Es­tar sen­ta­do pue­de ser mor­tal

Una in­ves­ti­ga­ción mé­di­co-epi­de­mio­ló­gi­ca se ha pro­pues­to ter­mi­nar con el úl­ti­mo há­bi­to no­ci­vo fren­te al es­cri­to­rio: es­tar sen­ta­do.

Geo - - GEO NOTICIAS -

Des­pués de ha­ber pres­cin­di­do con mu­cho es­fuer­zo de nu­me­ro­sos há­bi­tos por ser per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud: fu­mar, be­ber al­cohol, in­ge­rir co­mi­da rá­pi­da, car­ne ro­ja y otros pro­duc­tos de ori­gen ani­mal; des­pués de con­tro­lar la sal de más, las ra­cio­nes ex­tra de pas­ta y los re­fres­cos azu­ca­ra­dos... Aho­ra que ya nos ha­bía­mos con­ver­ti­do en au­tén­ti­cos gu­rús del mues­li, ex­per­tos en téc­ni­cas de re­la­ja­ción y con­trol cor­po­ral en­tre la in­ges­ta dia­ria de cin­co ra­cio­nes de fru­ta y ver­du­ra... Des­pués de to­das es­tas re­nun­cias, re­sul­ta que aún hay más: es­tar sen­ta­do pa­re­ce ser tan perjudicial co­mo fu­mar.

Mu­chos lo te­nía­mos cla­ro: es­tar mu­cho tiem­po apol­tro­na­dos es ma­lo, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que so­le­mos pa­sar diez ho­ras al día sen­ta­dos. Pe­ro no sa­bía­mos has­ta qué pun­to es perjudicial. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que ha pre­ci­sa­do un equi­po de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Re­gens­burg en Ale­ma­nia: des­pués de ha­ber exa­mi­na­do 43 es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les en los que han par­ti­ci­pa­do más de cua­tro mi­llo­nes de indi- vi­duos, los in­ves­ti­ga­do­res han cons­ta­ta­do que es­tar sen­ta­do no so­lo es da­ñino pa­ra la es­pal­da, sino tam­bién pa­ra nues­tro sis­te­ma car­dio­cir­cu­la­to­rio y pa­ra el equi­li­brio hor­mo­nal. Por lo que pa­re­ce, fa­vo­re­ce in­clu­so la apa­ri­ción de cán­cer.

Las es­ta­dís­ti­cas de los in­ves­ti­ga­do­res arro­jan un re­sul­ta­do cla­ro: cuan­to más tiem­po pa­sa sen­ta­da una per­so­na, ma­yor ries­go tie­ne de pa­de­cer cán­cer de in­tes­tino, úte­ro y pul­mo­nes. Pa­sar úni­ca­men­te dos ho­ras sen­ta­do en la si­lla o so­fá su­po­ne un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de es­ta pro­ba­bi­li­dad des­de un pun­to de vis­ta es­ta­dís­ti­co y ca­da ho­ra adi­cio­nal la in­cre­men­ta más.

Lo más de­pri­men­te es que es­te re­sul­ta­do es in­de­pen­dien­te de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Pa­sar mu­cho tiem­po sen­ta­do es ma­lo in­clu­so pa­ra quie­nes com­pen­san el se­den­ta­ris­mo yen­do al gim­na­sio o ha­cien­do foo­ting. ¿So­lu­cio­nes? Le­van­tar­se ca­da ho­ra, co­lo­car la im­pre­so­ra bien le­jos, es­ti­rar­se y des­pe­re­zar­se una y otra vez, te­le­fo­near de pie, cam­biar la po­si­ción de asien­to y vi­si­tar a los co­le­gas.

Las si­llas son prác­ti­cas, a ve­ces tam­bién ob­je­tos ar­tís­ti­cos. Pe­ro tam­bién pe­li­gro­sas pa­ra la sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.