La piel, nues­tra se­gun­da na­riz

Geo - - GEO NOTICIAS -

Has­ta la fe­cha ha­bía iden­ti­fi­ca­dos cer­ca de 150 re­cep­to­res de aro­mas fue­ra de la na­riz, por ejem­plo, en los es­per­ma­to­zoi­des, los in­tes­ti­nos, los ri­ño­nes, el hí­ga­do y el co­ra­zón. Pe­ro re­cien­te­men­te, Da­nie­la Bus­se y Hanns Hatt, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Bo­chum (Ale­ma­nia), han cons­ta­ta­do que tam­bién los que­ra­ti­no­ci­tos –cé­lu­las que for­man la ca­pa más su­per­fi­cial de la piel– “tie­nen ol­fa­to”.

Aun­que no so­mos cons­cien­tes de que nues­tra epi­der­mis per­ci­be olo­res, “hus­mear con la piel” es im­por­tan­te: al pa­re­cer, el re­cep­tor de aro­mas OR2AT4, ac­ti­va­do por de­ter­mi­na­dos olo­res, es­ti­mu­la a las cé­lu­las cu­tá­neas pa­ra que se dividan más y au­men­ta su mo­vi­li­dad, lo cual es ne­ce­sa­rio du­ran­te la ci­ca­tri­za­ción de he­ri­das.

En­tre un to­tal de cien aro­mas con dis­tin­tas es­truc­tu­ras quí­mi­cas, las fra­gan­cias de sán­da­lo mos­tra­ron un fuer­te efec­to so­bre las cé­lu­las cu­tá­neas cul­ti­va­das en una pla­ca de Pe­tri, que reac­cio­na­ron bas­tan­te an­te una va­rie­dad sin­té­ti­ca lla­ma­da “san­da­lo­re”, uti­li­za­da en per­fu­mes, pro­duc­tos cos­mé­ti­cos y va­ri­llas de in­cien­so.

Se­gún Hanns Hatt, es­tos re­sul­ta­dos son pro­me­te­do­res pun­tos de par­ti­da pa­ra desa­rro­llar sus­tan­cias te­ra­péu­ti­cas. Pron­to se po­drían crear no­ve­do­sas cre­mas y lo­cio­nes pa­ra el tra­ta­mien­to de he­ri­das o con­tra el en­ve­je­ci­mien­to de la piel.

Pe­ro los aro­mas tam­bién po­drían cau­sar da­ños si se uti­li­zan do­sis ex­ce­si­vas. “No de­be­ría­mos ol­vi­dar que hay que te­ner cui­da­do con las fra­gan­cias con­cen­tra­das mien­tras no se­pa­mos qué fun­ción tie­nen en las cé­lu­las cu­tá­neas los dis­tin­tos re­cep­to­res de aro­mas”, sub­ra­ya Hatt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.