Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián D ue­ñas Di­rec tor de G E O. jdue­nas@gyj.es

es cu­rio­so, pe­ro hay días en los que ten­go la sen­sa­ción de vi­vir en mun­dos pa­ra­le­los. Es­to, di­cho así, no es que me su­pon­ga un gra­ve pro­ble­ma, pues tan bue­na (o ma­la) pue­de ser la co­pia co­mo el ori­gi­nal. Lo que me ge­ne­ra cier­ta in­quie­tud, no le voy a en­ga­ñar, es que, lle­ga­do un mo­men­to da­do, no sea ca­paz de dis­tin­guir en­tre qué es reali­dad y qué fic­ción, que aque­llo que un día con­si­de­ré tan­gi­ble al si­guien­te se con­vier­ta en vir­tual. Y lo que es peor, que aún co­no­cien­do la di­fe­ren­cia, sa­bien­do cuál es cuál, me con­for­me con el su­ce­dá­neo y des­car­te el ori­gi­nal. Mien­tras que la li­te­ra­tu­ra pa­re­ce re­des­cu­brir (tras de­ce­nios con­si­de­ran­do el rea­lis­mo pa­sa­do de mo­da) el ex­tra­or­di­na­rio po­der de la reali­dad –ahí es­tán los úl­ti­mos li­bros de Ja­vier Cer­cas y Mu­ñoz Mo­li­na–, no pa­re­ce ocu­rrir igual en otras dis­ci­pli­nas, don­de la fic­ción se con­so­li­da co­mo re­fe­ren­te vá­li­do (y po­si­ble­men­te úni­co). Es­ta re­fle­xión na­ce al hi­lo del re­por­ta­je in­te­rior que de­di­ca­mos a las cue­vas de Chau­vet, una ma­ra­vi­lla na­tu­ral que al­ber­ga las pin­tu­ras pa­no­rá­mi­cas ru­pes­tres más an­ti­guas del mun­do. Co­mo ocu­rre en lu­ga­res de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas, los cien­tí­fi­cos son los úni­cos que tie­nen el pri­vi­le­gio de con­tem­plar­las de cer­ca, aun­que sea, co­mo en Chau­vet, por unas ho­ras y so­lo du­ran­te los seis pri­me­ros me­ses del año. El con­te­ni­do na­tu­ral de dió­xi­do de car­bono de la cue­va po­dría ser mor­tal, de ahí que se prohí­ban las vi­si­tas. Cons­cien­tes de es­ta “dis­cri­mi­na­ción ar­tís­ti­ca”, los res­pon­sa­bles ga­los es­tán le­van­tan­do una ré­pli­ca de la cue­va ori­gi­nal, cu­ya aper­tu­ra se pre­vé pa­ra la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra. Di­cen que la cons­truc­ción se­rá tan exac­ta, tan pre­ci­sa y ca­bal que los vi­si­tan­tes no so­lo po­drán ver a sus pies hue­sos roídos, res­tos de fo­ga­tas y cra­neos de osos, sino que ex­pe­ri­men­ta­rán in­clu­so la mis­ma tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior de la cue­va (13ºC), la mis­ma hu­me­dad del ai­re y el mis­mo olor a ba­rro frío que tu­vie­ron, sin­tie­ron y olie­ron sus ha­bi­tan­tes pri­mi­ge­nios. Reali­dad y fic­ción por el mis­mo pre­cio. Pe­ro, yo me pre­gun­to, ¿de verdad es po­si­ble en­mas­ca­rar la reali­dad con adi­ti­vos vir­tua­les sin ex­pe­ri­men­tar un sen­ti­mien­to de pér­di­da? Pien­se por ejem­plo que los ori­gi­na­les de Go­ya en El Pra­do fue­sen co­pias. ¿Trans­mi­ti­rían lo mis­mo? Me te­mo que no. La vi­da no es igual que sus re­pre­sen­ta­cio­nes. He te­ni­do la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar al­gu­nas de las gran­des re­pro­duc­cio­nes his­tó­ri­cas de los úl­ti­mos años. Via­jé a Ber­lín pa­ra con­tem­plar el re­sur­gi­mien­to de la ciu­dad de Pér­ga­mo, y en Ma­drid dis­fru­té aden­trán­do­me (por dos ve­ces) en la cá­ma­ra mor­tuo­ria de Tu­tan­ka­mon. Am­bas mues­tras, de un vir­tuo­sis­mo ex­tra­or­di­na­rio, de una re­pro­duc­ción ex­qui­si­ta, me sir­vie­ron pa­ra año­rar, ben­di­ta pa­ra­do­ja, ¡la reali­dad! Por­que por muy bue­na que sea la fic­ción, por muy bien do­cu­men­ta­da que es­té la re­crea­ción, por muy com­ple­ta y lo­gra­da que sea la co­pia, nun­ca des­pren­de­rá la emo­ción que ema­na el ori­gi­nal. Mi­ran­do la ré­pli­ca de la más­ca­ra del fa­raón, si­tua­da a un pal­mo de mí, pen­sé en Ho­ward Car­ter: le vi des­cen­der los es­ca­lo­nes cu­bier­tos por la are­na del de­sier­to y for­zar la puer­ta de gra­ni­to de la an­te­cá­ma­ra. Le vi re­ti­rar­se el su­dor de la fren­te y le oí res­pi­rar. Le es­cu­ché su­su­rrar aque­llo de “¡co­sas ma­ra­vi­llo­sas!” Yo vi tam­bién to­das aque­llas co­sas ma­ra­vi­llo­sas, sí, pe­ro eran co­pias; la emo­ción me la per­dí. Mi­ran­do la ré­pli­ca de la más­ca­ra del fa­raón, si­tua­da a un pal­mo de mí, pen­sé en Ho­ward Car­ter: le vi des­cen­der los es­ca­lo­nes cu­bier­tos por la are­na del de­sier­to y for­zar la puer­ta de gra­ni­to de la an­te­cá­ma­ra. Le vi re­ti­rar­se el su­dor de la fren­te y le oí res­pi­rar. Le es­cu­ché su­su­rrar aque­llo de “¡co­sas ma­ra­vi­llo­sas!” Yo vi tam­bién to­das aque­llas co­sas ma­ra­vi­llo­sas, sí, pe­ro eran co­pias; la emo­ción me la per­dí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.