Es­ti­ma­do lec­tor,

De­cía el es­cri­tor Mu­ñoz Mo­li­na que la memoria es el úni­co sen­ti­do que nos per­mi­te es­cu­char el pa­so del tiem­po y que na­da se pier­de del to­do has­ta que se ol­vi­da y que por eso hay hom­bres que se sien­ten des­te­rra­dos en el pre­sen­te y en­tre­gan su vi­da, su vo­lu

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas Di­rec­tor de GEO. jdue­nas@gyj.es

qué quie­re que le di­ga, a mí los mi­tos, las le­yen­das, me fas­ci­nan. Des­de siem­pre. Es oír ha­blar de ciu­da­des per­di­das, de ejér­ci­tos des­apa­re­ci­dos, de bar­cos hun­di­dos, de te­so­ros ocul­tos, y al­gún ex­tra­ño re­sor­te se dis­pa­ra en mi in­te­rior. No me pre­gun­te us­ted por qué, así es. Qui­zá ten­gan al­go que ver las tem­pra­nas lec­tu­ras del clá­si­co Dio­ses, tum­bas y sa­bios de C. W. Ce­ram, qui­zá un ca­rác­ter pro­pen­so a la aven­tu­ra o una ima­gi­na­ción ca­len­tu­rien­ta, o qui­zá in­clu­so el hastío de es­ta vi­da mo­der­na, tan pre­vi­si­ble, tan gris, tan fal­ta de emo­cio­nes. Lo cierto es que cuan­do cae en mis ma­nos una his­to­ria co­mo la que es­te mes ocu­pa nues­tra por­ta­da, re­ju­ve­nez­co de en­vi­dia. De­cía el es­cri­tor Mu­ñoz Mo­li­na que la memoria es el úni­co sen­ti­do que nos per­mi­te es­cu­char el pa­so del tiem­po y que na­da se pier­de del to­do has­ta que se ol­vi­da y que por eso hay hom­bres que se sien­ten des­te­rra­dos en el pre­sen­te y en­tre­gan su vi­da, su vo­lun­tad y sus des­ve­los a la re­me­mo­ra­ción in­fi­ni­ta. Uno de esos des­te­rra­dos a los que ha­ce re­fe­ren­cia el es­cri­tor ube­ten­se es sin du­da el ar­queó­lo­go fran­cés na­ci­do en Ca­sa­blan­ca, Franck God­dio, con quien un equi­po de la re­vis­ta com­par­tió ha­ce unos me­ses la ex­pe­rien­cia del des­cu­bri­mien­to de los res­tos de la ciu­dad per­di­da de He­ra­clion. La his­to­ria per­so­nal de God­dio es ca­si tan in­tere­san­te co­mo la de la pro­pia ciu­dad. Nieto de Eric de Bis­chop, na­ve­gan­te, es­cri­tor e in­ven­tor del ca­ta­ma­rán mo­derno, ade­más de es­pe­cia­lis­ta en las an­ti­guas ru­tas de na­ve­ga­ción en el Pa­cí­fi­co Sur, se gra­duó en la Éco­le Na­tio­na­le de la Sta­tis­ti­que et de l’Ad­mi­nis­tra­tion Eco­no­mi­que en Pa­rís. Sus es­tu­dios le lle­va­ron a ejer­cer co­mo con­sul­tor fi­nan­cie­ro, pri­me­ro pa­ra Na­cio­nes Uni­das en Laos, Viet­nam y Cam­bo­ya, y des­pués pa­ra el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res fran­cés y el reino de Ara­bia Sau­dí. Has­ta que a prin­ci­pios de los años ochen­ta del si­glo pa­sa­do el mar que co­rría por sus ve­nas des­bor­dó el di­que de las fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les que en­cor­se­ta­ban su vi­da, y God­dio cam­bió sus fla­man­tes tra­jes de cha­que­ta por el neo­preno y las bom­bo­nas de bu­cear. El ha­llaz­go del San Die­go, el ga­león es­pa­ñol que cu­bría la fa­mo­sa ru­ta Ma­ni­la-Aca­pul­co-Se­vi­lla, le im­pul­só a creer que el ins­tin­to es un im­pul­so ge­né­ti­co, y em­pren­dió sin po­si­bi­li­dad de re­gre­so su em­pe­ci­na­da re­me­mo­ra­ción del pa­sa­do. Has­ta su lle­ga­da, la ciu­dad per­di­da de He­ra­clion, la an­ti­gua Thonis, era un mi­to, una le­yen­da, una de esas his­to­rias que tan­to me gus­tan –co­mo lo es to­da­vía hoy el ejér­ci­to per­di­do del rey Cam­bi­ses, co­mo lo fue el oa­sis de Zer­zu­ra–, una va­ga men­ción en el li­bro II de las His­to­rias de He­ro­do­to, quien vi­si­tó Egip­to ha­cia el año 450 a. de C. y que­dó pren­da­do de la ciu­dad. De ella y de su le­yen­da, pues es aquí don­de el via­je­ro grie­go ubi­có la lle­ga­da de otros dos gran­des mi­tos, Pa­ris y He­le­na de Tro­ya, que arri­ba­ron a ella hu­yen­do de los ce­los de Me­ne­lao. Co­mo Schlie­mann con­fió en Ho­me­ro pa­ra en­con­trar la ciu­dad de Tro­ya, God­dio se en­co­men­dó a He­ro­do­to, sa­be­dor de que los mi­tos no son –o no so­lo son– teo­rías de los dio­ses que los hom­bres in­ven­tan, que na­da des­apa­re­ce del to­do has­ta que se ol­vi­da. Y acer­tó. Aun­que fue­ra de ma­ne­ra for­tui­ta, pues bus­ca­ba otro gran mi­to: los bar­cos de gue­rra de Na­po­león, hun­di­dos en 1798 du­ran­te la lla­ma­da Gue­rra del Ni­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.