Ami­gos ge­né­ti­cos

Un in­ves­ti­ga­ción des­cu­bre que el ADN in­flu­ye tam­bién en las re­la­cio­nes de amis­tad: con quién te lle­vas bien y a quién re­cha­zas.

Geo - - GEO NOTICIAS -

¿Qué im­pul­sa a las per­so­nas a ser ami­gas? ¿Una in­fan­cia co­mún? ¿Los mis­mos in­tere­ses? ¿Ale­grías y su­fri­mien­tos com­par­ti­dos? Sí, se­gu­ra­men­te to­do lo an­te­rior in­flu­ye, pe­ro tam­bién una do­ta­ción ge­né­ti­ca se­me­jan­te. Así lo afir­man Ja­mes Fow­ler (Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, San Die­go) y Ni­cho­las Ch­ris­ta­kis (Uni­ver­si­dad de Ya­le, New Ha­ven). Es­te fac­tor es tan po­de­ro­so que los ami­gos –en com­pa­ra­ción con per­so­nas des­co­no­ci­das– se pa­re­cen ge­né­ti­ca­men­te co­mo pri­mos de cuar­to gra­do. Es de­cir, co­mo per­so­nas que tie­nen los mis­mos tras­ta­ta­ra­bue­los.

Los in­ves­ti­ga­do­res lo des­cu­brie­ron des­pués de ana­li­zar el ADN de cer­ca de 2.000 vo­lun­ta­rios y com­pa­rar pa­res de ami­gos no em­pa­ren­ta­dos con pa­re­jas de per­so­nas ni em­pa­ren­ta­das ni ami­gas. Pa­ra rea­li­zar el estudio, Fow­ler y Ch­ris­ta­kis re­cu­rrie­ron a los da­tos de la pe­que­ña ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se de Fra­ming­ham, don­de des­de 1948 se rea­li­za uno de los ma­yo­res es­tu­dios a lar­go pla­zo so­bre sa­lud car­dia­ca.

Ba­sán­do­se en el gra­do de coin­ci­den­cias ge­né­ti­cas en­tre per­so­nas ele­gi­das al azar, los in­ves­ti­ga­do­res creen po­der pre­de­cir quién es ami­go de quién. En los ami­gos coin­ci­den so­bre to­do los pa­tro­nes ge­né­ti­cos que in­flu­yen en el ol­fa­to. Cuan­do se tra­ta de in­mu­ni­dad con­tra en­fer­me­da­des, los pa­tro­nes son más bien di­ver­sos. Dos efec­tos que re­sul­tan ven­ta­jo­sos cuan­do apa­re­cen jun­tos: las pre­fe­ren­cias co­mu­nes unen, mien­tras que una sen­si­bi­li­dad di­fe­ren­te fren­te a gér­me­nes pa­tó­ge­nos di­fi­cul­ta la pro­pa­ga­ción de en­fer­me­da­des en el círcu­lo de ami­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.