Polen ex­plo­si­vo

Las plan­tas de la fa­mi­lia uti­li­zan una tác­ti­ca ofen­si­va pa­ra pro­pa­gar­se: sus flo­res dis­pa­ran polen a las aves.

Geo - - GEO NOTICIAS -

Ag­nes De­llin­ger y sus co­le­gas de la Uni­ver­si­dad de Vie­na estudiaron en Ecua­dor y Cos­ta Ri­ca los pe­que­ños ár­bo­les del gé­ne­ro Axi­naea. To­dos ellos com­par­ten un ras­go par­ti­cu­lar: en cuan­to un ave –ha­bi­tual­men­te, una tán­ga­ra, ave de la fa­mi­lia Th­rau­pi­dae– pi­co­tea los es­tam­bres, es­te ór­gano ex­plo­ta y di­ri­ge un cho­rro de polen al pi­co y la ca­be­za del ave. Los es­tam­bres son las par­tes mas­cu­li­nas de la plan­ta que, en el ca­so de los ár­bo­les Axi­naea, lle­van apén­di­ces ri­cos en azú­car y son de co­lor lla­ma­ti­vo.

Cuan­do el ave “en­su­cia­da” ate­rri­za en la si­guien­te plan­ta, la po­li­ni­za. Co­mo las tán­ga­ras sue­len co­mer­se el es­tam­bre com­ple­to, la pro­crea­ción de la plan­ta re­quie­re que los vi­si­tan­tes ala­dos no se tra­guen to­do el polen, sino que una par­te del mis­mo se ad­hie­ra al cuer­po: de ahí la ex­plo­sión.

¿Có­mo fun­cio­na el me­ca­nis­mo de la plan­ta? Es sen­ci­llo: al mor­der el ci­ta­do apén­di­ce, el ave ac­ti­va un ór­gano que, a mo­do de fue­lle, ex­pri­me ai­re por el es­tam­bre: co­mo con­se­cuen­cia, el cho­rro de polen sa­le por un po­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.