La vi­ta­mi­na D y el ce­re­bro

Geo - - GEO NOTICIAS -

Du­ran­te mu­cho tiem­po se creía que la vi­ta­mi­na D so­lo ayu­da­ba a com­ba­tir en­fer­me­da­des óseas co­mo el ra­qui­tis­mo. En­ton­ces ¿por qué exis­ten pun­tos de ab­sor­ción es­pe­cia­les pa­ra ella en las cé­lu­las ce­re­bra­les: en el ce­re­be­lo, el tá­la­mo, el hi­po­cam­po y el cór­tex pre­fron­tal?

In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter (Reino Uni­do) han des­cu­bier­to una no­ta­ble in­ter­re­la­ción: la ca­ren­cia mo­de­ra­da de vi­ta­mi­na D au­men­ta drás­ti­ca­men­te el ries­go de su­frir de­men­cia. Da­vid Lle­wellyn y su equi­po han lle­ga­do a es­te re­sul­ta­do des­pués de un estudio de seis años de du­ra­ción con 1.658 per­so­nas de más de 65 años ini­cial­men­te sa­nas. In­clu­so en los ca­sos en que so­lo exis­tía una ca­ren­cia in­sig­ni­fi­can­te de vi­ta­mi­na D, el nú­me­ro de per­so­nas que en­fer­ma­ron de de­men­cia o alz­hei­mer fue des­pro­por­cio­na­da­men­te ma­yor: el ries­go de su­frir de­men­cia cre­ció en un 51% mien­tras que de alz­hei­mer lle­gó al 70%; en las per­so­nas con una ca­ren­cia muy in­ten­sa de vi­ta­mi­na D se re­gis­tró un au­men­to de un 122%. Es­te fe­nó­meno pue­de es­tar re­la­cio­na­do con el efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio de es­ta vi­ta­mi­na que tam­bién re­gu­la el cre­ci­mien­to ner­vio­so.

La vi­ta­mi­na D se ge­ne­ra de for­ma na­tu­ral en la piel co­mo re­sul­ta­do de la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción so­lar. Una pe­que­ña par­te de las ne­ce­si­da­des de es­ta vi­ta­mi­na se cu­bren con la ali­men­ta­ción: pes­ca­dos gra­sos, ye­ma de hue­vo y al­gu­nos hon­gos; pe­ro los com­pri­mi­dos re­sul­tan más efec­ti­vos.

Así tam­bién se en­tre­na la memoria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.