Pin­tu­ras muy ex­pre­si­vas

Los di­bu­jos de los ni­ños du­ran­te sus pri­me­ros años de vi­da pue­den ser sin­to­má­ti­cos de su in­te­li­gen­cia pos­te­rior.

Geo - - GEO NOTICIAS -

iNo hay por qué asus­tar­se: es nor­mal que su hi­jo “ol­vi­de“pin­tar la ba­rri­ga o las ore­jas cuan­do di­bu­ja una per­so­na. No obs­tan­te, es un signo de in­te­li­gen­cia que los ni­ños y las ni­ñas em­pie­cen a re­pro­du­cir to­do el cuer­po hu­mano. In­te­li­gen­cia, to­do hay que de­cir­lo, que no so­lo se li­mi­ta al ta­len­to pic­tó­ri­co, sino que se ex­tien­de a las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas ge­ne­ra­les.

Un equi­po del King’s Co­lle­ge de Lon­dres, di­ri­gi­do por Ro­sa­lind Ar­den, ha ana­li­za­do 15.000 di­bu­jos pin­ta­dos por ge­me­los pa­ra el estudio de es­te ti­po más am­plio rea­li­za­do en to­do el mun­do. Y ha lo­gra­do dos no­ta­bles des­cu­bri­mien­tos. Pri­me­ro: la edad a la que un ni­ño con­si­gue pin­tar per­so­nas com­ple­tas es­tá muy in­flui­da por los ge­nes: los ge­me­los uni­vi­te­li­nos se ase­me­jan en es­ta ca­pa­ci­dad mu­cho más que los bi­vi­te­li­nos, in­clu­so aun­que es­tos úl­ti­mos ha­yan si­do es­ti­mu­la­dos por igual por sus pro­ge­ni­to­res en la prác­ti­ca pic­tó­ri­ca.

Se­gun­do: un ni­ño que es ca­paz de di­bu­jar bien a los cua­tro años, pro­ba­ble­men­te a los ca­tor­ce ob­ten­drá unos re­sul­ta­dos muy bue­nos en los test de in­te­li­gen­cia ge­ne­ra­les. Por tan­to, el ta­len­to pic­tó­ri­co en los pri­me­ros años de vi­da es un in­di­ca­dor óp­ti­mo de có­mo se­rá el desa­rro­llo in­te­lec­tual pos­te­rior.

Los di­bu­jos re­ve­lan da­tos del fu­tu­ro in­te­lec­tual del ni­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.