Arries­ga­da ex­cur­sión a la mon­ta­ña

Geo - - GEO VISIÓN -

El ca­ra­col no po­día pre­ver al­go así: una ra­na le blo­quea el ca­mino. ¿Me­dia vuel­ta? No hay es­pa­cio su­fi­cien­te. ¿Rep­tar ca­be­za aba­jo por la par­te in­fe­rior de la ra­ma? Gra­ve ries­go de caí­da. La úni­ca so­lu­ción es des­li­zar­se so­bre la ra­na. En reali­dad es una op­ción muy pe­li­gro­sa por­que el an­fi­bio po­dría pe­gar un sal­to y ti­rar­lo. Pe­ro es de día y una ra­na ar­bo­rí­co­la in­do­ne­sia de­dos de co­ral ( Li­to­ria cae­ru­lea) co­mo es­ta se pa­sa la jor­na­da dur­mien­do. Ade­más, el ejem­plar de la fo­to­gra­fía es­tá muy re­la­ja­do, así lo de­la­tan sus de­dos re­co­gi­dos. Es­tos an­fi­bios so­lo per­ci­ben a sus pre­sas cuan­do es­tas se mue­ven con ra­pi­dez. El ca­ra­col as­cien­de len­ta­men­te a hur­ta­di­llas por el tra­se­ro de la ra­na. Una vez en la cima vuel­ve la ca­be­za triun­fan­te ha­cia la cá­ma­ra y, a con­ti­nua­ción, des­cien­de des­li­zán­do­se por el mo­rro. Ocho mi­nu­tos y la aven­tu­ra so­bre una ra­ma en Ya­kar­ta ha si­do su­pe­ra­da.

Fotos: HGM-Press

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.