El ase­sino de sue­ños

Geo - - GEO ICONO -

Los acon­te­ci­mien­tos re­gis­tra­dos en la pe­que­ña lo­ca­li­dad de Fer­gu­son (Missouri) po­nen es­tos días de ma­ni­fies­to que, le­jos de ha­ber­se so­lu­cio­na­do, el pro­ble­ma del ra­cis­mo si­gue la­ten­te en la sociedad nor­te­ame­ri­ca­na. Por ello, ele­var a ca­te­go­ria de icono (aun­que sea del mal) a Ja­mes Earl Ray (1928-1998), con­vic­to por el ase­si­na­to del re­ve­ren­do y pre­mio No­bel de la Paz Mar­tin Lut­her King, so­lo en­cuen­tra jus­ti­fi­ca­ción a la luz de la pu­bli­ca­ción del li­bro del es­cri­tor An­to­nio Mu­ñoz Mo­li­na que, a me­dio ca­mino en­tre la fic­ción y la cró­ni­ca, re­co­rre su vi­da. Na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia po­bre de Illi­nois, Ray aban­do­nó la es­cue­la con quin­ce años. Po­co des­pués, con la gue­rra a pun­to de ter­mi­nar, se en­ro­ló en el ejér­ci­to y lle­gó a ser­vir en Ale­ma­nia. La vuel­ta a ca­sa no de­bió de sen­tar­le na­da bien, pues ya en 1949 co­me­tió el pri­me­ro de una se­rie de crí­me­nes que le lle­va­rían a re­ci­bir una con­de­na de 20 años en 1959. Tras pro­ta­go­ni­zar una fu­ga de pe­lí­cu­la en 1967, con­si­gue lle­gar a Mé­xi­co, país en el que se es­ta­ble­ce­rá con nom­bre fal­so de­di­cán­do­se al ne­go­cio de la por­no­gra­fía. Tras fra­ca­sar en el em­pe­ño, de re­gre­so a Es­ta­dos Uni­dos, sus fuertes pre­jui­cios con­tra las per­so­nas de ra­za ne­gra le lle­van a unir­se a la pla­ta­for­ma de apo­yo a la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Geor­ge Wa­lla­ce. El cua­tro de abril de 1968, tras com­prar un fu­sil y una mira te­les­có­pi­ca, ase­si­nó al doc­tor King en el se­gun­do pi­so del motel Lo­rrai­ne de Memp­his (Tennessee). Dos me­ses des­pués fue de­te­ni­do en Gran Bre­ta­ña y ex­tra­di­ta­do a EE UU. Fue con­de­na­do a 99 años de cár­cel. Mu­rió en pri­sión a los 70 años.

G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.