¿Has di­cho al­go, ca­ri­ño?

¿Qué es­cu­cha­mos más, vo­ces fa­mi­lia­res o des­co­no­ci­das? La pro­fe­so­ra ca­na­dien­se In­grid Johns­ru­de res­pon­de.

Geo - - GEO NOTICIAS -

GEO: Pro­fe­so­ra Johns­ru­de, su­pon­ga­mos que su ma­ri­do le ha­bla mien­tras le ha­go es­ta pre­gun­ta. ¿Qué ocu­rri­ría? Johns­ru­de:

Si me ha­bla­se mi ma­ri­do, po­dría se­guir­le a us­ted per­fec­ta­men­te; pe­ro si me ha­bla­ra un desconocido se­ría más di­fí­cil. Nos re­sul­ta más fá­cil ig­no­rar las vo­ces de nues­tras pa­re­jas.

GEO: ¿Por qué ex­tra­ño mo­ti­vo la na­tu­ra­le­za nos ha con­ce­di­do la ca­pa­ci­dad de ig­no­rar la con­ver­sa­ción de nues­tros con­sor­tes?

–Las vo­ces que nos son fa­mi­lia­res sue­len plan­tear me­nos pro­ble­mas a nues­tro ce­re­bro a la ho­ra de pro­ce­sar el len­gua­je. Por un la­do, se pue­de des­co­nec­tar fá­cil­men­te de su so­ni­do, pe­ro tam­bién po­de­mos re­co­lo­car en pri­mer plano esas vo­ces co­no­ci­das sin el me­nor es­fuer­zo. Por eso tam­bién nos re­sul­ta muy sen­ci­llo es­cu­char aten­ta­men­te a un co­no­ci­do cuan­do hay mu­cha gen­te ha­blan­do al­re­de­dor, por ejem­plo, en una fies­ta. No sa­be­mos a qué se de­be, pe­ro sí que la edad jue­ga un pa­pel im­por­tan­te. Las per­so­nas de me­dia­na edad son ca­pa­ces de des­co­nec­tar bien del so­ni­do de cier­tas vo­ces. Pe­ro por en­ci­ma de los 60 años se in­ten­si­fi­ca la ca­pa­ci­dad de fo­ca­li­zar la aten­ción en vo­ces fa­mi­lia­res.

GEO: ¿Sig­ni­fi­ca eso que los jó­ve­nes en­ta­blan con­ver­sa­ción con cual­quie­ra, mien­tras que los ma­yo­res tie­nen su aten­ción ya pre­fi­ja­da pa­ra siem­pre?

–Yo no lo ve­ría de for­ma tan ne­ga­ti­va. Es her­mo­so que las per­so­nas ma­yo­res sien­tan tan­to ape­go por sus se­res que­ri­dos, en con­tra del tó­pi­co de que ya no tie­nen na­da que de­cir­se en­tre ellos. Si uno da una fies­ta pa­ra per­so­nas de edad de­be pro­cu­rar in­vi­tar tan­ta vo­ces fa­mi­lia­res co­mo sea po­si­ble pa­ra que se sien­tan más a gus­to.

Fotos: Mar­tin Parr/Magnum Photos/Agen­tur Fo­cus; eco­va­ti­ve­de­sign.com; Co­lour­box.com; alamy

Los cón­yu­ges son ca­pa­ces de oír­se muy bien... y tam­bién de ha­cer­se los sor­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.