gue­sa en Goa y otros lu­ga­res, el ca­to­li­cis­mo y una co­ci­na sin pre­jui­cios.

¿El ol­fa­to en par­ti­cu­lar, y los sen­ti­dos en ge­ne­ral, es pri­mor­dial en su li­bro. ¿Por qué?

–Creo que el ol­fa­to es el sen­ti­do de la memoria. Ki­pling de­cía que pa­ra co­no­cer la In­dia hay que oler­la. Yo aña­di­ría que es la me­jor ma­ne­ra de re­cor­dar­la. Aquí hue­le to­do, y ca­si siem­pre mal: la ga­so­li­na, la ba­su­ra, los ori­nes y el su­dor, pe­ro tam­bién la co­mi­da, las ofren­das, las flo­res que lle­van las mu­je­res en el pe­lo. Y eso que Ke­ra­la de­be de ser el rin­cón de la In­dia que me­nos hue­le. Pe­ro es­tán los aro­mas de las es­pe­cias. En cual­quier ca­so, los sen­ti­dos son nues­tra for­ma de re­la­cio­nar­nos con el mun­do

¿No co­rren bue­nos tiem­pos pa­ra la li­te­ra­tu­ra de via­jes, ¿por qué es­ta aven­tu­ra?

–Es­cri­bir un li­bro co­mo és­te es un via­je que tie­ne la re­com­pen­sa de ha­cer­se. Via­jo por­que es la ma­ne­ra más rá­pi­da, ba­ra­ta y sen­ci­lla de ex­pe­ri­men­tar mu­chas de las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la vi­da. Aun­que tie­ne su con­tra­par­ti­da. No creo que se pue­da vi­vir de la li­te­ra­tu­ra de via­jes, y es una lás­ti­ma, por­que se­ría la pro­fe­sión per­fec­ta.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.