¡Alar­ma, pe­lu­ches en pe­li­gro!

Na­die se re­sis­te a su en­can­to. Pe­ro la ter­nu­ra que des­pier­tan los en­tra­ña­bles koa­las aus­tra­lia­nos les sir­ve de po­co: su su­per­vi­ven­cia co­mo es­pe­cie es­tá ame­na­za­da. Sin la red de vo­lun­ta­rios que lu­chan por sal­var­los, co­mo es el ca­so de Ani­ka Leh­mann, el núm

Geo - - BELICE - Tex­to: Kirs­ten Ber­trand Fotos: Joel Sar­to­re

LA NUE­VA VI­DA DE ERIC co­mien­za abra­za­do a un oso de pe­lu­che en una ces­ta de plás­ti­co mo­ra­da. La cría, de apro­xi­ma­da­men­te seis me­ses, aca­ba de pa­sar por unas ho­ras te­rri­bles, lo in­gre­sa­ron en­fer­mo jun­to a su ma­dre en el Aus­tra­lia Zoo Wild­li­fe Hos­pi­tal, en Beer­wah, unos 60 ki­ló­me­tros al nor­te de Bris­ba­ne. En cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, Eric ha­bría po­di­do per­ma­ne­cer más de un año jun­to a ella; ha­bría ma­ma­do su le­che du­ran­te cin­co o seis me­ses más, ha­bría ca­bal­ga­do a su es­pal­da. Pe­ro la hem­bra lle­gó tan de­bi­li­ta­da que tu­vo que ser sa­cri­fi­ca­da.

Cuan­do tie­ne que ha­cer­se car­go de ca­sos co­mo es­te, la clí­ni­ca lla­ma a per­so­nas co­mo Ani­ka Leh­mann.

Leh­mann co­ge a Eric en su ces­ta con mu­cho cui­da­do. “Lo sien­to, pe­que­ño”, le di­ce mien­tras lo lle­va a su to­do­te­rreno, “du­ran­te los pró­xi­mos me­ses ten­drás que acep­tar­me co­mo tu ma­má”. Le ex­tien­de un ra­mo de ho­jas de eu­ca­lip­to. El ani­ma­li­to, cu­yo ta­ma­ño ape­nas su­pera el de un ga­ti­to, ja­más ha te­ni­do un con­tac­to tan es­tre­cho con los hu­ma­nos. Aun así, sin du­dar­lo un mo­men­to, ex­tien­de sus ga­rras pe­lu­das de cin­co de­dos –dos opues­tos a los otros tres–, aga­rra las ho­jas y co­mien­za a mas­ti­car­las. “Los koa­las tie­nen una fa­ci­li­dad enor­me pa­ra per­do­nar y ol­vi­dar”, co­men­ta Leh­mann. Pron­to su co­che hue­le a ca­ra­me­lo de eu­ca­lip­to.

El koa­la es un mar­su­pial que se ali­men­ta ca­si ex­clu­si­va­men­te de ho­jas de eu­ca­lip­to, que con­tie­nen tan­ta can­ti­dad de tóxicos y dan tan po­ca ener­gía que ha de dor­mir has­ta 20 ho­ras al día. Su vi­sión es muy ma­la, no son se­res muy so­cia­bles y nun­ca lim­pian su mar­su­pio. Su ce­re­bro ape­nas su­pera el ta­ma­ño de un hue­vo de cor­do­niz y so­lo su­po­ne apro­xi­ma­da­men­te el 0,2% de su pe­so cor­po­ral, un ré­cord ne­ga­ti­vo en­tre los ma­mí­fe­ros.

Des­de es­te pun­to de vis­ta, el koa­la po­dría ser ca­li­fi­ca­do co­mo un ani­mal ton­to. ¿Pe­ro quién es ca­paz de mi­rar­le de es­ta for­ma?

No sa­be­mos por qué ex­tra­ña cau­sa nos pro­du­ce ale­gría con­tem­plar su ca­ra re­don­da de osi­to de pe­lu­che, sus ore­jas pe­lu­das, sus ojos ma­rro­nes y la na­riz que pa­re­ce de cue­ro. Cual­quie­ra ba­ja­ría au­to­má­ti­ca­men­te la voz si se en­con­tra­ra ba­jo un ár­bol don­de duer­men koa­las. Lo que es muy apro­pia­do, por­que es­tos mar­su­pia­les tam­bién emi­ten so­ni­dos ba­jos. Ha­ce po­co los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que los ma­chos tie­nen un par de cuer­das vo­ca­les ex­tra. Por eso sus lla­ma­das de apa­rea­mien­to son 20 ve­ces más gra­ves de lo que ca­bría es­pe­rar en un ani­mal que no sue­le pe­sar más de ocho ki­los. Has­ta aho­ra, es­te fe­nó­meno no se ha ob­ser­va­do en nin­gún otro mamífero te­rres­tre.

Son gru­ño­nes de pri­me­ra cla­se, pe­ro inofen­si­vos. In­clu­so los hom­bres cur­ti­dos, esos que van em­bu­ti­dos en ca­za­do­ras de cue­ro ne­gro, se po­nen a la co­la en el zoo­ló­gi­co pa­ra co­ger en bra­zos un ejem­plar al me­nos una vez en su vi­da. Y mi­les de tu­ris­tas via­jan a Aus­tra­lia con el de­seo ex­pre­so de ver koa­las. La ima­gen de Aus­tra­lia co­mo “con­ti­nen­te de los koa­las” ge­ne­ra has­ta 2.500 mi­llo­nes de dó­la­res de in­gre­sos al año pa­ra la in­dus­tria del turismo. Y los mis­mos aus­tra­lia­nos es­tán muy or­gu­llo­sos de su icono na­cio­nal.

Jun­to con los can­gu­ros, los koa­las son los me­jo­res em­ba­ja­do­res del quin­to con­ti­nen­te. Pe­ro, ¿has­ta cuán­do?

Es­tos mar­su­pia­les sa­cian sus sed con la in­ges­ta de co­mi­da. Se cree que la pa­la­bra “koa­la” pro­ce­de de una len­gua abo­ri­gen y su sig­ni­fi­ca­do se­ría “no be­be“

Los koa­las de Aus­tra­lia es­tán de ca­pa caí­da. En los úl­ti­mos años su nú­me­ro se ha re­du­ci­do tan drás­ti­ca­men­te que sus po­bla­cio­nes en Queens­land, Nue­va Ga­les del Sur y el Te­rri­to­rio de la Ca­pi­tal es­tán cla­si­fi­ca­dos ofi­cial­men­te co­mo “en pe­li­gro de ex­tin­ción” des­de 2012. Las ci­fras de pér­di­das más dra­má­ti­cas se ob­ser­van pre­ci­sa­men­te en la cos­ta de los koa­las (Koa­la Coast) en Queens­land: más de dos ter­cios de sus ejem­pla­res des­apa­re­cie­ron allí en so­lo una dé­ca­da. De los 6.000 in­di­vi­duos ini­cia­les so­bre­vi­ven hoy en­tre 1.500 y 2.000. Na­die sa­be con exac­ti­tud cuán­tos koa­las vi­ven en Aus­tra­lia. Las ci­fras que se ma­ne­jan son un ar­ma po­ten­te en la lu­cha en­car­ni­za­da que se li­bra en torno al sím­bo­lo na­cio­nal aus­tra­liano. El Go­bierno da por sen­ta­do que si­guen exis­tien­do va­rios cien­tos de mi­les de in­di­vi­duos. En cam­bio, los de­fen­so­res de los koa­las ha­blan so­lo de unos 40.000 ejem­pla­res –co­mo mu­cho 80.000–, y sos­tie­nen que se ma­qui­llan las es­ta­dís­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les.

So­lo hay un pun­to en el que to­dos es­tán de acuer­do: ca­da vez que­dan me­nos koa­las.

ANI­KA LEH­MANN, delgada y a pun­to de cum­plir los 60, vis­te unos va­que­ros, unas bo­tas de mon­ta­ña y un cha­le­co de fo­rro po­lar. Siem­pre tie­ne el mó­vil a mano: es la pre­si­den­ta del Mo­re­ton Bay Koa­la Res­cue, aso­cia­ción de vo­lun­ta­rios que res­ca­ta koa­las en apu­ros. Su nú­me­ro de emer­gen­cia (0401/08 03 33) atien­de lla­ma­das día y no­che. Leh­mann y sus com­pa­ñe­ros re­co­gen ejem­pla­res en ca­rre­te­ras y va­llas, los sa­can de pa­tios y jar­di­nes o los ba­jan de ár­bo­les y pos­tes. To­dos los me­ses con­du­cen mi­les de ki­ló­me­tros, a me­nu­do en me­dio de la os­cu­ri­dad. Los koa­las son ani­ma­les noc­tur­nos. Du­ran­te sus res­ca­tes se en­cuen­tran con gen­te que in­clu­so lle­ga a pa­rar el trá­fi­co pa­ra pro­te­ger a un koa­la que se en­cuen­tra en me­dio de la ca­rre­te­ra. Tam­bién con otros que los con­si­de­ran meaty bi­tes, en re­fe­ren­cia a una co­no­ci­da mar­ca de co­mi­da pa­ra pe­rros.

“Ve­mos lo me­jor del ser hu­mano”, re­fle­xio­na Leh­mann. “Pe­ro a ve­ces tam­bién lo peor.”

Ani­ka Leh­mann y su ma­ri­do emi­gra­ron ha­ce ca­tor­ce años des­de los Paí­ses Ba­jos. Ella no lle­va la cuen­ta de las no­ches y las ho­ras que de­di­ca a los mar­su­pia­les. Los koa­las huér­fa­nos co­mo Eric, que ella aco­ge y cría en su ca­sa re­quie­ren aten­ción día y no­che. Es una au­tén­ti­ca la­bor de amor que a ve­ces le rom­pe el co­ra­zón. “Nun­ca sa­bes si so­bre­vi­vi­rán”, cuen­ta Leh­mann. “Al­gu­nos tie­nen le­sio­nes in­ter­nas, otros su­fren sep­ti­ce­mia. Su es­ta­do pue­de cam­biar en cues­tión de mi­nu­tos. No­so­tros, los cui­da­do­res, es­ta­ría­mos con­ten­tos con sa­car ade­lan­te so­lo a la mi­tad.” Ella ha cui­da­do al­re­de­dor de 50 joeys – tér­mino con el que se re­fie­ren a los koa­las jó­ve­nes–. “Y to­dos eran dis­tin­tos.”

HI­ZO DE MA­DRE DE DA­VEY, un ejem­plar tí­mi­do y con ape­ti­to in­sa­cia­ble. De Jo­ze­fi

ne, la sal­ta­ri­na in­can­sa­ble. De Knight, cu­ya ma­dre mu­rió por las le­sio­nes que le in­fli­gie­ron unos ado­les­cen­tes con un ti­ra­chi­nas. Él mis­mo mu­rió po­cos días des­pués. De Ya­ni, que es­ta­ba sen­ta­do so­lo al la­do de la ca­rre­te­ra, cuan­do un co­rre­dor de foo­ting lo con­fun­dió con una ra­ta: cuan­do lla­ma­ron a los res­ca­ta­do­res al día si­guien­te, el sol ya le ha­bía que­ma­do los ojos. Die­go era el más pe­que­ño de to­dos los que Leh­mann lo­gró sa­car ade­lan­te. Cuan­do lle­gó a su ca­sa, so­lo pe­sa­ba 117 gra­mos, po­co más que una ta­ble­ta de cho­co­la­te.

Eric lle­va su nue­va si­tua­ción lo me­jor que pue­de. Se ha dor­mi­do al la­do de su osi­to de pe­lu­che, con una ho­ja aún en la bo­ca.

Bren­da­le, unos 20 ki­ló­me­tros al nor­te de Bris­ba­ne. “Aquí te­nía­mos has­ta ha­ce un par de años el me­jor há­bi­tat pa­ra koa­las”, ex­pli­ca Ani­ka Leh­mann mien­tras se­ña­la el pai­sa­je que ve­mos a tra­vés de las ven­ta­nas de su to­do­te­rreno. Y con­ti­núa: “Ma­to­rra­les, ár­bo­les, una na­tu­ra­le­za in­creí­ble. El ho­gar de 80 koa­las. Tu­vi­mos que re­ubi­car­los a to­dos”. Aho­ra una ca­rre­te­ra de cua­tro ca­rri­les pa­sa al la­do de un po­lí­gono in­dus­trial con res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da, con­ce­sio­na­rios, tien­das pa­ra col­cho­nes, cor­ta­cés­pe­des, bri­co­la­je. De vez en cuan­do se ve un ár­bol y un tro­zo de cés­ped. Y lue­go una nue­va zo­na re­si­den­cial: ca­sas uni­fa­mi­lia­res de una so­la plan­ta en te­rre­nos es­tre­chos, me­ticu­losa­men­te de­li­mi­ta­dos por va­llas blan­cas. Y so­lo unos cien­tos de me­tros más allá las apla­na­do­ras si­guen con su ta­rea; en la tie­rra des­nu­da, ro­ji­za co­mo el co­bre, los car­te­les anun­cian ca­sas a par­tir de 377.000 dó­la­res aus­tra­lia­nos. “A los hom­bres y a los koa­las les gus­tan las mis­mas zo­nas”, pun­tua­li­za Leh­mann con amar­gu­ra. “Pe­ro por des­gra­cia no pue­den vi­vir allí to­dos jun­tos.”

La zo­na de Mo­re­ton Bay en el su­r­es­te de Queens­land, el pa­raí­so de los koa­las, es­tá en­tre las re­gio­nes del país que más au­ge de ha­bi­tan­tes y ne­go­cios re­gis­tra. El cli­ma es sua­ve, el pai­sa­je ver­de y on­du­la­do, la cos­ta es­tá cer­ca. Al­re­de­dor de 372.000 per­so­nas vi­ven aquí; en el año 2031 se­rán 500.000. “Cons­tru­yen por to­das par­tes. Jus­to en me­dio del te­rri­to­rio de los koa­las quie­ren le­van­tar un nue­vo tra­mo de fe­rro­ca­rril que re­co­rre­rá 12,6 ki­ló­me­tros y ten­drá seis pa­ra­das”, es­pe­ci­fi­ca Leh­mann con una mez­cla con­mo­ve­do­ra de ra­bia, in­cre­du­li­dad y tris­te­za. “No­so­tros sim­ple­men­te so­mos de­ma­sia­dos. De­ma­sia­das per­so­nas.“Pa­re­ce ab­sur­do; en es­te país enor­me y des­po­bla­do en gran­des zo­nas, es­ca­sea el es­pa­cio. En al­gu­nas par­tes al me­nos.

La ma­yor ame­na­za pa­ra los koa­las de Aus­tra­lia es la pér­di­da de su há­bi­tat na­tu­ral, que se ex­tien­de des­de el nor­te de Queens­land has­ta las is­las de­lan­te de la cos­ta de Vic­to­ria y el sur de Aus­tra­lia. Los koa­las ne­ce­si­tan bos­ques lu­mi­no­sos de eu­ca­lip­tos, lle­nos de ar­bus­tos y con ár­bo­les al­tos y an­ti­guos pa­ra po­der co­mer y des­can­sar so­bre ellos. Ade­más, ne­ce­si­tan es­pa­cio: una po­bla­ción sa­na de koa­las de­be te­ner al me­nos 180 ani­ma­les, que se re­par­ten un te­rri­to­rio de unos 36 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Pe­ro al­re­de­dor del 80% de los há­bi­tats na­tu­ra­les de los koa­las ya han si­do des­trui­dos.

Y EN MU­CHAS RE­GIO­NES lo que aún se con­ser­va pa­re­ce una al­fom­bri­lla agu­je­rea­da a re­ta­zos: ca­rre­te­ras, tra­mos de fe­rro­ca­rril y ur­ba­ni­za­cio­nes re­cor­tan los es­pa­cios vi­ta­les trans­for­mán­do­los en te­rri­to­rios di­mi­nu­tos. Y los koa­las, a pe­sar de su fa­ma de ani­ma­les pe­re­zo­sos sen­ta­dos to­do el día en los ár­bo­les, se des­pla­zan tan­to que asom­bra. Pe­ro ya no pue­den mi­grar en paz, por ejem­plo, du­ran­te el tiem­po del apa­rea­mien­to, du­ran­te la bús­que­da de co­mi­da o de te­rri­to­rio. Len­tos y de pier­nas ar­quea­das, se mue­ven de ma­ne­ra tor­pe en el sue­lo y por ca­si to­das par­tes en­cuen­tran al hombre. Co­ches y pe­rros ma­tan unos 4.000 koa­las ca­da año en el país.

Otra ame­na­za ace­cha a los koa­las: la cla­mi­dia. Es­ta in­fec­ción bac­te­ria­na con­ta­gio­sa cau­sa in­fla­ma­cio­nes de los ojos, las ure­tras

y los ór­ga­nos se­xua­les. Es pa­re­ci­do al VIH en el ser hu­mano y de­bi­li­ta las de­fen­sas in­mu­no­ló­gi­cas en los koa­las, de­ri­van­do en tu­mo­res, leu­ce­mia o in­fec­cio­nes que lle­van a la muerte de nu­me­ro­sos ani­ma­les.

EL VI­RUS YA SE HA HE­CHO HUE­CO en el ma­te­rial ge­né­ti­co de mu­chos koa­las por­que mu­chas crías ya na­cen con él. Pa­re­ce que ca­si to­dos los mar­su­pia­les en Queens­land es­tán afec­ta­dos. La epi­de­mia se ex­pan­de aho­ra ha­cia el sur.

El peor des­en­ca­de­nan­te de es­ta en­fer­me­dad: el es­trés que in­fli­ge el hombre.

Tam­po­co es cierto que los po­lí­ti­cos no ha­gan na­da. La ad­mi­nis­tra­ción de Queens­land, por ejem­plo, sub­ven­cio­na pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción e ini­cia­ti­vas de pro­tec­ción pa­ra los koa­las e in­ver­ti­rá unos 22 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra com­prar y pro­te­ger te­rre­nos. Des­de que los koa­las re­ci­bie­ron la ca­li­fi­ca­ción ofi­cial de es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción, to­dos los gran­des pro­yec­tos de cons­truc­ción ne­ce­si­tan una li­cen­cia por par­te de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les: en el ca­so de que afec­te a un te­rri­to­rio koa­la, de­be­rán apor­tar te­rre­nos de com­pen­sa­ción. En las ca­rre­te­ras pe­li­gro­sas se cons­tru­yen puen­tes o tú­ne­les pa­ra que pue­dan pa­sar los ani­ma­les sal­va­jes; pa­si­llos que de­be­rían co­nec­tar es­pa­cios vi­ta­les. Fo­lle­tos in­for­ma­ti­vos en­se­ñan a los pro­pie­ta­rios de ca­sas a dis­po­ner de su te­rreno de una for­ma ac­ce­si­ble y se­gu­ra pa­ra los koa­las: ¡Plan­te eu­ca­lip­tos! ¡Cons­tru­ya va­llas de ma­de­ra que los koa­las pue­dan su­pe­rar con fa­ci­li­dad o va­llas con co­la­de­ros! ¡No de­jen co­rrer suel­to a su pe­rro! ¿Me­di­das úti­les? Cuan­do el pre­si­den­te del Es­ta­do aus­tra­liano de Queens­land, Camp­bell New­man, anun­ció or­gu­llo­sa­men­te un che­que de 177.000 dó­la­res pa­ra sub­ven­cio­nar a los gru­pos de res­ca­te de koa­las, De­bo­rah Ta­bart, la com­ba­ti­va pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Aus-

tra­lia­na pa­ra los Koa­las, re­pli­có en una en­tre­vis­ta en la te­le­vi­sión: “El di­ne­ro aquí no es una so­lu­ción. Lo úni­co que sal­va a los koa­las es no ta­lar sus ár­bo­les. Y sin­ce­ra­men­te pa­ra ha­cer es­to no se ne­ce­si­ta di­ne­ro en ab­so­lu­to.” ¿Los mi­llo­nes gas­ta­dos en re­ser­vas na­tu­ra­les? Ta­bart opi­na que se hu­bie­ran in­ver­ti­do me­jor car­to­gra­fian­do pri­me­ro las áreas en cues­tión: aho­ra el Go­bierno es­tá com­pran­do te­rre­nos que sen­ci­lla­men­te re­sul­tan inapro­pia­dos pa­ra los koa­las.

Ani­ka Lehman di­ce que es­tá har­ta de las fal­sas pro­me­sas: “En reali­dad, al Go­bierno le dan igual los ani­ma­les. ¡To­dos es­tos pla­nes, con­fe­ren­cias, me­di­das...! De na­da han ser­vi­do”. En una oca­sión, du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción en Bris­ba­ne, ella jun­to con otros ac­ti­vis­tas de­po­si­ta­ron de­lan­te del

Par­la­men­to ataú­des ne­gros con koa­las muer­tos den­tro en se­ñal de pro­tes­ta. Ni un so­lo po­lí­ti­co se de­jó ver.

LA DOC­TO­RA AM­BER GILLETT, de 32 años, ve­te­ri­na­ria je­fe del Aus­tra­lia Zoo Wild­li­fe Hos­pi­tal, di­ce que no exis­ten “res­pues­tas fá­ci­les”, cuan­do se tra­ta de los ani­ma­les sal­va­jes de Aus­tra­lia. Ca­da día vie­nen a la clí­ni­ca en Beer­wah en­tre 30 y 100 ca­sos de emer­gen­cias, des­de pa­pa­ga­yos has­ta can­gu­ros. Hay un apa­ra­to de ra­yos X, uni­da­des de cua­ren­te­na, sa­las pa­ra prue­bas mé­di­cas, sa­las de ob­ser­va­ción, tres ve­te­ri­na­rios, quin­ce cui­da­do­res, al­ta tec­no­lo­gía. Y to­do ello fi­nan­cia­do con do­na­cio­nes, no con di­ne­ro pú­bli­co.

So­lo en el año 2012 Gillett y sus co­le­gas tra­ta­ron a unos 900 koa­las. En­tre el 40% y el 50% te­nían cla­mi­dia; en­tre el 25% y el 30% ha­bían si­do atro­pe­lla­dos, y el 10% fue­ron ata­ca­dos por pe­rros. A ve­ces su­ce­den pe­que­ños mi­la­gros. Pe­ro otras ve­ces, la clí­ni­ca es un re­fle­jo de to­do lo que va mal en el mun­do.

“Tra­tar cons­tan­te­men­te al mis­mo koa­la una y otra vez su­po­ne pa­ra no­so­tros una enor­me frus­tra­ción”, afir­ma Gillett. “De al­gu­nos ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos vuel­ven siem­pre al po­co tiem­po de ha­ber re­ci­bi­do el al­ta.” No ha­ce mu­cho, el koa­la Bootz vol­vió a la li­ber­tad des­pués de un tra­ta­mien­to de va­rios me­ses y un cos­te de mi­les de dó­la­res. Cin­co se­ma­nas más tar­de un co­che lo atropelló. Se­gún la ley, un koa­la res­ta­ble­ci­do no de­be

Los koa­las no son osos. Su pa­ren­tes­co guar­da más re­la­ción con los can­gu­ros, los uom­bats y los pe­táu­ri­dos

ser de­vuel­to a la li­ber­tad a más de cin­co ki­ló­me­tros del lu­gar don­de lo en­con­tró. “En un prin­ci­pio es­ta norma tie­ne sen­ti­do, y en la ma­yo­ría de los ca­sos su apli­ca­ción no re­sul­ta pro­ble­má­ti­ca”, cuen­ta Gillett. Un koa­la co­no­ce su te­rri­to­rio, no con­vie­ne re­ubi­car­lo en otro si­tio desconocido. Pe­ro el ra­dio de cin­co ki­ló­me­tros no siem­pre per­mi­te en­con­trar un lu­gar se­gu­ro. “Me gus­ta­ría que la ley fue­ra más fle­xi­ble en es­tos ca­sos”, di­ce Gillett. Pe­ro no se si­gue de for­ma sis­te­má­ti­ca el des­tino de los koa­las de­vuel­tos a la li­ber­tad.

¿Es po­si­ble que los se­res hu­ma­nos y los koa­las lle­guen a com­par­tir el mis­mo es­pa­cio? Gillett pre­fie­re no des­car­tar­lo por com­ple­to. Pien­sa que los te­rri­to­rios de los koa­las se de­be­rían pro­te­ger me­jor. Tam­bién con­ven­dría ba­jar el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad en mu­chas ca­rre­te­ras y le­van­tar va­llas pa­ra im­pe­dir que los koa­las cru­cen en pun­tos neu­rál­gi­cos. Qui­zá se po­dría apro­bar una ley que prohí­ba te­ner pe­rros que su­peren los ocho ki­los de pe­so en al­gu­nas zo­nas. “No es que los aus­tra­lia­nos no se in­tere­sen por los koa­las”, afir­ma Gi­llard, “creo que de he­cho el 80% se preo­cu­pa por ellos. El 20% res­tan­te es el pro­ble­ma.”

Eric no quie­re, se es­tre­me­ce cuan­do se le acer­ca la pi­pe­ta con la le­che es­pe­cial que le ha pre­pa­ra­do Ani­ka Leh­mann. ¿Una te­ti­na de go­ma en vez de la ma­ter­na? Eso es pe­dir de­ma­sia­do al pe­que. Leh­mann lo in­ten­ta ta­pán­do­le los ojos. “Cuan­do los koa­las ma­man den­tro del mar­su­pio ma­terno es­tán a os­cu­ras.” Lo ba­lan­cea, lo en­vuel­ve en una man­ta, pe­ro Eric se cie­rra a cual­quier in­ten­to.

EN UN PAR­QUE DI­MI­NU­TO pro­vis­to con un tre­pa­dor y pues­to en el sa­lón de Leh­mann ya vi­ven dos joeys: Le­xus, el man­da­más, que ya pe­sa un ki­lo, y Dan­ni, la tí­mi­da, que aún com­par­te su ces­ta con una man­ta eléc­tri­ca y cre­ce muy des­pa­cio, en so­li­ta­rio, por­que te­nía una her­ma­na me­lli­za. El jue­go fa­vo­ri­to de Le­xus: sal­tar en­ci­ma de Dan­ni.

Si to­do va bien, du­ran­te los pró­xi­mos seis, ocho, diez me­ses, Eric y los otros dos vi­vi­rán y cre­ce­rán en la ca­sa de Ani­ka Leh­mann y su ma­ri­do Henk. To­dos los días ten­drán que ir a por ho­jas fres­cas de eu­ca­lip­to y pre­pa­rar nu­me­ro­sos bi­be­ro­nes. En cuan­to los joeys sean fuertes, pa­sa­rán a un cer­ca­do al ai­re li­bre y les re­ti­ra­rán el bi­be­rón. Cuan­do pe­sen tres ki­los, los lle­va­rán de vuel­ta al hos­pi­tal. Allí per­fec­cio­na­rán su ca­pa­ci­dad de es­ca­lar. El con­tac­to con los hu­ma­nos se­rá mí­ni­mo. Des­pués se­rán pues­tos en li­ber­tad de nue­vo. Y si to­do va bien, en­con­tra­rán un te­rri­to­rio, pro­crea­rán y vi­vi­rán en­tre diez y quin­ce años.

Har­ley re­ci­be la mis­ma aten­ción mé­di­ca que un ni­ño: un co­che lo atropelló. Le cam­bian la ven­da has­ta te­ner la cer­te­za de que la he­ri­da se ha cu­ra­do por com­ple­to.

Los res­ca­ta­do­res de koa­las aca­ban de ba­jar de un ár­bol a un ejem­plar he­ri­do. La man­ta les pro­te­ge de sus ga­rras.

Ani­ka Leh­mann es una cui­da­do­ra vo­lun­ta­ria. Ser ma­dre pos­ti­za su­po­ne un tra­ba­jo de 24 ho­ras al día, in­clu­so a la ho­ra de ce­pi­llar­se los dien­tes. A los huér­fa­nos no les gus­ta que­dar­se so­los.

La doc­to­ra Am­ber Gillett su­per­vi­sa un koa­la en el Aus­tra­lia Zoo Wild­li­fe Hos­pi­tal. Lo ha se­da­do pa­ra rea­li­zar­le una prue­ba mé­di­ca.

En el Aus­tra­lia Zoo Wild­li­fe Hos­pi­tal dos pa­cien­tes se des­pier­tan de la anes­te­sia. Aquí, en un día nor­mal, los ve­te­ri­na­rios tra­tan a al­re­de­dor de 80 koa­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.